El pequeño manual de formulas caseras

(1/1)

livy:
EL PEQUEÑO MANUAL DE FORMULAS CASERAS
CONSEJOS, IDEAS Y TRUCOS PARA LA
SUPERVIVENCIA DOMÉSTICA
PREPARADAS Y EXPERIMENTADAS POR
Maestro Sri Deva Fenix –Prof. Félix E. Díaz.


En las páginas siguientes encontrará una extensa lista de fórmulas y métodos para la
mayor parte de los artículos domésticos fáciles de elaborar. No es necesario disponer de
equipos especiales, y se dan consejos para improvisar; cuando es factible, se indica
cómo obtener los ingredientes.


IMPROVISACIÓN DE APARATOS

La mayor parte de las fórmulas contenidas en este pequeño manual pueden hacerse
en casa sin necesidad de aparatos especiales; cuando sea necesario calentar sustancias
al baño de María y utilizar un termómetro para medir la temperatura, estos aparatos
pueden improvisarse a partir de elementos existentes en la cocina, o bien comprarse,
puesto que no son muy caros. Por ejemplo, he aquí algunas ideas.
Un baño de María provisional
Utilizar una cacerola grande e introducir en ella un cuenco y agua hasta que el cuenco
flote.

El objetivo del baño de María es permitir el calentamiento indirecto de sustancias
para las que no es aconsejable emplear calor directo. Las sustancias a calentar deberán
ponerse en el cuenco; la cacerola se colocará sobre una fuente de calor directo para que la
temperatura del agua aumente y transmita su calor al contenido del cuenco.
Un termómetro flotante improvisado.

En la preparación de algunas «recetas» la temperatura es una variable crítica, siendo
necesario emplear algún tipo de termómetro.
Tal vez cuente con uno para la fabricación de mermelada o cerveza en su cocina, o
incluso un termómetro de pecera; de no ser así, puede comprarlo por poco dinero.
Por otra parte, si dispone de un termómetro clínico, es fácil adaptarlo haciendo un
orificio en el tapón de corcho de una botella de vino, insertando el termómetro para que
el depósito de mercurio quede en la parte inferior y pueda verse la escala graduada en la
parte superior para comprobar la temperatura.

Cómo reducir los cristales a polvo
Si al elaborar una fórmula es necesario reducir un determinado producto químico
cristalizado, no hay necesidad de comprar un mortero: puede efectuarse de manera
igualmente eficaz poniendo los cristales entre dos hojas de papel resistente, rompiéndolos
mediante la ayuda de un rodillo de cocina o la parte cóncava de una
cuchara.

COMO QUITAR MANCHAS DE LAS ALFOMBRAS

1) Para eliminar manchas de grasa o polvo de las alfombras, puede resultar muy
eficaz utilizar la siguiente mezcla de componentes:
Greda 115 gr.
Petróleo destilado 30 gr.
Carbonato de potasio 225 gr.
Detergente suave CSP
Mezclar la greda y el carbonato de potasio con el detergente suave y con el petróleo
destilado hasta formar una pasta. Frotar la pasta en las zonas de manchas mediante
un trapo limpio, secar y cepillar.

2) Otra forma de eliminar manchas recientes de grasa y aceite consiste en frotar
harina seca en las zonas sucias y dejar que actúe durante algunas horas antes de cepillar.
La harina absorbe la grasa y, al cepillar, desaparece.

3) Las manchas de tinta pueden eliminarse mediante la aplicación de una gruesa capa
de sal común, que se cepilla después de dejarla actuar durante unos minutos. Repetir
el proceso hasta que toda la tinta esté absorbida y limpiar después conjugo de limón y
agua caliente. Este procedimiento sólo resultará eficaz inmediatamente después de
haberse derramado la tinta.

4) Como limpiador para manchas generales, utilizar jabón ordinario en una bayeta
húmeda y-aclarar con una solución de amoniaco.







COMO ELIMINAR MANCHAS DEL CUERO

1) Mojar ligeramente las manchas de aceite con un paño empapado de sal amoniacal,
dejar actuar unos instantes y lavar después la zona con agua limpia. Repetir el proceso si
es necesario.

2) Las manchas de aceite pueden tratarse también mediante la aplicación de una
esponja limpia, empapada en agua caliente y vinagre. También resultan efectivos el
petróleo y el benceno, pero pueden provocar decoloración.







LIMPIEZA DE VENTANAS

1) Para limpiar ventanas muy sucias o grasientas será muy eficaz utilizar una solución
de 15 gr. de carbonato sódico por cada 1.135 ml de agua caliente. Igualmente útil es la
solución de una cucharada sopera de vinagre por cada 1.705 ml de agua caliente.
Estas dos sustancias actúan como desengrasantes, haciendo que la limpieza resulte
más sencilla y dejando las ventanas totalmente limpias y brillantes. Si se utiliza una
gamuza, será mejor emplear vinagre para no estropearla.

2) Para ventanas, espejos y cualquier superficie acristalada, la mezcla siguiente
constituye un limpiador ideal. Hay que tener cuidado con el amoniaco, por lo que es
aconsejable utilizar guantes de goma:

Alcohol desnaturalizado 140 ml
Solución de amoniaco (fuerte) 140 ml
Agua 285 ml
El alcohol desnaturalizado es excelente para limpiar ventanas; al añadirle amoniaco
aumenta su poder limpiador.







LIMPIEZA DE ESPEJOS

Un método particularmente eficaz para dejar brillantes los espejos consiste en
frotar el cristal con una pelota de papel suave mojado en alcohol desnaturalizado;
esparcir después un poco de blanco de yeso en un trapo del polvo limpio y frotar el
cristal, sacando brillo a continuación con un papel limpio y seco o con una gamuza.







COMO EVITAR QUE LOS CRISTALES SE EMPAÑEN

1) Aunque este método no podrá evitar el empañamiento como consecuencia de una
fuerte condensación de agua, como sucede con el frió húmedo e intenso de algunas
madrugadas, es bastante eficaz para evitar que los cristales se empañen con la
humedad normal.
Consiste en poner un poco de cloruro de calcio en un plato de cristal, colocándolo
en el alféizar de la ventana. El cloruro de calcio absorbe la humedad del aire
próximo a la ventana antes de que se condense sobre el cristal. Cuando se satura, el
cloruro de calcio puede secarse calentándose al sol o a fuego bajito muy
moderado para ser utilizado de nuevo.

2) Aplicar una película de jabón a la superficie de la ventana o espejo por medio de
un paño húmedo, eliminándola a continuación con un trapo limpio y seco. Esto
evitará que la humedad se condense sobre la superficie del cristal.








DESENGRASANTE GENERAL

A veces no es suficiente el agua jabonosa para limpiar superficies grasientas; he
aquí un útil desengrasante a base de amoniaco para las manchas más persistentes:

Solución de amoniaco 45 ml
Jabón fuerte 225 gr.
Nitrato de potasio una pizca

En primer lugar, cortar el jabón en escamas, disolverlo en 710 mi., aproximadamente,
de agua caliente y añadir una pizca de nitrato de potasio. Dejar enfriar, filtrar y
mezclar con la solución de amoniaco. Se puede conservar en botellas, preparado para su
uso.







COMO EVITAR EL HOLLÍN EN LAS CHIMENEAS

La limpieza de chimeneas es un trabajo sucio incluso para los profesionales; pocas personas
se atreven a hacerlo por sí mismas. Sin embargo, las chimeneas pueden desatascarse de
hollín, evitándonos llamar al deshollinador, esparciendo una mezcla de las sustancias
siguientes:

Oxido de cinc 1 taza
Sal 1 taza







ENCERADO DE MUEBLES

1) Puede fabricarse una cera de lustrar básica con los siguientes componentes:

Cera de abejas 30 gr.
Trementina 140 ml

Cortar la cera en escamas y dejar que éstas se disuelvan en la trementina. Este proceso es
lento y pueden pasar varios días hasta que se disuelva totalmente la cera; tan pronto
como esto ocurra, agitar la botella y utilizar normalmente.

2) Las personas que deseen mayor perfección pueden utilizar esta fórmula más
complicada. Hay que usar un termómetro cuya graduación supere los 90° C.

Cera de carnauba o carandaí 35 gr.
Cera de abejas 15 gr.
Cera de parafma 7 gr.
Acido esteárico 30 gr.
Trietanolamina 17 gr.
Nafta 425 ml

Fundir la cera de carnauba, de abejas y de parafma juntas al baño de María, manteniendo
la temperatura del agua a 90° C. Cuando se fundan, añadir la trietanolamina y verter
lentamente en la nafta, removiendo al mismo tiempo para que se disuelva. Añadir a
continuación 850 ml de agua hirviendo y agitar firmemente hasta obtener una emulsión.
Retirar del calor y agitar suavemente hasta que se enfríe. La cera puede guardarse en una
lata.

3) Se puede fabricar una cera de pulir eficaz y económica con:
Aceite de linaza 140 ml
Vinagre 15 ml
Mezclar bien, utilizar con moderación y dejar que los muebles se empapen lo suficiente
antes de pulir.







ENCERADO DE SUELOS

Aunque no es un procedimiento precisamente barato, la mezcla de los siguientes
componentes constituye una buena cera para suelos:

1) Cera de Carnauba o carandaí 55 gr.
Cera de abejas 15 gr.
Trementina 1 cucharada sopera
Nafta 570 ml

Utilizando el baño de María, fundir la cera de carnauba con la cera de abejas. Mezclar por
separado la trementina y la nafta, añadiéndolas a la mezcla de ceras. Seguir calentando
hasta que la mezcla se aclare y dejar enfriar, removiendo continuamente. Este producto
puede almacenarse en una lata o en un tarro, dispuesto para ser utilizado.

2) Cera de carnauba o carandaí 115 gr.
Acido esteárico 15 gr.
Trietanolamina 7 gr.
Trementina 215 ml

Fundir la cera de carnauba con el ácido esteárico al baño de María. Disolver por
separado la trietanolamina en 1/2 litro de agua, aproximadamente, y calentar hasta
su ebullición. Verter lentamente en la mezcla de cera fundida y ácido esteárico,
agitando al mismo tiempo. Finalmente, añadir la trementina y dejar que se enfríe.
Se puede guardar en una lata o en un tarro dispuesto para su uso.

3) Cera de carnauba o carandaí 170 gr.
Acido oleico 2 gotas
Trietanolamina 30 gr.
Bórax 7 gr.

Fundir la cera de carnauba al baño de María y añadir dos gotas de ácido oleico (esta
sustancia actúa como emulsificador). Añadir a continuación la trietanolamina lentamente,
agitando al mismo tiempo. Hervir aparte 570 ml de agua y disolver el bórax, removiendo la
solución con la mezcla del baño de María hasta que se aclare. Añadir a continuación 850
ml de agua hirviendo, removiendo al mismo tiempo. Cuando todo esté perfectamente
mezclado, dejar que se enfríe y guardar en una lata o en un tarro.







BLANQUEADOR DE TECLAS DE PIANO

Las teclas de marfil de los antiguos pianos tienden a amarillear; puede
devolvérseles la blancura original limpiándolas con alcanzado una temperatura de
90° C, combinar las dos soluciones, retirar de la fuente de calor y remover hasta que se
enfríe.







ABRILLANTADOR PARA EL CALZADO

He aquí un abrillantador apropiado para zapatos y botas:

Escamas de jabón 30 gr.
Carbonato de potasio 15 gr.
Cera de abejas 140 gr.

Cortar la cera de, abejas en rodajas y añadir 1/2 litro de agua. Remover las escamas de
jabón en esta mezcla añadiendo carbonato de potasio y hervir la solución hasta que se
forme una pasta suave.
Para espesar la pasta, mezclar aparte:
Polvo de goma arábiga 15 gr.
Azúcar de alcorza 45 gr.
... y añadir cuando la mezcla esté aún caliente.
Para hacer betún negro, añadir 280 gr. de carbón en polvo a la goma arábiga y al azúcar.







LIMPIADORES, DESODORANTES, DESENGRASANTES Y
BLANQUEADORES

Polvo limpiador
El polvo limpiador para el W.C. puede contener los siguientes ingredientes:
Cal muerta (polvo fino) 320 gr.
Polvo de ácido carbólico 30 gr.

Combinar ambas sustancias, cribar si es necesario y guardar en un recipiente
hermético.

Desodorante de W.C.

Un desodorante eficaz, aunque no precisamente barato, puede prepararse con los
siguientes ingredientes:
Cloruro férrico 15 gr.
Cloruro de cinc 15 gr.
Cloruro de aluminio 15 gr.
Cloruro de calcio 15 gr.
Cloruro de magnesio 7 gr.

Mezclar por completo todas estas sustancias y, si se utilizan en forma de polvo,
dejarlas en un bote abierto en un lugar apropiado fuera del alcance de los niños.
Estas sustancias pueden disolverse también en 200 ml de agua. Si se utiliza la
solución, habrá que verter una cantidad suficiente de la misma en un plato para que
cumpla su misión desodorante; al mismo tiempo, podrá elaborarse una «mecha»
absorbente mediante un trozo de fieltro absorbente y una botella adecuada.

Desinfectante general
Para preparar un desinfectante doméstico general, mezclar bien los siguientes
ingredientes:

Polvo de alcanfor 30 gr.
Acido carbólico 340 gr.
Amoniaco 21 ml
Agua 15 ml

Una vez bien mezclados, guardar en una botella. Puede utilizarse para fregaderos,
desagües y lavabos, solo o diluido en agua.
Blanqueador doméstico

Si puede conseguir cal clorada, podrá elaborar un útil blanqueador:

Cal clorada 55 gr.
Carbonato sódico 85 gr.

Mezclar la cal y el carbonato sódico y diluir en 570 ml de agua, dejando reposar varios
días. Filtrar la solución antes de utilizarla. Es útil para inodoros, fregaderos y manchas
persistentes. Puede diluirse según los usos.


COMO ELIMINAR LA CERA Y LA GRASA DE LOS TEJIDOS

Un método eficaz consiste en extender la tela con la mancha de grasa sobre una hoja de
papel secante y aplicar una plancha caliente a la mancha.
El calor de la plancha funde la grasa y el papel secante la embeberá, haciendo que el
tejido quede libre de manchas.







ABRILLANTADORES V LIMPIADORES DE METAL

He aquí algunas ideas para ceras y limpiadores de metal:

Latón
Vinagre 7 gr.
Sal 7 gr.
Harina fósil 7 gr.
Aceite de oliva. 7 gr.
Frotar la superficie de latón con una mezcla de vinagre y sal, enjuagando
inmediatamente con agua caliente. Pulir con harina fósil y aceite de oliva.






Cobre

Oxido de hierro 30 gr.
Piedra pómez en polvo 85 gr.
Acido oleico CSP
Mezclar el óxido de hierro y la piedra pómez y añadir suficiente cantidad de ácido
oleico para formar una pasta. Aplicarla a la superficie valiéndose de una almohadilla de
lino, teniendo cuidado de no rallar la superficie al frotar. Retirar la sustancia aplicada a
la superficie mediante un paño limpio y seco.





Superficies doradas

1) Añadir 5 gotas, aproximadamente, de solución de amoniaco a una taza de alcohol
desnaturalizado industrial y extender la mezcla sobre el objeto mediante una brocha.
Es necesario frotar con cuidado. Dejar actuar durante unos minutos y volver a
cepillar la superficie, utilizando un cepillo suave y limpio empapado en agua, y dejar
secar.

2) Otro método consiste en disolver alumbre en agua hirviendo y sumergir el objeto
en la solución o aplicarla con un paño. La cantidad de alumbre necesaria para esta
limpieza depende de la suciedad del objeto; pero es mejor comenzar utilizando muy
poca cantidad e ir aumentando la concentración de la solución según sea necesario. Una
vez limpio, el objeto puede secarse con un paño.





Plata

1) Creta levigada 30 gr.
Tiosulfato de sodio 30 gr.
Hacer una pasta de creta y tiosulfato de sodio con un poco de agua y aplicarla a la
superficie de plata con un cepillo suave. Frotar bien y aclarar con agua limpia, o
dejar que la pasta se seque, retirándola después con un paño limpio.
2) Para objetos poco deslustrados, bastará con la siguiente mezcla:
Creta 85 gr.
Escamas de jabón 30 gr.
Mezclar las escamas de jabón y la creta y añadir agua hasta que se forme una pasta
poco espesa. Frotar el objeto de plata con esta pasta y pulir hasta que quede limpio.
3) Otro método que no necesita la operación de pulir consiste en diluir carbonato
sódico en agua hirviendo en la proporción de 1 /2 taza por cada 750 ml de agua y poner
el objeto en la solución con unas gotas de leche; cuando esté limpio, sacarlos, aclarar y
secar.
4) Para preparar un paño dispuesto siempre para limpiar la plata, mezclar una
cucharada de polvo de plata con una cucharada de amoniaco y 1/2 litro de agua,
empapando un paño suave en la mezcla durante 24 horas. Secar el paño sin escurrir.





Acero inoxidable

El mejor sistema para limpiar el acero inoxidable consiste en utilizar un paño húmedo
y un poco de jabón suave. Al frotar desaparecerá toda la grasa, si se pasa después un
paño seco, se obtendrá un brillo muy llamativo.







CEMENTO DE PORCELANA

Aunque se tenga mucho cuidado, es frecuente que se caiga algún elemento ornamental
o taza del juego de café; cuando esto ocurre, se suele mirar con desesperación los
trozos rotos en el suelo. No obstante, es posible enmendar el daño, y si el objeto no está
excesivamente roto, podrá utilizarse el siguiente cemento:

Goma arábiga 15 gr.
Yeso mate 1 kg
Agua (hirviendo) 140 ml

Disolver lentamente la goma arábiga en agua hirviendo, removiendo al mismo
tiempo. Añadir a continuación una cantidad suficiente de yeso mate hasta formar una
pasta espesa; aplicar ésta a los rebordes rotos de la porcelana con una brocha y juntar
las partes presionando firmemente. Si es necesario, utilice cinta adhesiva para
mantener los trozos en su sitio mientras secan. Una vez seco, las juntas serán
invisibles.






Navegación

[0] Índice de Mensajes