Noticias: RS4800HD
 
Usuario
Contrase√Īa
Páginas: [1]
  Imprimir  
Autor Tema: parabolas y relatos cortos  (Leído 34540 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
ganimedes
Visitante
parabolas y relatos cortos
« : 13/06/2008, 19:32 »

merece la pena leer estos relatos con atencion porque me parece que hay algo en lo que nos
estamos equivocando.


UN HOMBRE DE NEGOCIOS.

Un hombre de negocios norteamericano estaba en el embarcadero de un pueblecito costero de
México cuando llegó una barca con un solo tripulante y varios soberbios atunes.

El norteamericano felicitó al mexicano por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo había tardado en pescarlo.

El mexicano replicó:
- Oh, sólo un ratito.

Entonces el norteamericano le preguntó por qué no se habia quedado más tiempo para coger más peces. El mexicano dijo que ya tenía suficiente para las necesidades de su familia.

El norteamericano volvió a preguntar:
- ¬ŅY qu√© hace usted entonces con el resto de su tiempo?

El mexicano contestó:

- Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, duermo la siesta con mi mujer, voy cada tarde al pueblo a tomar unas copas y a tocar la guitarra con los amigos. Tengo una vida plena y ocupada, se√Īor.

El norteamericano dijo con tono burlón:

- Soy un graduado de Harvard y le podría echar una mano. Debería dedicar más tiempo a la pesca y con las ganancias comprarse una barca más grande.

Con los beneficios que le reportaría una barca más grande, podría comprar varias barcas. Con el tiempo, podría hacerse con una flotilla de barcas de pesca. En vez de vender su captura a un intermediado, se la podría vender al mayorista; incluso podría llegar a tener su propia fábrica de conservas.

Controlaría el producto, el proceso industrial y la comercialización.
Tendr√≠a que irse de esta aldea y mudarse a Ciudad de M√©xico, luego a Los √Āngeles y finalmente a Nueva York, donde dirigir√≠a su propia empresa en expansi√≥n.

- Pero, se√Īor, ¬ŅCu√°nto tiempo tardar√≠a todo eso?
- De quince a veinte a√Īos.
- Y luego ¬Ņqu√©?

El norteamericano soltó una carcajada y dijo que eso era la mejor parte:

- Cuando llegue el momento oportuno, puede vender la empresa en bolsa y hacerse muy rico. Ganaría millones.

- ¬ŅMillones, se√Īor? Y luego ¬Ņque?

- Luego se podr√≠a retirar. Irse a un peque√Īo pueblo costero donde podr√≠a dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con sus nietos, hacer la siesta con su mujer e irse de paseo al pueblo por las tardes a tomar unas copas y tocar la guitarra con sus amigos.

- Pero, se√Īor, perder√≠a entre quince y veinte a√Īos para hacer lo mismo que estoy haciendo en este momento.



"Partiendo de la nada, hemos alcanzado las m√°s altas cotas de la miseria"
Groucho Marx







EL BURRO

Un día, el burro de una campesina se cayó en un pozo. El animal lloró durante horas, mientras la campesina trataba de averiguar qué hacer.

Finalmente la campesina decidió que el animal ya estaba viejo, el pozo estaba seco, y necesitaba ser tapado de todas formas y que realmente no valía la pena sacar al burro.
Invitó a todos sus vecinos para que vinieran a ayudarla. Todos cogieron una pala y empezaron a tirar tierra al pozo. El burro se dio cuenta de lo que estaba pasando y lloró horriblemente.

Después, para sorpresa de todos, se tranquilizó... Después de unas cuantas paladas de tierra, la campesina miró al fondo del pozo y se sorprendió de lo que vio... con cada palada de tierra, el burro estaba haciendo algo increíble... Se sacudía la tierra y daba un paso hacia arriba.
Mientras los vecinos seguían echando tierra encima del animal, él se sacudía y daba un paso hacia arriba. Pronto todos vieron sorprendidos cómo el burro llegaba hasta la boca del pozo, pasaba por encima del borde y salía trotando.

La vida va a echarnos tierra, todo tipo de tierra... El truco para salirse del pozo es sacudirse la tierra y dar un paso hacia arriba. Cada uno de nuestros problemas es un escalón hacia arriba. Nosotros podemos salir de los más profundos huecos, si nunca damos nuestro brazo a torcer. Sacudirse y dar un paso hacia arriba...









LA CIUDAD DE LOS POZOS


Esta ciudad no estaba habitada por personas, como todas las dem√°s ciudades del planeta.

Esa ciudad habitada por pozos. Pozos vivientes... pero pozos al fin.


Los pozos se diferenciaban entre sí, no sólo por el lugar en el que estaban excavados sino también por el brocal (la abertura que los conecta con el exterior).


Había pozos pudientes y ostentosos con brocales de mármol y de metales preciosos, pozos humildes de ladrillo y madera y algunos otros más pobres, con simples agujeros pelados que se abrían en la tierra.


La comunicación entre los habitantes de la ciudad era de brocal a brocal y las noticias cundían rápidamente, de punta a punta del poblado.


Un d√≠a lleg√≥ a la ciudad una ‚Äúmoda‚ÄĚ que seguramente hab√≠a nacido en alg√ļn pueblito humano.

La nueva idea se√Īalaba que todo ser viviente que se precie deber√≠a cuidar mucho m√°s lo interior que lo exterior. Lo importante no es lo superficial sino el contenido.

Así fue como los pozos empezaron a llenarse de cosas.

Algunos se llenaban de joyas, monedas de oro y piedras preciosas. Otros, más prácticos, se llenaron de electrodomésticos y aparatos mecánicos. Algunos más, optaron por el arte, y fueron llenándose de pinturas, pianos de cola y sofisticadas esculturas posmodernas. Finalmente los intelectuales se llenaron de libros, de manifiestos ideológicos y de revistas especializadas.

Pasó el tiempo. La mayoría de los pozos se llenaron a tal punto que ya no pudieron incorporar nada más.

Los pozos no eran todos iguales, así que, si bien algunos se conformaron, hubo otros que pensaron que debían hacer algo para seguir metiendo cosas en su interior...

Algunos de ellos fue el primero: En lugar de apretar el contenido, se le ocurrió aumentar su capacidad ensanchándose.

No pasó mucho tiempo antes de que la idea fuera imitada, todos los pozos gastaban gran parte de sus energías en ensancharse para poder hacer más espacio en su interior.


Un pozo, peque√Īo y alejado del centro de la ciudad, empez√≥ a ver sus camaradas ensanch√°ndose desmedidamente. √Čl pens√≥ que si segu√≠an hinch√°ndose de tal manera, pronto se confundir√≠an los bordes y cada uno perder√≠a su identidad...

Quizás a partir de esta idea se le ocurrió que otra manera de aumentar su capacidad era crecer, pero no a lo ancho sino hacia lo profundo. Hacerse más hondo en lugar de más ancho.

Pronto se dio cuenta de que todo lo que tenía dentro de él le imposibilitaba la tarea de profundizar. Si quería ser más profundo debía vaciarse de contenido...

Al principio tuvo miedo al vacío, pero luego, cuando vio que no había otra posibilidad, lo hizo.

Vació de posesiones, el pozo se empezó a volverse profundo mientras los demás se apoderaban de las cosas de las que él se había desecho...

Un día, sorpresivamente el pozo que crecía hacia adentro tuvo una sorpresa: Adentro, muy adentro, y muy en el fondo encontró agua !!!

Nunca antes otro pozo había encontrado agua...

El pozo supero la sorpresa y empez√≥ a jugar con el agua del fondo, humedeciendo las paredes, salpicando los bordes y por √ļltimo sacando el agua hacia afuera.

La ciudad nunca había sido regada más que por la lluvia, que de hecho era bastante escasa, así que la tierra alrededor del pozo, revitalizada por el agua, empezó a despertar.

Las semillas de sus entra√Īas, brotaron en pasto, en tr√©boles, en flores y en tronquitos endebles que se volvieron √°rboles despu√©s...

La vida explot√≥ en colores alrededor del alejado pozo al que empezaron a llamar ‚ÄúEl Vergel‚ÄĚ.

Todos les preguntaban como había conseguido el milagro.

- Ning√ļn milagro- contestaba Vergel - hay que buscar en el interior hacia lo profundo...

Muchos quisieron seguir el ejemplo de Vergel, pero desandaron la idea cuando se dieron cuenta de que para ir más profundo debían vaciarse. Siguieron ensanchándose cada vez más para llenarse de más y más cosas...

En la otra punta de la ciudad otro pozo, decidió correr también el riesgo del vacío...

Y también empezó a profundizar...

Y también llegó el agua...

Y también salpicó hacia afuera creando un segundo oasis verde en el pueblo...

- Que har√°s cuando se termine el agua ? - le preguntaban.

- No se lo que pasar√°- contestaba - Pero, por ahora, cuanto m√°s agua saco m√°s agua hay.

Pasaron unos cuantos meses antes del gran descubrimiento.

Un día caso por casualidad los dos pozos se dieron cuenta de que el agua que habían encontrado era la misma...

Que el mismo río subterráneo que pasaba por uno inundaba la profundidad del otro.

Se dieron cuenta de que se abría para ellos una nueva vida.

No solo pod√≠an comunicarse, de brocal a brocal, superficialmente, como todos los dem√°s, sino que la b√ļsqueda les hab√≠a deparado un nuevo y secreto punto de contacto:
La comunicación que sólo consiguen entre sí, aquellos que tienen el coraje de vaciarse de contenidos y buscar en lo profundo de su ser lo que tienen para dar.

JORGE BUCAY (Psicólogo argentino)






EL LADRILLAZO

José iba en su nuevo Jaguar a mucha velocidad un poco tarde para el trabajo. Su Jaguar rojo y brillante era una de sus mas preciadas posesiones. De repente un ladrillo se estrella en la puerta trasera.

Jos√© fren√≥ el carro y le dio marcha atras hasta el lugar de donde hab√≠a salido el ladrillo. Se baj√≥ del cochey vio a un ni√Īo en la acera y que lo agarra y lo sacude y que le grita: Qu√© demonios andas haciendo? Te va a costar caro lo que le hiciste a mi coche! Por qu√© tiraste el ladrillo?"

El ni√Īo, llorando, le contest√≥ "Lo siento, se√Īor, pero no sab√≠a qu√© hacer. Mi hermano se cay√≥ de su silla de ruedas y est√° lastimado, y no lo puedo levantar yo solo. Nadie quer√≠a detenerse a ayudarme!"

José sintió un nudo en la garganta y fue a levantar al joven a su silla de ruedas, y revisó que las raspadas eran menores, y que no estaba en peligro.

Mientras el ni√Īo empujaba a su hermano en la silla de ruedas hacia su casa, Jos√© camin√≥ lentamente a su Jaguar, pensando.

José nunca llevó el carro a reparar, dejó la puerta como estaba, Para hacerle recordar que no debía ir a través de la vida tan aprisa que alguien tuviera que tirarle un ladrillo para llamar su atención.

Qu√© tal contigo, ¬Ņhas recibido alg√ļn ladrillazo √ļltimamente?










EL ALPINISTA

Cuentan que un alpinista, desesperado por conquistar el Aconcagua. Inici√≥ su traves√≠a, despu√©s de a√Īos de preparaci√≥n, pero quer√≠a la gloria para √©l s√≥lo, por lo tanto subi√≥ sin sus compa√Īeros.

Empezó a subir y se le fue haciendo tarde, y más tarde, y no se preparó para acampar, sino que decidió seguir subiendo decidido a llegar a la cima.

Pronto obscureci√≥...La noche cay√≥ con gran pesadez en la altura de la monta√Īa, ya no se pod√≠a ver absolutamente nada. Todo era negro, cero visibilidad, no hab√≠a luna y las estrellas estaban cubiertas por las nubes.

Subiendo por un acantilado, a solo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los aires...........caía a una velocidad vertiginosa, solo podía ver veloces manchas oscuras que pasaban y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.

Seguía cayendo......y en esos angustiantes momentos, le pasaron por su mente todos sus gratos y no tan gratos momentos de su vida. El pensaba que iba a morir, mas sin embargo, de repente sintió un tirón muy fuerte que casi lo parte en dos....Si!!........ como todo alpinista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que lo amarraba de la cintura.

En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedó mas que gritar.. AYUDAME, DIOS MIO, AYUDAME DIOS MIO. De repente ............. una voz grave y profunda de los cielos le contestó:

¬ŅQUE QUIERES QUE HAGA?
Sálvame, Dios mío.

¬ŅREALMENTE CREES QUE TE PUEDA SALVAR?
Por supuesto Se√Īor, T√ļ eres el √ļnico.

ENTONCES CORTA LA CUERDA QUE TE SOSTIENE.....
Hubo un momento de silencio y quietud. El hombre se aferr√≥ m√°s a la cuerda pues pens√≥ que era lo √ļnico que realmente lo libraba de el vac√≠o.

Cuenta el equipo de rescate que al otro d√≠a se encontr√≥ colgado a un alpinista congelado, muerto, agarrado con fuerza, con las manos a una cuerda..... A UN METRO DEL SUELO.........Y tu... ¬ŅEn que cuerda tienes puesta tu confianza?, ¬ŅPor qu√© no la sueltas? El Se√Īor tiene maravillosas cosas para ti. Corta la cuerda, NO DUDES C√ďRTALA ...... y simplemente, conf√≠a en El.



 
 

 


« Última modificación: 13/06/2008, 19:34 por ganimedes » En línea
LyS
Usuario de los m√°s grande
*****
Desconectado Desconectado

Mensajes: 1398

Sonríele al mundo y el mundo te sonreirá


Re: parabolas y relatos cortos
« Respuesta #1 : 13/06/2008, 19:49 »

Realmente no es mas rico el que mas tiene, sino el que menos necesita,
a veces solo pensamos en tener mas y mas, y nunca estamos contentos, en cambio a veces se es mas feliz con esas peque√Īas cosas sin ambiciones, aunque siempre se ha de ser un poco ambicioso pero no en cosas materiales,

por otro lado a veces queremos conseguirlo todo rapido cuanto mas deprisa mejor, pues no, las cosas hay que ir consiguiendolas poco a poco sabiendo apreciar el esfuerzo que nos ha costado.

y tambien hay que aprender en confiar, aunque a veces es muy dificil por los golpes que te da la vida,
me han gustado mucho estos relatos
Saludos


En línea
livy
Mod.Sec.Global
****
Conectado Conectado

Mensajes: 7125

Yo solo quiero "Cuidarte el Alma "


Re: parabolas y relatos cortos
« Respuesta #2 : 13/06/2008, 20:11 »

Sabes que es lo que nos falta a la humanidad?
                                                                HUMILDAD


En línea
Páginas: [1]
  Imprimir  

 
Ir a:  






!! ADVERTENCIA !!: Las informaciones aqui publicadas NO CONTIENEN KEYS para la decodificacion de ningún sistema: Consisten en herramientas, programas y manuales para el uso con receptores y dispositivos electrónicos comerciales. NO SON OPERATIVOS en sistemas SAT que precisen de su correspondiente suscripción.

ESTA TOTALMENTE PROHIBIDO EL USO DE ESTAS INFORMACIONES PARA LA MODIFICACIÓN O  DEFRAUDACIÓN DE SISTEMAS DE ACCESO CONDICIONAL.

No Irdeto files or communications allowed.



Flag Counter
Powered by
54.166.173.147
Ley de cookies 34/2002 Página creada en 0.119 segundos con 34 consultas. (Rewrite 0.007s, 2q)

Google ha estado aquí Hoy a las 01:27