Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies OK | Más información
receptor viark

[NOTICIAS] : Ahora ya "PUEDES VERLO TODO" con el LUNIX3 4K y LUNIX

Chincheta Autor Tema: El mas alla y la supervivencia del ser - dividido en 2 partes  (Leído 2231 veces)

Registrado:
01/01/1970
Gracias:
/
Mensajes
EL MÁS ALLA
Y LA SUPERVIVENCIA DEL SER
_____________________
1ª PARTE

Nuevas pruebas experimentales
POR
LEÓN DENIS
NUEVA EDICIÓN CONFORME A LA EDICIÓN DE 1913
UNION SPIRITE FRANÇAISE ET FRANCOPHONE
_______________________________________ ______________
INDICE DE MATERIAS
EL MÁS ALLA Y LA SUPERVIVENCIA DEL SER
1ª parte
2ª parte
ESTUDIO SOBRE LA REENCARNACIÓN O LAS VIDAS SUCESIVAS
EL MÁS ALLA
Y LA SUPERVIVENCIA DEL SER
1º PARTE
Me propongo abordar, en estas páginas, una de las cuestiones de más alta gravedad que se plantea
al pensamiento humano.
¿Existe en nosotros un elemento, un principio cualquiera, que persiste después de la muerte del
cuerpo? ¿Hay algo de nuestra consciencia, de nuestra personalidad moral, de nuestra inteligencia,
de nuestro yo, que subsiste después de la descomposición de nuestra envoltura material?
En este corto estudio, dejaremos de lado el dominio de las esperanzas religiosas, por muy
respetable que sea, así como el de las teorías filosóficas, para buscar exclusivamente las pruebas
experimentales susceptibles de fijar nuestra opinión. Hoy en día, las afirmaciones dogmáticas, las
teorías especulativas no satisfacen. El espíritu humano, tornado más exigente por los métodos
científicos y críticos en uso en nuestro tiempo, exige para creer una base positiva, un criterio de
certeza.
Ante todo, en este examen, algo nos choca. En nuestra época, en que tantas convicciones se
debilitan y se apagan, donde tantas ilusiones caen hechas jirones, el respeto, el culto a la muerte es
una de las raras tradiciones vivas que subsiste. El recuerdo de los seres queridos persiste, intenso y
profundo, en el corazón del hombre. Es en Paris, no lo olvidemos, que se estableció el uso del
saludo al paso del cortejo fúnebre.
¡No es un emotivo espectáculo el ver, los 1º y 2º de noviembre, bajo un cielo en general cargado y
plomizo, y a menudo bajo una lluvia tenaz, desapacible y helada, numerosa muchedumbre
encaminarse hacia los cementerios, para enflorecer de crisantemos las tumbas de aquellos que
amaron!
Para todos aquellos que vienen de cumplir ese piadoso peregrinaje y de igual modo, en toda época
del año, para aquellos que acompañan un cortejo fúnebre, acaso no se plantean la cuestión ¿Qué
aconteció de todos esos viajeros que ya franquearon el umbral del mundo invisible? ¡Y nuestro
pensamiento interroga el océano silencioso de los muertos!
Sí, a pesar del amor irrefrenable a la materia que caracteriza nuestro tiempo, a pesar de esa ardiente
lucha por la vida que nos atrapa en su engranaje y nos absorbe por entero, el pensamiento sobre el
Más Allá se nos plantea a cada instante. Es suscitado por el espectáculo cotidiano de los duelos de
la humanidad, por la vista de las generaciones que se suceden y pasan, por las partidas y llegadas
que se producen alrededor nuestro, por ese paso constante de un mundo al otro de aquellos que han
compartido nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestros dolores, de aquellos que han tejido a
nuestro lado la trama a veces dolorosa de la existencia.
A todos aquellos que se han planteado esta cuestión yo les diré: ¿No han percibido alguna vez, en el
silencio profundo de las horas nocturnas, de las horas de insomnio, cuando todo reposa alrededor
nuestro, no han percibido algún misterioso ruido, que parecía el aviso de un amigo, o mejor aún el
murmullo de un ser querido intentando hacerse entender? ¿No han sentido pasar sobre su frente
como un ligero soplo, suave como una caricia o como el roce de un ala? Eso, yo lo he sentido a
menudo.
Pero, me dirán, eso es muy vago y poco concluyente. Es necesario en nuestra época escéptica
manifestaciones de otra precisión, fenómenos más tangibles, más probatorios.
Ahora bien, esas manifestaciones existen, y es sobre ellas que vamos a entretenernos, abordando así
el dominio del espiritualismo experimental, de esas ciencias psíquicas nuevas que arrojan sobre el
problema del Más Allá una viva luz.
Esas ciencias han tomado una extensión considerable desde hace algunos años, y ya le es imposible
a todo hombre inteligente ignorarlas o desdeñarlas. A pesar de los fraudes y supercherías, los
fenómenos psíquicos reales, de toda índole, se han multiplicado de tal modo que su posibilidad no
podría ser puesta en duda. Si algunos sabios lo discuten todavía, es más bien desde el punto de vista
de la explicación de las causas en acción, que de la realidad de los hechos tomados por si mismos.
Desde hace veinte o treinta años, una nueva ciencia ha nacido. Rompiendo el círculo estrecho en el
cual la ciencia de ayer, la ciencia materialista, se había confinado, ha abierto al espíritu humano
inmensas aberturas sobre la vida invisible.
El descubrimiento de la materia radiante, es decir de un estado sutil de la materia que escapa por
completo a nuestra percepción, el descubrimiento de los rayos X, de las ondas hertzianas y de la
radiactividad de los cuerpos han demostrado la existencia de fuerzas, de potencias incalculables y la
posibilidad de formas de vida que nuestros sentidos endebles y limitados son insuficientes para
percibir.
Así como el mundo de lo infinitamente pequeño nos permanecía desconocido antes de la invención
del microscopio, de la misma manera, sin los descubrimientos de W. Crookes, Roetgen, Berthelot y
Curie, seguiríamos ignorando que una infinitud de fuerzas, de radiaciones, de potencias nos
envuelven, nos bañan en sus profundidades.
¿Así pues, después de estas pruebas, que hombre osaría, en adelante, fijar los límites del imperio de
la vida? La muerte, ella misma, aparece como una puerta abierta a formas impalpables,
imponderables de la existencia; el oleaje de la vida invisible fluye sin cesar en rededor nuestro.
Se pregunta a menudo donde está el Más Allá; pero el más allá y el más acá se penetran, se
confunden: están el uno en el otro.
El más allá es simplemente lo que nuestros sentidos no alcanzan. Estos son muy pobres, lo
sabemos. Apenas nos dejan distinguir las formas más groseras de la vida universal. Las formas más
sutiles se les escapan por completo. Durante mucho tiempo, ¿qué ha sabido la humanidad sobre el
universo? ¡Casi nada! El telescopio y el microscopio han ensanchado, en sentidos opuestos, el
campo de nuestras percepciones. A aquel que, antes del descubrimiento del microscopio, hubiese
hablado de los infusorios, de esa vida desbordante expandiéndose en miríadas de seres en el aire y
el agua, se le habría contestado con un alzamiento de hombros.
He aquí que nuevas perspectivas se presentan, y dominios desconocidos de la naturaleza se revelan.
Se puede decir que la infancia del siglo XX marca una nueva etapa del pensamiento y de la ciencia.
Esta se libera cada vez más de los límites estrechos dentro de los cuales había estado encerrada
tanto tiempo, para tomar impulso, desarrollar sus métodos de investigación y de razonamiento, y
explorar los vastos horizontes de lo desconocido. La psicología, notablemente, ha entrado en
nuevas vías. El estudio del yo, de la personalidad humana, ha pasado del dominio de la metafísica al
de la observación y la experiencia. Entre las ciencias nacidas de este movimiento, figura el
espiritualismo experimental.
Bajo ese nombre, el viejo espiritismo, tan ridiculizado y escarnecido, a menudo enterrado, ha
reaparecido con más vitalidad y ve acrecentarse día a día el número de sus partidarios.
¿No es algo singular? Jamás quizás se había visto un conjunto de hechos, considerados en principio
como imposibles, donde la idea no provocaba, en el pensar de la mayoría de los hombres, más que
antipatía, desconfianza, desdén, expuesto a la hostilidad de varias instituciones seculares, terminar
por imponerse a la atención y también a la convicción de hombres instruidos, de sabios
competentes, autorizados por sus funciones y su carácter. Esos hombres, en principio escépticos, se
han avenido, por sus estudios, sus investigaciones, sus experiencias, a reconocer y a afirmar la
realidad de la mayoría de los fenómenos espíritas.
Sir William Crookes, el físico más grande de los tiempos modernos, después de haber observado,
durante tres años, las materializaciones del espíritu de Katie King y haberlas fotografiado, ha
declarado:
“No digo: es posible, digo: es.”
Se ha pretendido que W. Crookes se había retractado. Ahora bien, ha respondido el mismo a esa
insinuación en su discurso de inauguración al Congreso de Bristol, como presidente de la
Asociación británica para el desarrollo de las ciencias. Hablando de los fenómenos que ha
descrito, añade:
No tengo nada de que retractarme, me atengo a mis declaraciones ya publicadas. Podría así
mismo añadir mucho más.
Russell Wallace, de la Real Academia de Londres, en su obra titulada: el Milagro y el moderno
espiritualismo, ha escrito: “Era un materialista tan perfecto y experimentado que no podía, en aquel
tiempo, encontrar lugar en mi pensar para la concepción de una existencia espiritual... Los hechos,
sin embargo, son cosas obstinadas: los hechos me han vencido.”
El profesor Hyslop, de la Universidad de Columbia, Nueva York, en su informe sobre la
mediumnidad de Mrs. Piper en trance, ha dicho:
“A juzgar por lo que yo mismo he visto, no se como podría escabullirme a la conclusión de que la
existencia de una vida futura está absolutamente demostrada.”
F. Myers, profesor en Cambridge, en su bella obra: la Personalidad humana, llega a esta
conclusión, “que voces y mensajes nos llegan de más allá del sepulcro.”
Hablando de Mrs. Thomson, añade: “Creo que la mayoría de esos mensajes vienen de espíritus, que
se sirven temporalmente del organismo de los médiums para dárnoslos.”
Richard Hodgson, presidente de la Sociedad americana de investigaciones psíquicas, escribía en
los Proceedings of Society Physical Research: “Creo, sin la menor duda, que los comunicantes
espíritas son las personalidades que dicen ser; que han sobrevivido al cambio que llamamos muerte,
y que se han comunicado directamente con nosotros, los supuestos vivos, por el intermedio del
organismo de la señora Piper en trance.”
El mismo Richard Hodgson, fallecido en diciembre de 1906, se ha comunicado luego a su amigo
James Hyslop, dando minuciosos detalles sobre las experiencias y trabajos de la Sociedad de
Investigaciones psíquicas. Explica como habría que conducirlas de manera a probar de manera
absoluta su identidad 1.
Estas comunicaciones son transmitidas por diferentes médiums, que no se conocen entre si, y se
confirman las unas por las otras. Se reconocen las palabras y las frases que eran familiares al
comunicante en vida.
Sir Oliver Lodge, rector de la Universidad de Birmingham y miembro de la Academia real, escribe,
en The Hilbert Journal, lo que sigue (reproducido por el Light del 8 de julio de 1911):
“Hablando por mi propia cuenta y con todo el sentido de mi responsabilidad, tengo que constatar
que, como resultado de mi investigación en el psiquismo, a la larga y muy gradualmente he
adquirido la convicción, y estoy ahora convencido, después de más de veinte años de estudios, no
solamente que la persistencia de la existencia personal es un hecho, sino que una comunicación
puede ocasionalmente, más con dificultad y en condiciones especiales, llegarnos a través del
espacio.”
Y en la conclusión de su reciente libro: la Sobrevivencia humana 2, añade:
“No venimos a anunciar una noticia extraordinaria; no aportamos ningún medio nuevo de
comunicación, tan sólo una colección de pruebas de identidad cuidadosamente establecidas, por
métodos desarrollados aunque antiguos, más exactas y más cerca de la perfección, quizás, que las
obtenidas hasta ahora. Digo “pruebas cuidadosamente establecidas”, porque la ingeniosidad con la
cual han sido preparadas se encuentran tanto del otro lado de la barrera como del nuestro; ha habido
indistintamente cooperación entre los que están en la materia y los que no lo están.”
El profesor W. Barret, de la Universidad de Dublín, declara (Anales de las Ciencias psíquicas, nov.
y dic. de 1911):
“Sin duda, por nuestra parte, creemos que hay alguna inteligencia activa a la obra detrás del
automatismo (escritura mecánica, trance e incorporación) y fuera de éste una inteligencia, que es
más que probable la persona fallecida que afirma ser, que cualquier otra cosa que podamos
imaginarnos... Es difícil encontrar otra solución al problema de esos mensajes y de esas
“correspondencias cruzadas”, sin imaginar una tentativa de cooperación inteligente entre algunos
espíritus desencarnados y los nuestros.”
El célebre Lombroso, profesor a la Universidad de Turín, escribía en la Lettura:
“Me veo forzado a formular mi convicción que los fenómenos espíritas son de una enorme
importancia y que es del deber de la ciencia dirigir su atención sin demora sobre esas
manifestaciones.”
M. Boutroux, miembro del Instituto y profesor a la Facultad de Letras de París, se expresa así en el
Matin del 14 de marzo de 1908:
“Un estudio largo, completo, del psiquismo ofrece no solamente un interés de curiosidad, ya sea
científico, sino que interesa muy directamente la vida y el destino de los individuos y de la
humanidad.”
El sabio M. Duclaux, director del Instituto Pasteur, en una conferencia hecha en el Instituto general
psicológico hace ya algunos años, decía: “No se si estáis como yo, pero este mundo poblado de
influencias que sufrimos sin conocerlo, penetrado de ese quid divinum que adivinamos sin tenerlo
detallado, ¡pues bien! Ese mundo del psiquismo es un mundo mucho más interesante que aquel en
el cual se ha confinado hasta ahora nuestro pensamiento. Tratemos de abrirlo a nuestras
investigaciones. Hay ahí inmensos descubrimientos a realizar, de los cuales se aprovechará la
humanidad.”
*
* *
El observador, el buscador imparcial que quiere hacerse un juicio con fundamento, se encuentra a
menudo enfrentado a dos opiniones igualmente engañosas. Por un lado, es la condenación en
bloque. Se le dirá: en el psiquismo todo es fraude y superchería; o bien: todo es ilusión y quimera.
Por otro lado, es la credulidad excesiva. Encontrará a gente que admitirá los hechos más
inverosímiles, los más fantásticos; otros que se entregarán a las practicas espíritas sin estudios
previos, que están desprovistos de método, de discernimiento, de espíritu de control, y están en la
ignorancia de las diversas causas a las cuales los fenómenos psíquicos pueden ser atribuidos.
Estos podrán ser gentes de buena fe. Pero están también los fraudulentos y los charlatanes. El
charlatanismo se ha apropiado a menudo de los hechos psíquicos, para imitarlos y explotarlos. Hay
que ponerse en guardia contra el cortejo de los falsos magos, de los falsos médiums o de aquellos
que, teniendo facultades reales, no vacilan en hacer trampa a la menor ocasión. Hay que guardarse
de los tristes comerciantes que no temen sacar partido venal de las cosas más respetables. Sin
embargo los casos fraudulentos no pueden alterar en nada la realidad de los hechos auténticos.
No es menos cierto que las supercherías, las falsas materializaciones, las fotografías trucadas
desacreditan el psiquismo y entorpecen la marcha de esta nueva ciencia, retardan su progreso, su
desarrollo normal. ¿Pero no ocurre así con todas las cosas humanas? Las más sagradas de entre
ellas no han estado al abrigo de las maniobras de los trapaceros y de los impostores.
Es cierto que en presencia de la incertidumbre, de la confusión que resulta a primera vista de tantos
juicios contradictorios, muchos hombres vacilarán en abordar ese terreno y de empeñarse en un
estudio atento. Lo que se siente en un primer examen superficial, es más bien desconfianza y
hostilidad. Muy a menudo no se ve de la ciencia psíquica más que su lado vulgar, sobretodo las
mesas giratorias y fenómenos similares; se desconoce o se ignora las manifestaciones de carácter
elevado, los hechos de valor real. Porque, en este mundo, todo lo que es bello y grande se disimula;
no lo descubrimos más que tras perseverantes esfuerzos, en tanto que las cosas banales y malas se
exponen con profusión a nuestro alrededor. O bien los fenómenos citados parecerán maravillosos,
increíbles a aquellos que nunca han experimentado. Y algunos, en presencia de los relatos que les
son hechos, considerarán los espíritas como alienados.
He ahí para la primera impresión; no es demasiado favorable, hay que reconocerlo. Sin embargo, si
estudiamos seriamente la cuestión, un hecho nos choca: es que después de medio siglo de amargas
críticas, de violentos ataques y así mismo de persecuciones, el espiritismo está más vivo que nunca.
Se puede decir que se ha desarrollado considerablemente, ya que las revistas, los diarios, los
círculos de experimentación que se adhieren a ese orden de ideas, en todos los puntos del globo,
son incontables. Todo lo que se ha intentado contra el a fracasado. Las investigaciones científicas y
los procesos tendenciosos han tornado en su favor.
Hay que reconocer también una cosa: si el espiritismo ha tenido tanto trabajo en vencer las
oposiciones conjuradas, es que la experimentación esta rodeada de dificultades. Exige cualidades de
observación y método, un espíritu de paciencia, de perseverancia, que todos los hombres están lejos
de poseer. Las manifestaciones espíritas están sometidas a reglas más sutiles, a condiciones más
delicadas y más complejas que cualquier otra ciencia3. Ha sido necesario, de la parte de los
experimentadores, largos años de estudio y observación para determinar las leyes que rigen el
fenómeno espírita.
Lo hemos visto más arriba, el espiritismo se apoya en adelante sobre testimonios científicos de alto
valor, sobre experiencias y afirmaciones de hombres que ocupan un rango elevado en la ciencia, y
cuya obra, vida íntegra y fecunda están arropadas por el respeto universal. Y el número de esos
testimonios se acrecienta día a día. Es por eso que podemos preguntarnos: ¿si los fenómenos del
espiritismo no eran más que ilusión y quimera, como podrían haber retenido, durante años, la
atención de ilustres sabios, de hombres fríos y positivos, tales como sir W. Crookes, Lodge,
Zoellner, Lombroso?¿Y en otra categoría menos elevada, pero no por ello más desdeñable, hombres
tales como Myers, Aksakof, Maxwell, Stead, Dariex, etc.?
Poco a poco, gracias a las investigaciones y a las experiencias de esos hombres de ciencia, la
investigación sigue, las afirmaciones en favor del espiritismo se renuevan y se multiplican.
Y es por eso que consideramos como un deber el difundir por todos lados el conocimiento de esos
hechos, porque arrojan una nueva luz, una luz poderosa sobre nuestra verdadera naturaleza y sobre
nuestro porvenir. Es necesario en fin que el hombre aprenda a conocerse mejor, a tomar conciencia
de las energías que duermen en el; doblegándose a la ley suprema, debe trabajar con coraje y
perseverancia en acrecentarse, en crecer en dignidad, en saber, en sabiduría, en moralidad, ¡porque
todo su destino esta ahí!
*
* *
Añadamos una consideración más sobre las experiencias de los sabios que hemos citado: tienen un
alcance considerable y han concluido en constataciones científicas de la más alta importancia. Por
ejemplo, es observando las materializaciones del espíritu de Katie King que sir W. Crookes a
descubierto la materia radiante. En esos fenómenos extraños, observaba la acción de la sustancia en
proceso en el punto donde se transforma en fuerza, en energía.
Es pues un hecho espírita el punto de partida de todo un encadenamiento de descubrimientos, de
toda una revolución en el dominio de la física y de la química.
Esa materia radiante, difusa, imponderable, que llena el espacio y escapa a nuestros sentidos, el
gran físico inglés encuentra el modo de hacerla visible en ese aparato que se ha bautizado como
bombilla de Crookes. Todo lo que se ha constatado desde entonces en ese dominio no ha sido más
que una aplicación de los descubrimientos del ilustre sabio: los rayos X y la radiactividad de los
cuerpos, por ejemplo.
El mismo radium no es más que una de esas manifestaciones. Todos los cuerpos vibran, todos están
en perpetuo estado de radiación; el radium radia más poderosamente que los otros.
Podemos observar ahora la materia en sus diferentes estados, desde el estado sólido, el más denso
bajo la cual la vemos habitualmente, hasta el estado de completa disociación en donde deviene en
fuerza y luz.
El ser humano radia igualmente. Existe en el un foco de energía, de donde se escapan
constantemente efluvios magnéticos y fuerzas que se activan, se expanden bajo la influencia de la
voluntad y pueden impresionar placas fotográficas. Por esa radiación, nuestro ser ya penetra en el
mundo invisible.
Todas esas nociones, las experiencias científicas vienen a confirmarlas. La constatación de esos
tipos de energía, la existencia de esas formas sutiles de la materia, suministran al mismo tiempo la
explicación racional de los fenómenos espíritas. Es ahí donde los Espíritus toman las fuerzas de las
cuales se sirven en sus manifestaciones físicas; es de esos elementos imponderables que están
constituidas sus envolturas, sus organismos. Nosotros mismos, humanos, poseemos en nosotros, ya
en esta vida, un cuerpo sutil, invisible, vehículo del alma, del cual el cuerpo físico es la imagen y
que, en ciertos casos, puede concretarse y hacerse notable a los sentidos.
Se ha podido reproducir sobre placas ese doble fluídico del hombre, centro de fuerzas y de
radiaciones. El coronel de Rochas y el doctor Barlemont han obtenido, en casa de Nadar, la
fotografía simultánea del cuerpo de un médium y de su doble, momentáneamente separados4.
Es por la existencia del cuerpo fluídico, por su emancipación durante el sueño natural o provocado,
que se explican las apariciones de los fantasmas de vivos y, por extensión, de los Espíritus de
muertos.
Ya se había podido constatar, en multitud de casos, que el doble fluídico de personas vivas se
separaba, en ciertas condiciones, del cuerpo material, para aparecerse y manifestarse a distancia.
Esos fenómenos son conocidos bajo el nombre de fenómenos telepáticos.
A partir de entonces, resultaba evidente que si, en vida, la forma fluídica puede actuar fuera y sin el
concurso del cuerpo, la muerte no podía ser ya el término de su actividad.
He aquí un hecho destacable de aparición de una persona viva emancipada de su forma material:
Los grandes diarios de Londres, el Daily News del 17 de mayo de 1905, el Evening News, el Daily
Express, el Umpire del 14 de mayo, han dado cuenta de la aparición, en plena sesión del
Parlamento, en la Cámara de los Comunes, del fantasma de un diputado, el mayor sir Carne Rachse,
que estaba retenido en ese momento en su casa por una indisposición. Otros tres diputados
atestiguan la realidad de esa manifestación.
Así es como se expresa sir Gilbert Parker, miembro de la Cámara de los Comunes, en el diario
Umpire del 14 de mayo de 1905, reproducido en los Anales de las Ciencias psíquicas de junio de
1905:
“Quería participar en el debate, pero se olvidaron de llamarme. Mientras regresaba a mi sitio, mis
ojos apercibieron a sir Carne Rachse, sentado cerca de su sitio habitual. Como sabía que había
estado enfermo, le hice un gesto amigable, diciéndole: “Espero que se encuentre mejor.” Pero no
hizo ningún signo de respuesta. Eso me sorprendió. Mi amigo tenía el semblante muy pálido.
Estaba sentado, tranquilo, apoyado sobre una mano; la expresión de su semblante era impasible y
dura. Reflexioné un instante en que convenía hacer; cuando me volví hacia sir Carne, había
desaparecido. Me puse enseguida a buscarle, esperando encontrarlo en el vestíbulo. Pero no estaba
allí. Nadie lo había visto.”
Y el diario añade:
“El mismo sir Carne no duda de haber realmente aparecido en la Cámara, bajo forma de doble,
preocupado como estaba de asistir a la sesión para apoyar con su voto al gobierno.”
Tenemos además el testimonio de otros dos diputados ingleses.
En el Daily News del 17 de Mayo de 1905, sir Arthur Hayter añade su testimonio al de sir Gilbert
Parker. Dice que el mismo no solamente vio a sir Carne Rachse, sino que atrajo la atención de sir
Campbell Bannermann sobre su presencia en la Cámara.
Sobre el sujeto de las apariciones de difuntos, hemos relatado en nuestras otras obras5 las
experiencias de William Crookes con el espíritu de Katie King, de Aksakof con el espíritu de
Abdullah, etc...
Relatemos un caso más reciente, que el profesor Lombroso, de Turín, conocido en el mundo entero
por sus trabajos de fisiología criminalista, reporta en su libro póstumo: Ricerche sui fenomeni
inoptici et spiritici:
Estaba en Génova, en 1902; La médium Eusapia se encontraba en estado de semiinconsciencia
y no esperaba obtener fenómenos de consideración. Antes de la sesión, le
había rogado de desplazar, a plena luz, un pesado tintero de cristal. Me respondió con su
tono vulgar:” ¿Porque te ocupas de esas tonterías? Soy capaz de otra cosa bien distinta, de
hacerte ver tu madre. ¡He ahí lo que deberías pensar!” Impresionado por esa promesa,
después de una media hora de sesión, fui preso del deseo intensísimo de verla cumplirse, y
la mesa respondió con tres golpes a mi pensamiento. De repente vi (estábamos en una semioscuridad
con la luz roja) salir del gabinete una forma bastante pequeña, como era la de mi
madre. (Hay que resaltar que la talla de Eusapia es de al menos diez centímetros superior al
de la madre.) El fantasma llevaba un velo; dio la vuelta completa a la mesa, acercándose a
mí, murmurando palabras que muchos entendieron, pero que mi media sordera no me
permitió captar. Mientras que, fuera de mí por la emoción, le suplicaba que me las repitiera,
me dijo: ¡Cesare, mio fio! Lo que, lo reconozco, no le era habitual. En efecto, era Veneciana
y tenía la costumbre veneciana de decirme: ¡mio fiol! Poco después, a mi petición, aparto un
instante su velo y me dio un beso.
En la pagina 93 de la obra citada más arriba, se puede leer que la madre del autor se le apareció
unas veinte veces más en el curso de las sesiones con Eusapia.
La objeción favorita de los incrédulos, tocante al género de estos fenómenos, es que se producen en
la oscuridad, tan favorable a las supercherías. Hay una parte de verdad en esta objeción, y nosotros
mismo no hemos dudado en señalar fraudes escandalosos, pero hay que remarcar que la oscuridad
es indispensable a las apariciones luminosas, las más frecuentes de todas. La luz ejerce una acción
disolvente sobre los fluidos, y numerosas manifestaciones solo tienen éxito en su ausencia. Hay sin
embargo casos en donde algunos Espíritus han podido aparecer a la luz fosforescente. Otros se
desmaterializan a plena luz. Bajo la iluminación de tres lámparas de gas, se ha visto a Katie King
fundirse poco a poco, disolverse y desaparecer6.
A esos testimonios tenemos el deber de añadir el nuestro, relatando un hecho que nos he personal.
Durante diez años, hemos proseguido este tipo de estudios con la ayuda de un medico de Tours, el
doctor Aguzoli, y de un capitán archivero del IXº cuerpo. Por mediación de uno de ellos, dormido
de sueño magnético, los Invisibles nos prometían desde hace tiempo una materialización, cuando
una tarde, reunidos en el gabinete de consultas de nuestro amigo, las puertas cuidadosamente
cerradas, y la luz del día penetrando todavía por la alta ventana lo bastante como para permitirnos
ver con claridad los menores objetos, escuchamos tres golpes resonar sobre un punto de la muralla.
Era la señal convenida.
Habiéndose dirigido nuestra vista hacia ese lugar, vimos surgir de un muro compacto, sin ninguna
solución de continuidad, una forma humana de mediana talla. Aparecía de perfil: el hombro y la
cabeza se mostraron primero, después, gradualmente, todo el cuerpo apareció. La parte superior
estaba bien dibujada; los contornos eran claros y precisos. La parte inferior, más vaporosa, no
formaba más que una confusa masa. La aparición no caminaba; se deslizaba. Después de haber
atravesado lentamente la sala, a dos pasos de nosotros, se hundió y desapareció en el muro opuesto,
por un lugar que no ofrecía ninguna apertura. Pudimos observarla durante tres minutos
aproximadamente, y nuestras impresiones, confrontadas después, fueron reconocidas idénticas.
El coronel L. G., hoy general, había perdido a su hija mayor, con veinte años de edad, a la cual
tenía un tierno cariño, debido a que esta joven, muy seria, renunciaba voluntariamente al placer de
sus amigas para compartir los trabajos de su padre, escritor distinguido. Esa súbita muerte,
fulgurante, sumió al coronel en una sombría desesperación. Me inquirió los medios de comunicarse
con la querida desaparecida; pero sus tentativas por medio de la mesa y la escritura le dieron unos
resultados insatisfactorios. Poco a poco, sin embargo, fenómenos de visión se produjeron y, el 25
de enero de 1904, me escribía:
Como complemento a mis anteriores cartas, quiero ante todo fijar aquí por escrito lo que le
conté en el hotel Nègre-Coste.
La noche misma de su conferencia, estando acostado y en una oscuridad total, de
momento vi la forma muy nítida de mi querida hija, como la veo de costumbre (y añado
como la sigo viendo de manera cada vez más precisa), es decir una forma oscura, de
contornos brillantes, el peinado que le era particular destacándose maravillosamente en lo
alto de la cabeza.
Entonces, la figura bien amada estando delante de mi, perfectamente despierto y
observándola con toda la atención de la que soy capaz, la aparición se transfiguro, y tuve
entonces, al lado de mi cama, mi adorada hija como nunca la he visto mejor en vida:
semblante sonriente, alegre, tez resplandeciente de frescura; era sobrecogedor; emanaba de
ella como una luz, su cara irradiaba, resplandecía.
Desgraciadamente, solo duro de cinco a seis segundos, y después percibí de nuevo la forma
oscura, azulada. La figura solo tenía la apariencia de la vida.
Añado que anteriormente había observado, a los pies de mi cama, una magnífica estrella
azul, de luz inigualable, que proyectaba hacia mí un rayo que literalmente me alumbraba.
Desde nuestro retorno aquí, las manifestaciones han seguido en esas condiciones. Sin
embargo, es necesario dar cuenta de dos particularidades:
Hace algunos días, mi nieto Robert estaba de guardia. A media noche, dejó el puesto para ir
a su habitación a coger algo. Llegado allí, se sintió interpelar dos veces, muy claramente:
“¡Robert! ¡Robert!” y por una voz muy conocida. Estaba completamente solo, la puerta
cerrada, y a esa hora todos los del cuartel dormían.
Por otra parte, sus camaradas le llaman por su apellido: de C..., y jamás por su nombre. El
único que le llama por su nombre es Amaury, el novio de mi hija, y estaba, a esa hora,
acostado en la habitación que ocupa en mi casa.
De vuelta a su puesto, se sorprendió de ver un perro abandonado recogido por los soldados,
y que se llama “Bataillon”, alzarse, sus patas delanteras apoyadas sobre el catre, cara a la
muralla, el pelo erizado, y ladrando durante cerca de diez minutos, la vista fija en el mismo
punto, donde no se veía nada.
No se le pudo acallar. En fin, ayer noche, en mi casa, Amaury estaba acostado, tenía sobre
su cama una gata, anteriormente la preferida de mi querida Yvonne. De repente se produjo
sobre la mesilla de noche un golpe tan violento que la gata salto de la cama. Amaury, que
apenas dormitaba, reabrió los ojos y vio la habitación llena de luces, de puntos brillantes,
etc...
Esto es hasta la fecha; todo esto no deja lugar a duda, a ninguna sospecha; todo ocurre en
nuestra casa, sin médium extraño, en familia. La mayoría de las veces los fenómenos son
espontáneos.
¡Le llegara el día, a esta creencia en la realidad de las manifestaciones del Más Allá, y todo
el mundo se sorprenderá un día que se halla estado tanto tiempo sin constatarlos y así mismo
negándolos!
El general L. G. me señala así mismo el fenómeno siguiente:
M. Contaut, viejo amigo de mi padre, nacido en Epinal como el y venido a Perigueux, donde
se jubiló como director del registro, me ha contado el siguiente hecho:
“Un día, en Epinal, acababa de acostarme, cuando de repente vi a los pies de mi cama a mi
amigo Goenry, comandante de ingeniería, que se encontraba entonces en una residencia
muy alejada de los Vosges. Estaba de uniforme y me miraba con tristeza. Tanto me
sobresalté que grité: “¡Como, Goenry, tu aquí!” En ese instante desapareció. Estaba muy
impresionado; fui a buscar a mi mujer y le conté lo que había sucedido, añadiendo: “Te
apuesto que Goenry ha muerto.” Al día siguiente, recibí la noticia de su muerte, que
coincidía exactamente con la hora de la aparición.”
Además, M. Contaut es un espíritu muy positivo; ignoraba todo sobre este tipo de
fenómenos, y me confió la cosa porqué yo mismo venía de entretenerle con algunos hechos
espíritas que me habían sucedido. Añadió: “Nunca había comprendido nada de este
incidente; ¡cuantas veces he pensado sobre ello, sin poder explicármelo!”
Citemos aún un caso, más antiguo, pero de lo más sugestivo, debido a los testimonios oficiales que
lo apoyan:
El 17 de marzo de 1863, a París, en un apartamento del primer piso, calle Pasquier, nº 26,
detrás de la Madeleine, Mme la baronesa de Boislève daba de cenar a varias personas, entre
las cuales el general Fleury, gran escudero del emperador Napoleón III, M. Devienne,
primer presidente de la Corte de casación, M. Delesvaux, presidente de cámara en el
tribunal civil del Sena. Durante la cena la conversación versó en su mayor parte sobre la
expedición de México, comenzada hace ya un año. El hijo de la baronesa, el teniente de los
cazadores montados Honoré de Boislève, formaba parte de la expedición, y su madre no
había desaprovechado para preguntarle al general Fleury si el gobierno tenía noticias. No las
tenía. No hay noticias, buenas noticias. La cena se acabo con alegría, los convidados
siguieron en la mesa hasta las 9 de la noche. En ese momento, Mme de Boislève se levanto
y paso sola al salón para servir el café. Apenas había entrado cuando un terrible grito alarmó
los invitados. Se precipitaron y encontraron la baronesa desvanecida, estirada todo lo larga
que era en la alfombra.
Reanimada, les contó una historia extraordinaria. Cuando franqueaba la puerta del salón,
había apercibido, al otro extremo de la pieza, su hijo Honoré de pie, uniformado, pero sin
armas y sin kepis. La cara del oficial estaba pálida y ensangrentada. Tal había sido el
espanto de la pobre mujer, que se creyó morir. Se apresuraron en tranquilizarla, haciéndole
ver que había sido victima de una alucinación, que había soñado despierta; pero, como se
sentía inexplicablemente desfallecida, se llamo con urgencia al médico de la familia, que era
el ilustre Nélaton. Fue puesto al corriente de la extraña aventura, le recetó unos calmantes y
se retiró. Al día siguiente, la baronesa estaba físicamente restablecida, pero moralmente
tocada. Mandó, dos veces cada día, al ministerio de la guerra a por noticias del teniente.
Al cabo de una semana, fue advertida oficialmente que, el 17 de marzo de 1863, a las 2
horas y 50 minutos de la tarde, en el asalto de Puebla, Honoré de Boislève había sido muerto
en el acto por una bala mejicana, que le había alcanzado en el ojo izquierdo y le había
atravesado la cabeza.
Tres meses después, el doctor Nélaton comunicó a sus colegas de la Academia de Ciencias
un atestado del acontecimiento, enteramente escrito de la mano de M. el primer presidente
Devienne y firmado por todos los convidados de la famosa cena7.
En su número del 24 de diciembre de1905, el Eclair publica una importante declaración de M.
Montorgueuil, redactor de ese diario, que se decide hoy a hablar de las experiencias en las cuales ha
tomado parte en 1886 o 1887, en casa del ingeniero Mac-Nab, calle Lepic. Ha sido necesaria la
afirmación valerosa del profesor Charles Richet sobre la realidad del fantasma de la villa Carmen,
para sacar al susodicho de su silencio de diez y ocho años.
Muchos escépticos, poco al corriente de esas investigaciones, se imaginan ingenuamente que, si se
precipitarán sobre el fantasma y le impidiesen moverse, encontrarían al médium disfrazado.
He aquí una experiencia de M. Montorgueil que responde de forma perentoria a esta hipótesis,
mostrando su necedad. Enseguida llegamos al punto interesante de este relato:
“Cierta noche, sentí que me tocaban el hombro, era un empujón algo brusco. Un instante
después, una falda rozó mis rodillas, que atrape entre mis dedos y que se me escapó.
“El fantasma volvió sobre mi. Y de repente, me sentí restregar la cara con violencia. Creí
que era una broma: atrapé, furioso, la mano que se paseó sobre mi cara. La cólera, mezclada
con algo de terror, decuplicaba mis fuerzas. Grité que encendieran la luz, lo que hizo de
inmediato el ingeniero.
“Estaba de pie, tenía un brazo bajo el mío que apretaba contra mi cuerpo; sujetaba la
muñeca que había atrapado con mi puño, que la furia convertía en tornillo de mesa. El
silencio era absoluto; no percibía el sonido de un aliento: no sentía en absoluto su calor; solo
mis pies trepidaban.
“La mano del fantasma intentaba sin embargo escaparse de mi abrazo. La sentía deshacerse
entre mis dedos.
“La luz había vuelto: esta lucha apenas había durado diez segundos.
“Pegado a mi, nadie; cada uno de nosotros estaba en su sitio y mostraban más curiosidad
que sofoco. Esta fuera de duda que una persona a la cual hubiese atrapado así, o la hubiese
echado a tierra, o en ese cuerpo a cuerpo me hubiese arrojado ella a mi antes de que nuestras
manos se hubiesen separado. Ciertamente no se habría soltado sin lucha.
“Mi adversario había desaparecido.
“¿Había sido sujeto de una alucinación? Tenía la prueba de lo contrario: tenía en mi mano,
arrancado de la mano del fantasma, el trapo con el cual me había restregado la cara... era la
toquilla de una joven que el escultor había traído con el.
“Debo anotar que en el momento que se hizo la luz y que la mano se desvaneció, el músico
(el médium) se derrumbo en el canapé, con un gran grito, y que quedo postrado, anonadado
varios minutos.
“He reflexionado, desde entonces, multitud de veces a ese respecto. He buscado saber si no
había sido mistificado y mis compañeros igualmente. No he hallado nada que me
confirmase en la sospecha. Un argumento prima sobre todos los otros a mis ojos: un ser que
sujetaba con mi puño y brazo, se soltó en menos de diez segundos, sin estruendo, sin caída,
sin colisión: desafío a cualquiera que lo consiga...”
Destacaremos el shock sufrido por el médium. En otras circunstancias pueden resultar para el
médium las más terribles consecuencias. Mme d´Espérance, en una aventura parecida, cayo
gravemente enferma durante varios años. Es por eso que es conveniente operar con personas de
conocida lealtad, y que no pondrán en riesgo, con estúpidas e inútiles agresiones, la salud del
médium.
Las materializaciones y apariciones de Espíritus presentan, lo hemos visto, dificultades, que limitan
forzosamente su número. Otra cosa son algunos de los fenómenos de orden físico y de naturaleza
variada, que se propagan y multiplican cada vez más al rededor nuestro.
Vamos a examinar sucintamente esos hechos, en su orden progresivo, desde el punto de vista del
interés que presentan y de las certezas que se extraen en lo tocante a la vida libre del espíritu.
En primera línea, tenemos el fenómeno, tan expandido hoy en día, de las casas encantadas. Son
habitaciones frecuentadas por Espíritus de orden inferior, donde se libran a manifestaciones
sonoras. Golpes, sonidos de todo orden, desde el más débil hasta el más potente, hacen vibrar el
parquet, lo muebles, las murallas, el aire mismo. La vajilla es desplazada y quebrada; son arrojadas
piedras desde el exterior hasta los apartamentos.
Los periódicos nos aportan frecuentemente el relato de fenómenos de ese género. Apenas cesan en
un punto, que se reproducen en otros, ya sea en Francia, ya sea en el extranjero, suscitando la
atención pública. En algunos lugares, han durado meses enteros, sin que los más hábiles policías
hayan conseguido descubrir una causa humana en esas manifestaciones.
He aquí el testimonio de Lombroso a ese respecto. Escribía en la Lettura:
Los casos de casas encantadas, y observadas exceptuando la presencia de médiums, en las
cuales, durante años, se reproducen apariciones o ruidos concordantes con el relato de
muertes trágicas, abogan en favor de la acción de los fallecidos. - Se trata a menudo de casas
deshabitadas, donde esos fenómenos a veces duran varias generaciones e incluso siglos8.
El doctor Maxwell, abogado general a la Corte de apelación de Burdeos, ha hallado autos de
diversos parlamentos, en el siglo XVIII, rescindiendo arrendamientos por causa de apariciones9.
El Journal des Débats, en su número del 28 de agosto de 1912, reporta el hecho siguiente:
M. J. Denterlander posee en Chicago, nº 3375 de South Dackley Avenue, una casa de renta.
La comisión encargada de calcular los arrendamientos ha gravado este importante inmueble
sobre la base de un alquiler de 12.000 dólares. M. Denterlander ha protestado. Lejos de dar
beneficios, su casa solo le da problemas; tiene todas las dificultades del mundo para
alquilarla, porque está encantada. Una joven mujer falleció allí en misteriosas
circunstancias, probablemente asesinada, y desde entonces los otros inquilinos son
despertados continuamente por gemidos y gritos. Los inquilinos empiezan a cansarse; se
marchan unos tras otros. Por lo que M. Denterlander solicitaba una desgravación. La
comisión, después de deliberar, ha tomado en cuenta su requerimiento: ha decidido que el
gravamen del inmueble sea disminuido de 12.000 a 8.000 dólares. He aquí, de una misma
tacada, la existencia de los fantasmas reconocida oficialmente.
Recordemos los dos casos de casas encantadas de Florencia y Nápoles que relatan mi obra: En lo
Invisible (pág. 242 y 243). Tribunales, después de la audición de numerosos testigos, han
pronunciado juicios por los cuales reconocen la validez de los hechos y concluyen con la rescisión
de arrendamientos.
Todos estos fenómenos son debidos a entidades de orden inferior, ya que los Espíritus elevados no
son los únicos en manifestarse.
Los Espíritus de toda clase gustan de entrar en contacto con los hombres, en cuanto encuentran el
modo. De ahí, la necesidad de distinguir, en las manifestaciones ocultas, lo que viene de lo alto y lo
que viene de lo bajo, lo que emana de los Espíritus de luz y lo que es producido por Espíritus
atrasados. Existen almas de todas las categorías y de todas las elevaciones; hay así mismo alrededor
nuestro muchos más inferiores que elevados. Son los inferiores los que producen los fenómenos
físicos, las manifestaciones sonoras, todo lo que es de orden vulgar, manifestaciones útiles sin
embargo, porque nos aportan el conocimiento de todo un mundo olvidado.
En mis obras ya citadas, he largamente hablado de los casos de escritura mediúmnica y escritura
directa.
Los mensajes obtenidos por medio de esos procedimientos presentan una gran variedad de estilos y
son de un valor muy desigual. Muchos no encierran más que banalidades, pero los hay destacables
por su belleza y elevación de pensamientos.
Citaremos algunos ejemplos recientes e inéditos.
El publicista inglés W. T. Stead, muerto en la catástrofe del Titánic, a dado el comunicado
siguiente, el 21 de mayo de 1912, a Mme Hervy, en un grupo parisino:
Queridos amigos, una sombra feliz viene a vosotros; desconocido en cuanto a su persona, su
nombre no os he ignorado, ni su muerte trágica sobre el Titánic. Soy Stead, y amigos
comunes, entre otros la duquesa de P..., me han traído aquí para permitirme manifestarme
por medio de Mme Hervy, su amiga. Quizás estaréis sorprendidos que mi Espíritu familiar
no me haya advertido de la fatalidad adscrita al Titánic; pero nada previene contra el destino
cuando es irremediable, y debía morir sin que fuese posible a ninguna potencia ya sea
humana o espiritual de retrasar la hora. La agonía del Titánic ha sido algo horrible y al
mismo tiempo sublime. Ha habido locas desesperaciones y manifestaciones cobardes y
brutales del egoísmo humano. ¡Pero cuantos! también han sacado fuerza de flaqueza y se
han sentido más grande ante la muerte, más nobles y más santos, más cerca de Dios. Saber
que vas a morir en plenitud de vida y de fuerza, bajo la acción de esas potencias de la
naturaleza que siguen indómitas a pesar de su aparente sumisión; morir bajo el destello de
las estrellas impasibles, morir en la calma fúnebre del mar helado en medio de esa soledad
infinita, ¡que angustia para la pobre criatura humana! ¡Y que llamada apasionada hacia ese
Dios del cual, de repente, descubre la potencia!... ¡OH! Las oraciones de esa noche, los
rezos, las renuncias, los súbitos destellos iluminando las conciencias, y la fe elevándose en
los corazones con el bello canto: “¡Más cerca de ti, Dios mío!”. Agonía de centenares de
seres, si, pero agonía que para muchos era la aurora de un nuevo día. Aquellos que han
vivido, pensado, sufrido, aquellos también que han gozado en demasía de esas
decepcionantes felicidades que la fortuna dispensa a sus victimas, encuentran un alivio
interno, y como un impulso de esperanza, al pensar que en algunos instantes todo abra
terminado. El alma trepida en la carne y la doma, a pesar de los sobresaltos inconscientes de
la bestia. ¡Y cuantos de entre nosotros, a las palabras del cántico:” ¡Más cerca de ti, Dios
mío!” se han sentido muy cerca del Ser inefable que nos envuelve con su infinita serenidad!
Por mi parte, he visto llegar la muerte con una extraña dulzura, me sentía sostenido por mis
amigos invisibles, penetrado por ese misterioso magnetismo que galvanizaba aquellos que
iban a morir, y que liberaba del horror a la muerte. Los muertos han sufrido poco, menos
que los vivos: aquellos que eran elegidos se encontraban ya a medias en el mundo espiritual
donde todo irradia de vida etérea. La gran angustia no era para ellos, sino para aquellos que,
sujetos a la carne, eran arrastrados sobre las barcas salvavidas para continuar aquí bajo el
peregrinaje de dolor del cual aún no eran libres.
W. STEAD.
He aquí otros dos mensajes, obtenidos por medio de la escritura mediúmnica, en marzo de 1912:
Querida Señora, gracias por el servicio que me habéis prestado, gracias por ayudarme a salir
de la turbación que sigue a la muerte, gracias por haberme puesto en contacto con almas tan
nobles, tan puras, que sueñan el triunfo del verdadero Cristo y la puesta en practica de su
doctrina en medio de una humanidad consumida por la fiebre malsana del materialismo y
por el desbordamiento de esas doctrinas de filosofía nebulosa, que, queriendo crear
superhombres, ha olvidado al hombre sin más.
El materialismo, por un lado, y las nefastas doctrinas que han exaltado el yo en detrimento
del nosotros y el individuo en detrimento del conjunto de la humanidad de la cual no se le
puede separar, han creado una amoralidad general, una degeneración de la conciencia, que
las viejas formulas religiosas son incapaces de encauzar.
¡OH! Tendremos mucho que hacer, nosotros, los misioneros del nuevo Cristo, y el trabajo
no nos faltara en la viña del Señor; pero ¡que alegría para el apóstol al sentir su misión
concretarse y extenderse, al ver que la muerte, lejos de acostar el hombre inmóvil bajo la
piedra del sepulcro, aumenta, extiende, amplifica sus facultades, que lo libera de dudas, de
vacilaciones, de falsos escrúpulos que enturbian su conciencia! Mi vida pasada no ha sido
más que la tierna crisálida donde mi alma se ha transformado bajo la prueba y el dolor en
una maravillosa mariposa.
¡O inmensa alegría que hinche el corazón! Alegría que levanta al alma en un loco arrebato,
para arrojarla, palpitante de reconocimiento, a los pies del celeste Creador, que paga tan
ampliamente la recompensa del pescador.
No, mis hermanos, vosotros que estáis sumergidos en la noche de vuestra terrestre prisión,
no podéis concebir la felicidad de la liberación terrestre: sentir crecer en si la potestad de
conocer y aprender, que ha hecho del hombre el dueño del universo material, sentir crecer
en si, con la inteligencia y la comprensión, todas las posibilidades de la acción; sentir su
corazón depurarse, y conocer al fin la verdadera amistad y el verdadero amor en la
comunión íntima de los seres, que las pesadas envolturas físicas separan con invencibles
barreras, todo eso no puede expresarse con palabras, y me es imposible haceros sentir esa
plenitud de vida que sucede al sueño terrestre; porque, sobre la Tierra, el hombre se parece
al grano enterrado en el suelo, oscuro germen, noción que prepara la expansión futura, pero
sin embargo profundamente enclaustrado en los lazos de la materia.
Gracias una vez más, Señora, por haber precipitado mi despertar, por haberme dado tantos
amigos tan elevados, tan altos y tan penetrados de la palabra del Cristo; gracias por
haberme hecho entrar en esa falange que cuenta con los Lacordaire, los Didon, los Bersier,
falange que trabaja en la divina misión de la renovación del ideal del Cristo.
Aquí estoy convertido de nuevo en el ardiente, el ferviente apóstol que vos, mi querida y fiel
(el Espíritu se dirige, aquí, a una persona de la asamblea), habéis conocido, con más
clarividencia y más inteligencia de las cosas, con la ferviente esperanza de poder retomar
más tarde y con más perfección la tarea que he intentado cumplir aquí abajo y que he
dejado, ¡lastima!, tan imperfecta.
Es vuestro pensamiento el que me ha atraído cerca de nuestro médium. Gracias pues, a vos
también. Os dejo, amigos míos, lleno de una felicidad pura y santa, felicidad que sobrepasa
todas las alegrías de la Tierra, así como todas las armonías terrestres, tal como el canto del
ruiseñor se sobrepone y apaga el gorgojeo de la curruca.
Gracias de nuevo; el apóstol ha retomado confianza en su divina misión, y de nuevo esta
presto a combatir por el triunfo del espíritu del Cristo.
LOYSON.
La vida espiritual, maravillosamente bella, en absoluto nos hace abandonar nuestros amigos
terrestres. Por muy felices que seamos, por muy profundas que sean las alegrías que nos
emborrachan, siempre y sin cesar, somos atraídos hacia los lugares de nuestra última vida,
hacia todos aquellos a los cuales nos unen los lazos de afectos fraternales, hacia nuestros
seres queridos, en fin.
¡Si, pensamos en vosotros, aún desde las alturas más inaccesibles donde pueda elevarse el
pensamiento! Venimos a vosotros a deciros de nuevo, en un lejano eco, que esperéis y
améis todavía, por muy dura, por muy árida que pueda ser la vida. La esperanza y el amor
vierten, en la existencia, la pócima del olvido. Nos dan el valor, la voluntad férrea, que nos
hace afrontar la tempestad con la frente serena. Pero viene la calma, después de la tormenta,
viene la hora del reposo bienhechor, y sentiréis correr en vuestras venas la eterna felicidad
celeste, que Dios reparte, sin medida, sobre los pobres humanos.
El tiempo os parece eterno, a veces. De nosotros, esperáis con impaciencia las más mínimas
comunicaciones; con, también, una especie de curiosidad y la vaga esperanza de que os van
a desvelar un poco el misterio de los mundos.
Pero la Providencia sabe que las revelaciones no podrían ser comprendidas. ¡No! ¡La hora
no ha sonado todavía! Y las frases que podemos haceros llegar solo son frases.
¡Exhortaciones al bien, cierto! Hay que orientar hacia el bien las pobres almas a la deriva.
Por medio de la dulzura, de la bondad, hay que atraer a los hermanos descreídos. Y sabréis
también, por medio de la caridad, hacerles entrever la meta sublime hacia la cual debe
tender la vida.
La vida no se acaba, lo sabéis. Solo cambia la forma. Y no cambia muy rápido, porque,
durante un largo periodo, seguimos siendo terrestres.
Quisiéramos poder expresaros todo lo que el infinito nos permite contemplar. ¡Pero,
lástima!, el lenguaje humano es pobre, las palabras son duras, punzantes, pesadas como la
materia, cuando tendrían que ser ligeras y suaves, de una suavidad exquisita, capaces de
emitir los sonidos y colores. La atmósfera que os envuelve es demasiado densa, para poder
permitiros percibir, ya sea un poquito, toda la armonía que reina en los planos superiores.
¡Ah! ¡cuanto esplendor se despliega ahí! ¡Y que consolación, que gran recompensa a
nuestros males, esta vida, esta ebriedad de cada instante!
Seguimos ocupándonos de las almas errantes, pero la fuente de amor que nos abreva es tan
viva y tan grande, que es suficiente para dejarnos entrever destinos más gloriosos. La
ascensión continua, sin jamás detenerse. Subir todavía, subir siempre, sin alcanzarla jamás,
hacia el foco de perfección, hacia la Causa suprema, que debe absorbernos, más dejándonos
nuestra individualidad.
El amor, da igual el mundo en que nos encontremos, es la fuerza, el pivote de las esferas,
que gravitan en sus órbitas. En la naturaleza, en lo infinitamente pequeño, es el amor, antes
que nada, quien guía el instinto. En el hombre, en la sociedad entera, es el amor quien crea
las simpatías, el que hace posible la relación de los humanos entre ellos. Bajo cualquier
expresión que se la quiera deformar, del nombre que se le atribuya, si analizáis un poco,
encontraréis siempre el amor, el amor más o menos depurado, que se halla en todo ser. Es el
centro, la causa. En el hogar, es el quien reina. Es sobre su base que se construye la familia,
la familia que se perpetua, en el tiempo y el espacio, en la larga serie de edades, marcando el
progreso de las humanidades. Y es siempre, también, el amor quien rige las sólidas
amistades.
Formáis una potente fuerza, cuando las mismas ideas, el mismo deseo ardiente de hacer el
bien os anima. La fuerza fluídica que os envuelve es considerable, y, si el granito os puede
dar una idea de su resistencia, el cristal, donde se irisa la luz, podrá haceros percibir su
incomparable pureza.
Del más pequeño al más grande, amar, y en vuestro corazón, en vuestra alma, fluirá la
fuente de la vida. ¡Si! Hay que amar todavía, amar siempre enseñando, continuando a
propagar, en toda su grandeza, la filosofía que contiene el porqué de los destinos humanos.
Labrar la tierra; dejar penetrar en ella el potente arado del amor, y, un día, las doradas mies
se alzarán al sol radiante del porvenir. Propagar, sin cansaros. Propagar, amando.
EDOUARD PETIT,
Fallecido el 15 de septiembre de 1910, 2, place de Vaugirard, Paris.
Recientemente, los experimentadores ingleses han imaginado, bajo el nombre de “crosscorrespondence”,
un nuevo procedimiento de comunicación con lo invisible, de naturaleza a probar
la identidad de los espíritus que se manifiestan por medio de la escritura mediúmnica. Ha sido
descrito por sir Ol. Lodge, rector de la Universidad de Birmingham, el 30 de enero de 1908, en el
curso de una reunión de la Sociedad de Investigaciones psíquicas de Londres.
La “cross-correspondence”, dice, es decir la recepción por un médium de una parte de
comunicación y de la otra parte por otro médium, cada una de esas partes no pudiendo ser
comprendida sin el socorro de la otra, es una buena prueba de que una misma inteligencia
actúa sobre los dos automatistas. Si, por el contrario, el mensaje porta la característica de un
difunto y es recibido a ese titulo por personas que no lo conocían íntimamente, se puede ver
ahí la prueba de la persistencia de la actividad intelectual del desaparecido. Y si obtenemos
de esa manera un trozo de crítica literaria totalmente acorde con su manera de pensar y sin
que pudiese ser imaginado por otra persona, digo que la prueba es convincente. Tales son
los tipos de pruebas que la sociedad puede comunicar sobre ese punto.
Después de hablar de los esfuerzos desarrollados en ese sentido por los Espíritus de Gurney,
Hodgson y Myers, en particular, el orador añade:
Encontramos que sus respuestas a cuestiones especiales son hechas de una manera que es
característica a su personalidad y revelan conocimientos que eran de su competencia.
La pared que separa los encarnados de los desencarnados -dice para concluir- todavía esta
firme, pero se encuentra agrietada en muchos puntos. Como los trabajadores de un túnel,
escuchamos, entre el ruido de las aguas y otros, los picoletazos de nuestros camaradas al
otro lado.
*
* *
1 Ver los Proceedings R. S. P.
2 La Sobrevivencia humana, por sir OLIVER LODGE, traducido del inglés por el doctor Bourbon.
Paris, 1912. Félix Alcan, editor.
3 Ver mi libro En lo Invisible. Espiritismo y mediumnidad.
4 Ver Revista espírita, noviembre de 1984, con el facsímil, y las obras del coronel de ROCHAS:
Exteriorización de la sensibilidad y Exteriorización de la motricidad. Ver también las obras de G.
DELANNE y H. DURVILLE sobre los Fantasmas de los vivos, relatando numerosas experiencias
de desdoblamiento.
5 Ver Cristianismo y espiritismo y En lo Invisible.
6 Ver el Psiquismo experimental, por ERNY, pág. 145.
7 Revista científica y moral del Espiritismo, diciembre de 1911.
8 Ver Anales de las Ciencias psíquicas, febrero de 1908.
9 J. MAXWELL, Fenómenos psíquicos, pág. 260.

fuente:www.espiritismo.cc
« Última modificación: 09/09/2008, 22:36 por ganimedes »
Registrado:
01/01/1970
Gracias:
/
Mensajes
2º PARTE

No nos cansaremos de insistir sobre una cuestión capital: la de la identidad de los Espíritus que se
comunican a lo largo de las experiencias. Esa identidad, establecida de la manera más precisa
posible, será la mejor respuesta a los críticos del espiritismo y a todos aquellos que buscan explicar
los fenómenos por otras causas ajenas a la de la intervención de los difuntos.
He aquí varios hechos que nos parecen característicos y apoyados en testimonios importantes.
El primero, aportado por Myers en su obra sobre la Conciencia subliminal, concierne una persona
bien conocida del autor, M. Brown, de cuya sinceridad es garante.
Un negro, de origen cafre, vino de visita a casa de M. Brown un día que realizaba experiencias
espíritas con su familia.
El visitante acomodado, preguntaron si habían compatriotas suyos difuntos queriendo entrar en
comunicación con el.
Enseguida, la joven hija de la casa, que no conocía una palabra de cafre, escribió varios nombres en
esa lengua. Leídos al negro, provocaron en el un vivo estupor. Luego vino un mensaje en lengua
cafre que entendió a la perfección, salvo una palabra desconocida de M. Brown. En vano este lo
pronunciaba de diversas maneras, el visitante no captaba el significado. De pronto, el médium
escribió: “Haz chascar tu lengua.” Entonces M. Brown se acordó de repente del chasquido
particular de la lengua que acompaña la articulación de la letra t en los Cafres, y se hizo
comprender inmediatamente.
Los Cafres ignorando el arte de la escritura, M. Brown se sorprendía de recibir un mensaje escrito.
Le fue respondido que ese mensaje había sido dictado, a la solicitud de los amigos del negro, por
uno de sus amigos europeos que, en vida, hablaba de corrido esa lengua.
El Africano estaba aterrado de pensar que los muertos estaban ahí, invisibles.
El segundo caso es relativo a la aparición de un Espíritu, llamado Nephentés, en una sesión
mantenida en Christiania, en casa del profesor E., con Mme d´Esperance como médium. El Espíritu
dio el molde de su mano en parafina. Ese modelo en vacío, llevado a un profesional para que hiciera
el realce, excitó su estupefacción y la de sus obreros: comprendían perfectamente que una mano
humana no podía haberlo producido, porque lo habría quebrado al retirarse, y declararon que era
una obra de brujería.
En otra ocasión, Nephentés escribió sobre el carnet del profesor E. caracteres griegos. Traducidos,
al día siguiente, del griego antiguo al lenguaje moderno, esas palabras significaban: “Soy
Nephentés, tu amigo. Cuando tu alma se vea oprimida por un exceso de dolor, invócame, y acudiré
con prontitud a aliviar tus penas.”
En fin, el tercer caso es certificado como auténtico por M. Chedo Mijatovitch, ministro
plenipotenciario de Serbia en Londres, que lo ha comunicado en 1908 al Light. Rogado por
espíritus húngaros de ponerse en contacto con un médium para elucidar un punto histórico relativo
a un antiguo soberano serbio, muerto en 1350, se dirigió a casa de M. Vango, del cual se hablaba
mucho en aquella época y que nunca había visto anteriormente. Dormido, el médium anunció la
presencia del espíritu de un joven, muy deseoso de hacerse entender, pero del cual no entendía el
lenguaje. Sin embargo, terminó por reproducir algunas palabras.
Era serbio, y he aquí la traducción:
“Te ruego escribas a mi madre Nathalie, diciéndole que imploro su perdón.” El Espíritu era el del
rey Alexandre. M. Chedo Mijatovitch tuvo aún menos duda en cuanto nuevas pruebas vinieron a
añadirse a la primera: el médium hizo la descripción del difunto, y este expresó sus remordimientos
de no haber seguido un consejo confidencial que le había dado, dos años antes de su asesinato, el
diplomático consultante10.
Los hechos siguientes, la mayoría inéditos, constituyen otras tantas pruebas de la sobrevivencia:
En el curso de las sesiones que manteníamos en Tours de 1893 a 1901, y de las cuales ya he
hablado en mi obra En lo Invisible (Espiritismo y Mediumnidad)11 a propósito de los fenómenos del
trance, M. Périnne, presidente de la Corte de apelación de Argel, que había tomado su retiro en
nuestra ciudad, se entretenía libremente con el Espíritu de su hijo, Edouard Périnne, fallecido a la
edad de 26 años, juez de paz en Cherchel, el 1º de noviembre de 1874. Cierta noche, nos llegó
cargado de un de fajo papeles cubiertos de croquis a la pluma, representando escenas humorísticas
esbozadas por el difunto y que conservaba como reliquias: “Edouard, - inquirió al Espíritu, cuando
este estuvo incorporado en Mme F..., nuestro principal médium, quien nunca había conocido el
fallecido ni puesto los pies en Algeria, - Edouard, ¿quien era ese grueso hombre del cual has
esbozado la caricatura en esta pagina? Ni yo ni tu madre nos podemos acordar del sentido de ese
croquis.” Se veía sobre el dibujo un hombre obeso, intentando trepar por un poste telegráfico.
“¿Como, padre, no te acuerdas de M. X..., tan ridículo, que, en Argel, nos fatigaba con su
conversación anodina y sus habladurías sobre su agilidad?” Y entró en detalles muy precisos sobre
la identidad de ese personaje, tanto que M. y Mme Périnne se rememoraron enseguida de la causa
inspiradora de esos dibujos burlescos.
Un día de verano, Mme F..., acompañada de su marido se ocupaba en su jardín en pequeñas labores,
se sintió empujada por una fuerza irresistible a cortar una espléndida rosa, el único ornamento de un
arbusto y del cual M. F... estaba muy orgulloso. Este intentó en vano disuadirla. Bajo la influencia
oculta, cortó la flor y corrió a ofrecérsela a Mme Périnne, que habitaba en el vecindario. Esta dama,
encantada, exclamo viéndola: “¡OH, que felicidad me causáis en este día, que es el día de mi
santo!” Mme F... ignoraba ese detalle.
En la siguiente sesión mantenida en Paris, en diciembre de 1911, en casa del capitán P., oficial del
estado mayor, en presencia de algunos amigos, entre los cuales se encontraba el doctor G. y M.
Robert Pelletier, secretario de la Revue, un Espíritu se manifestó como Geber, sabio árabe que vivió
en Persia desde el 760 al 820. Como prueba de su identidad, indicó que la traducción de sus obras
se encontraba en la Biblioteca Nacional y dio sus títulos: Summa collectionis, Compendium,
Testamentum, etc.
M. Pelletier fue a controlar dichas afirmaciones a la Biblioteca, y fueron totalmente confirmadas;
nadie de los asistentes había oído nunca hablar de ese personaje. En ese mismo grupo, el
compositor Francis Thomé se dio a conocer a sus primos recordando hechos ignorados de los
demás, e incluso algunos de ellos ya no se hallaban presentes en la memoria de sus parientes.
El general L. G. me escribía en 1904:
No me puedo resistir al deseo de comunicaros el hecho siguiente. En el mes de julio pasado,
mi mujer estaba en casa de su hermano B., y se entregaba a experiencias de tiptología.
Después de diversas comunicaciones por medio de la mesa, sobrevino el Espíritu del
almirante Lacombe, tío de mi mujer, muerto en enero de 1903. Mi cuñado, capitán en ...º de
línea, muy escéptico, interrogó: “Ya que estas aquí, podrías quizás decirnos donde está el
boleto de lotería turca que estaba entre los papeles de papa; no he podido encontrarlo. Tu
que has reglado esa sucesión, como tutor de Maria, debes de saberlo.”
La mesa respondió: “Está en casa de M. L..., notario. - No, se lo he pedido; no lo tiene. - Si,
esta en una carpeta a nombre de M. V... (banquero de mi suegro), con unos viejos papeles,
en el despacho del primer pasante.” Ahí quedó la cosa... Hoy, recibo de él una carta
anunciándome que el billete de lotería turco ha sido encontrado en el lugar indicado por la
mesa: ¡es asombroso, ese es el hecho!
El caso siguiente publicado por M. Aksakof muestra hasta que punto las personas fallecidas
pueden seguir al corriente de las cosas terrestres.
Una joven rusa, Schura (diminutivo de Alejandrina), se envenenó a la edad de 17 años,
después de perder a su novio Michel, quien, arrestado como revolucionario, perdió la vida
intentando evadirse. El hermano de Michel, Nicolás, estaba, en el momento que fue recogida
esta observación, estudiando en el Instituto Tecnológico. Cierto día, una dama de Wiessler y
su hija (de las cuales la primera se ocupaba mucho del espiritismo), que apenas conocían la
familia de Michel y de Nicolás, y cuyas relaciones, intermitentes, con Schura y su familia se
remontaban a una época lejana, reciben por intermedio de una mesa un mensaje de Shura
que les ordena prevenir sin tardanza a la familia de Nicolás de que su hijo corre el mismo
peligro del cual había perecido su hermano. En vista de los titubeos de las dos damas,
Schura se puso aún más insistente, pronunció palabras que tenía costumbre de utilizar en
vida y, para suministrarles una prueba de su identidad, una noche llega hasta a aparecerse a
Sophie, la cabeza y los hombros encuadrados en un círculo luminoso. Eso aún no fue
suficiente para que se decidiesen Mme von Wiessler y su hija. En fin, un día, Schura les
hace saber que todo se ha acabado, que Nicolás va a ser arrestado y que se arrepentirán de
no haberle obedecido. Las dos damas se deciden entonces a poner todos esos hechos en
conocimiento de la familia de Nicolás, quien, muy satisfecha de la conducta de ese último,
no prestó ninguna atención a lo que venían de contarles. Dos años pasaron sin incidentes,
cuando se supo un día que Nicolás había sido arrestado por haber tomado parte en reuniones
revolucionarias que tuvieron lugar en la misma época de las apariciones y de los mensajes
de Schura (Proceedings S. P. R., VI, págs. 349-359).
El vice-almirante inglés Usborne Moore era un amigo de William Stead. Desde la catástrofe del
Titánic, el almirante se ha puesto en comunicación con su amigo por intermedio de Mme Wriedt,
médium. El mismo lo cuenta así12:
“Dio (W. Stead) tres admirables pruebas de identidad – dos a Mlle Harper y una a mi. Hizo
alusión al último encuentro que tuvimos juntos en Bank Buildings. En esa ocasión la
conversación duró una media hora y versó sobre diferentes asuntos: desde la guerra entre
Italia y Turquía hasta la próxima visita de su excelente amiga Mme Wriedt. Fue sobre una
de esas condiciones que hizo hincapié en esa sesión del domingo por la noche.
“El lunes por la mañana, nuestro amigo se me apareció el mismo bajo una forma etérea,
mientras me encontraba solo con el médium. Era un buen simulacro, muy brillante hasta la
mitad del cuerpo, pero esta vez no habló. Esa misma noche se mostró de la misma manera a
varios amigos íntimos y habló durante varios minutos sobre asuntos que se sabía le
preocupaban cuando quitó Inglaterra.”
Otro amigo de M. Stead, M. Chedo Mijatovitch, ministro plenipotenciario de Serbia en Londres, ha
visto el Espíritu de Stead y le ha hablado durante algunos instantes. Ahí también, el Espíritu dio
pruebas formales de su identidad, rememorando recuerdos totalmente desconocidos del médium.
M. Chedo Mijatovitch ha dado testimonio formal de ello en una carta publicada el 8 de junio en el
Light.
El profesor Hyslop ha contado también13 como, en una sesión con Mme Chenoweth de médium,
W. James, el célebre filósofo americano, muerto hace algunos meses, se había presentado y había
dado numerosas pruebas de su identidad, notablemente recordando hechos que solo M. Hyslop
podía conocer.
El Light de Londres reporta un caso remarcable de identidad por escritura mediúmnica. Aquí está:
M. Shepard tenía como principal empleado cierto M. Purday, en quien tenía total confianza.
Habiendo caído enfermo Purday, M. Shepard fue a hacerle una visita. Fue recibido por su
mujer, que no lo dejó penetrar más que con mucha reticencia al lado de su marido, y no
abandonó ni un solo instante la habitación del enfermo, ni en esa visita, ni en las siguientes.
Esto chocó al visitante, tanto más que el enfermo le miraba de una manera muy particular
pareciendo querer comunicarle algo importante y sentirse impedido por la presencia de su
mujer.
Purday murió sin testamento; su mujer heredó su fortuna, que, al decir de los vecinos, era
considerable, lo que sorprendió muchísimo a M. Shepard.
Algunas semanas después, recibió la visita de un tal M. Stafford, médium escribiente, que le
dio una pagina de escritura mediúmnica firmada con el nombre de Purday. Este confesaba
que durante largos años había abusado de la confianza de su patrón y había realizado
desfalcos a diario, de los cuales el total constituía un capital importante. Añadía que,
sintiéndose profundamente desgraciado, se conformaba con esta confesión, que su mujer le
había impedido hacer antes de su muerte.
Los detalles que daba permitieron a M. Shepard contrastar esas afirmaciones. Además,
habiendo sometido al examen de un experto la comunicación y una muestra de escritura en
vida de Purday, este concluyó afirmativamente en la identidad común de las dos muestras14.
El 3 de abril de 1890, a las 10 de la mañana, Mme d´Espérance se encontraba en su despacho, en
Gothemborg (Suecia), ocupada en escribir varias cartas de negocio. Había datado una hoja de papel,
escrito el encabezamiento, y se había detenido para comprobar la ortografía de un nombre.
Cuando volvió la vista sobre la hoja, se apercibió que su pluma o su mano había escrito
espontáneamente y en grandes caracteres las palabras “Svens Stromberg”.
Dos meses después, M. Alexandre Aksakof, el profesor Boutlerof, otros amigos rusos y M. Fidler
vinieron a ver Mme d´Espérance para estudiar la mejor manera de fotografiar fantasmas
materializados.
En una sesión, su espíritu-guía, Walter, escribió: “Hay aquí un espíritu que dice llamarse
“Stromberg”. Desearía que sus parientes fuesen informados de su muerte. Me parece que ha dicho
haber muerto en el Wisconsin el 13 de marzo y haber nacido en Jemtland. Tenía mujer y seis hijos.”
“¡Si ha muerto en Jemtland, dijo M. Fidler, que nos dé la dirección de su mujer!”
Fue contestado: “No, ha muerto en América, y son sus parientes los que viven en Jemtland.”
Al día siguiente, en el curso de una sesión de fotografía, en una placa revelada apareció, detrás de
Mme d´Esperance, una cabeza de hombre de aspecto plácido.
M. Fidler pregunto a “Walter” quien era esa entidad fotografiada. “Si – respondió Walter – es el
Stromberg del cual te hablé. Debo decirte también que no murió en el Wisconsin, sino en New-
Stockolm, y que la fecha de su muerte es el 31 de marzo y no el 13. Sus parientes habitaban en
Strom Stocking, o un nombre parecido, en la provincia de Jemtland. Me ha dicho, me parece, que
emigró en 1886, que se casó y tuvo tres hijos y no seis. Murió amado y llorado por todos.”
“¿Está bien?, replicó M. Fidler. ¿Debo enviar esa fotografía a su viuda?”
“Todavía no has entendido bien, respondió Walter. He dicho que son los parientes en Jemtland
quienes ignoran su muerte, y no su mujer. Me ha dicho que todo el mundo lo conoce en el país;
imagino que si envías la fotografía a Jemtland, conseguirás un resultado positivo.”
Durante un año M. Fidler se ocupo de verificar las informaciones. He aquí lo que obtuvo: Svens
Ersson, nativo de Strom Stocken (parroquia de Strom), en la provincia de Jemtland, en Suecia, se
había casado con Sarah Kaiser, había emigrado al Canadá y, una vez establecido, tomó el nombre
de Stromberg; esta última circunstancia es bastante común entre los paisanos de Suecia, donde las
familias no llevan nombres que les sean propios.
Se consultó la mujer del difunto, el médico que lo trató y el pastor.
Todos estaban de acuerdo en decir que el 31 de marzo de 1890, día de su muerte, Stromberg,
dictando su última voluntad, había expresado el deseo formal que sus parientes y amigos de Suecia
fuesen informados de su defunción.
Por razones demasiadas largas a enumerar, sus últimas voluntades no pudieron ser ejecutadas.
La fotografía de Svens Stromberg fue identificada enseguida. Había sido enviada a Strom, donde
fue colgada en la sacristía, con la invitación a las personas que la reconociesen de estampar su
firma. Fue devuelta con numerosas firmas y muchos comentarios.
Queda probado que sesenta horas después de su muerte, sobrevenida en el norte de Canadá, Svens
Stromberg escribió su nombre sobre una hoja de papel en la ciudad de Gothemborg, en Suecia, y
que todas las informaciones que ha comunicado por la intermediación de “Walter” eran de la más
perfecta exactitud.
*
* *
Después de haber pasado revista a los principales fenómenos que sirven de base al espiritualismo
moderno, nuestro resumen sería incompleto, si no dijésemos alguna palabra de las objeciones
presentadas y de las teorías contrarias, con la ayuda de las cuales se ha intentado explicarlas.
El espiritismo, se ha dicho, no es más que un conjunto de fraudes y supercherías. Todos los hechos
extraordinarios sobre los cuales se apoya son hechos simulados.
Es verdad que los impostores han buscado imitar esos fenómenos; sus trucos han sido fácilmente
descubiertos, y los espíritas han sido los primeros en señalarlos. En casi todos los casos citados más
arriba: apariciones, materializaciones de Espíritus, los médiums están sujetos, atados a su silla;
frecuentemente, sus pies y sus manos están inmovilizados por los experimentadores. Algunas veces
también, son instalados en jaulas especialmente preparadas a ese efecto, jaulas cerradas, cuyas
llaves están en manos de los operadores, situados alrededor del médium. Es en tales condiciones
que numerosas materializaciones de fantasmas se han producido.
Resumiendo, las imposturas han sido casi siempre desenmascaradas, y muchos fenómenos no han
sido jamás imitados, por la sencilla razón que escapan a toda imitación posible.
Los fenómenos espíritas han sido observados, verificados, controlados, por sabios escépticos, que
han pasado por todos los grados de la incredulidad, y cuya convicción se ha desarrollado poco a
poco, bajo la presión continua de los hechos.
Esos sabios eran hombres de laboratorio, físicos y químicos experimentados, médicos y
magistrados. Tenían todas las cualidades requeridas, toda la competencia necesaria, para
desenmascarar los fraudes más hábiles, para deshacer las tramas mejor urdidas. Sus nombres están
entre los que la humanidad entera respeta y honra. Al lado de esos hombres ilustres, todos aquellos
que se han librado a un estudio paciente, concienzudo y perseverante de esos fenómenos vienen a
afirmar la realidad, en tanto que la crítica y la negación emanan de personas cuyo juicio, basado en
nociones insuficientes, no es más que superficial.
Les ha sucedido a algunos de entre ellos lo que les ocurre a menudo a los observadores
inconstantes. No han obtenido más que débiles resultados negativos, y se han vuelto tanto más
escépticos. No han querido tener en cuenta una cosa esencial: es que el fenómeno espírita esta
sometido a condiciones que hay que conocer y observar15. Su paciencia se ha agotado demasiado
pronto. Las pruebas que exigen no se obtienen en algunos días. Los sabios que han formulado
conclusiones afirmativas y que hemos citado han estudiado la cuestión durante numerosos años. No
se han contentado con asistir a algunas sesiones más o menos bien dirigidas y provistas de buenos
médiums. Se han preocupados en buscar los hechos, de agruparlos, de analizarlos; han ido al fondo
de las cosas. Así, su perseverancia se ha visto coronada por el éxito, y su método de investigación
puede ser ofrecido como ejemplo a todo buscador serio.
Entre las teorías adelantadas para explicar los fenómenos espíritas, la de la alucinación tiene
siempre el mejor puesto. Sin embargo ha perdido toda razón de ser, ante las fotografías de Espíritus
obtenidas por Aksakof, Crookes, Volpi, Ochorowicz, W. Stead y tantos otros. ¡No se fotografían las
ilusiones!
Los Invisibles no solo impresionan las placas fotográficas, sino también instrumentos de precisión,
como los registradores Marey16; elevan objetos materiales, los descomponen y los recomponen;
dejan impresiones en la parafina caliente. Estas son otras tantas pruebas contra la teoría de la
alucinación, ya sean individuales, ya sean colectivas.
Algunos críticos acusan los fenómenos espíritas de vulgares, de groseros, de triviales; los
consideran ridículos. Esas apreciaciones prueban su incompetencia. Las manifestaciones no pueden
ser diferentes de aquellas que habrían sido, viniendo del mismo Espíritu, cuando vivía sobre la
tierra. La muerte no nos cambia, y solo somos, en el Más allá, lo que hemos sido en vida. De ahí, la
inferioridad de tantos desencarnados.
Por otro lado, esas manifestaciones triviales y groseras tienen su utilidad: son ellas las que mejor
revelan la identidad de los Espíritus. Han convencido numerosos experimentadores de la realidad
de la sobrevivencia, y les han llevado poco a poco a observar, a estudiar fenómenos de orden más
elevado. Porque, lo hemos visto, los hechos se encadenan y se unen en un orden gradual, en virtud
de un plan que parece indicar la acción de una potencia, de una voluntad superior, buscando
arrancar a la humanidad de su indiferencia, a empujarla hacia el estudio y la búsqueda de su
destino. Los fenómenos físicos: mesas parlantes, casas encantadas, eran necesarios para llamar la
atención de los hombres, pero solo hay que ver ahí los medios preliminares, un encaminamiento
hacia un dominio más elevados del conocimiento.
En cada siglo, la historia rectifica sus conceptos. Lo que parecía grande deviene en pequeño, y lo
que parecía pequeño se eleva. Hoy, ya se empieza a comprender que el espiritismo es uno de los
acontecimientos más considerable de los tiempos modernos, una de las formas más remarcable de
la evolución del pensamiento, el germen de una de las más grandes revoluciones morales que el
mundo pueda haber conocido.
En lo que concierne al estudio de las manifestaciones físicas, los espíritas se saben en buena
compañía. Los nombres ilustres de Russel Wallace, de Crookes, de Robert Hare, de Mapes, de
Zöllner, de Aksakof, de Boutlerof, de Wagner, de Flammarión, de Myers, de Lombroso, han sido a
menudo citados. Se ven también sabios, como los profesores Barlett, Hyslop, Morselli, Botazzi,
Williams James, Lodge, el profesor Richet, el coronel de Rochas, etc., que no consideran esos
estudios indignos de ellos. ¿Que pensar, después de esto, de las acusaciones de ridículo, de locura?
¿Que prueban?, sino una cosa entristecedora: que el reino de la ciega rutina persiste en ciertos
medios. El hombre se inclina demasiado a menudo a juzgar los hechos desde el estrecho horizonte
de sus preconceptos y de sus conocimientos. Hay que elevarse más alto, extender más lejos nuestra
mirada y medir nuestra debilidad frente al universo. Aprenderemos así a ser modestos, a no
rechazar nada, ni condenar sin examen.
*
* *
Se ha querido explicar todos los fenómenos del espiritismo por la sugestión y la doble personalidad.
En las experiencias, nos dicen, el médium se sugestiona a si mismo, o bien sufre la influencia de los
asistentes.
La sugestión mental, que no es otra cosa que la transmisión de pensamientos, a pesar de las
dificultades que presenta, se puede dar y establecerse entre dos cerebros organizados, por ejemplo
entre el magnetizador y su sujeto. ¿Pero podemos creer que la sugestión actúe sobre las mesas?
¿Podemos admitir que objetos inanimados sean aptos para recibir y reproducir las impresiones de
los asistentes?
No se sabría explicar con esa teoría los casos de identidad, las revelaciones de hechos, de fechas,
ignoradas del médium y de los asistentes, que se producen frecuentemente en las experiencias, no
más que las manifestaciones contrarias a la voluntad de todos los espectadores. Multitud de veces,
detalles absolutamente desconocidos de todo ser vivo sobre la tierra han sido revelados por
médiums, luego verificados y reconocidos exactos. Encontramos destacables ejemplos en la obra de
Aksakof: Animismo y Espiritismo, y en la de Russel Wallace: El Moderno Espiritualismo, así como
casos de mediumnidad constatados en niños de corta edad, los cuales, no más que los precedentes,
no podrían explicarse por la sugestión.
Según los MM. Pierre Janet y Ferré17 – y es una explicación de la cual se sirven con frecuencia los
adversarios del espiritismo – se debe asimilar un médium escribiente a un sujeto hipnotizado, al
cual se le sugiere una personalidad durante el sueño, y que ha perdido al despertar el recuerdo de
esa sugestión. El sujeto escribe de una manera inconsciente una carta, un relato refiriéndose a ese
personaje imaginario. Es ese, nos dicen, el origen de todos los mensajes espíritas.
Todos aquellos que tienen alguna experiencia sobre el espiritismo saben que esa explicación es
inadmisible. Los médiums, escriben de manera automática, no son sumidos anteriormente en el
sueño hipnótico. Es, en general, en estado de vigilia, en plenitud de sus facultades y de su yo
consciente, que los médiums escriben bajo el impulso de los Espíritus. En las experiencias de M.
Janet, hay siempre un hipnotizador en contacto magnético con el sujeto. No ocurre lo mismo en las
sesiones espíritas: ni el evocador ni los asistentes actúan sobre el médium; este ignora por completo
el carácter del Espíritu que va intervenir. Así mismo y a menudo, las preguntas son planteadas a los
espíritus por incrédulos, más dispuestos a combatir la manifestación que a facilitarla.
El fenómeno de la comunicación gráfica no consiste solamente en el carácter automático de la
escritura, sino sobre todo en las pruebas inteligentes, en las identidades que provee. Sin embargo,
las experiencias de M. Janet no ofrecen nada parecido. Las comunicaciones sugeridas al sujeto
hipnotizado son siempre de una banalidad desesperante, mientras que los mensajes de los espíritus
nos aportan a menudo indicaciones, revelaciones referentes a la vida presente y pasada de seres que
hemos conocido sobre la tierra, que han sido nuestros amigos o nuestros prójimos, detalles
ignorados del médium y cuyo carácter cierto los distingue totalmente de las experiencias hipnóticas.
No se sabría, por medio de la sugestión, hacer escribir a un iletrado, ni recibir de un velador poesías
como aquellas recogidas por M. Jaubert, presidente del tribunal de Carcassonne, y que obtuvieron
premios en los juegos florales de Toulouse. Aún se sabría menos, por ese medio, suscitar la
aparición de manos, de formas humanas, no más que la escritura que cubren las pizarras aportadas
por observadores, sin haberlas soltado.
Hay que recordar que la doctrina de los Espíritus ha sido constituida con la ayuda de numerosos
mensajes, obtenidos por médiums escribientes que estaban totalmente ajenos a esos conocimientos.
Casi todos habían sido mecidos desde la infancia por las enseñanzas de las Iglesias, por las ideas
del paraíso e infierno. Sus convicciones religiosas, sus nociones sobre la vida futura, estaban en
flagrante oposición con los puntos de vistas expuestos por los Espíritus. No existía en ellos ninguna
idea preconcebida de la reencarnación ni de las vidas sucesivas del alma, aún menos de la verdadera
situación del Espíritu después de la muerte, todo ello expuesto en los mensajes obtenidos. Hay ahí
una objeción irrefutable a la teoría de la sugestión.
Es evidente que, entre la enorme cantidad de hechos espíritas actualmente registrados, los hay
débiles, poco concluyentes; otros pueden ser explicados por la sugestión o por la exteriorización del
sujeto. En ciertos grupos espíritas, están demasiado llevado a aceptarlo todo como viniendo de los
Espíritus, y no se excluyen lo suficiente los fenómenos dudosos. Pero, por muy amplia que sea esa
parte, queda un conjunto imponente de manifestaciones inexplicables por la sugestión, el
inconsciente, la alucinación o cualquier otra teoría análoga.
Los críticos actúan siempre de la misma manera contra el espiritismo. Solo se fijan en un género
especial de fenómenos y descartan sin más de la discusión todo lo que no puede ser comprendido ni
refutado. En cuanto creen haber hallado la explicación de algunos hechos aislados, se apresuran en
concluir que el conjunto es absurdo. Sin embargo, casi siempre, su explicación es inexacta, y dejan
en la sombra las pruebas más contundentes de la existencia de los Espíritus y de su intervención en
las cosas humanas.
Los profesores Taine, Flournoy, los doctores Binet, Grasset, etc., han propuesto las teorías de la
doble conciencia y de la alteración de la personalidad, para explicar los fenómenos de la escritura y
de la incorporación; pero sus sistemas no se ajustan con los hechos de escritura en lenguas
extranjeras desconocidas del médium, como fue el caso de la hija del gran juez Edmonds (ver
Problemas del Ser, pág. 139). Concuerdan aún menos con los autógrafos obtenidos de ciertos
difuntos, ni mucho más con los fenómenos de escritura obtenidos por iletrados18.
Ninguna de esas hipótesis pueden explicar los casos de escritura directa, obtenidos por M. de
Guldenstubbe, sin contacto, sobre hojas de papel no preparadas19, no más que la experiencia
relatada por sir W. Crookes20, y en la cual una mano de Espíritu, materializada, descendió del
techo, bajo su mirada, en su propio estudio de trabajo, mientras tenía en sus manos las de la
médium Kate Fox.
En todas esas teorías se confunde casi siempre el subconsciente, o el subliminal, bien con el doble
fluídico, que no es un ser, sino un organismo, bien con el Espíritu puesto al cuidado de toda alma
encarnada en este mundo.
El pastor Benezech, que los hechos han convertido al espiritismo, a mostrado con excelencia todo
lo que tiene de arbitrario y de inverosímil esas explicaciones pretendidas científicas. En un reciente
libro escribe en referencia al tema21:
La mesa nos revelaba algo de lo cual estábamos en la imposibilidad material, absoluta,
incontestable de saber. Alguien lo sabía por nosotros, ya que nos lo decían. La memoria
latente no ha podido intervenir, y si el subconsciente es el único en juego, ¡de que poder no
dispone! Está dentro de nosotros, es una parte de nosotros, y, por un capricho de la
naturaleza que iguala, cuando se reflexiona sobre ello, los prodigios más inverosímiles,
piensa, concibe proyectos, los ejecuta, todo ello a nuestras espaldas, y después nos dice lo
que ha realizado, mientras que estamos, no dormidos ni soñando, sino perfectamente
despierto y en la espera de lo que va a suceder. Los amantes de lo fantástico estarán
satisfechos.
En su último libro22, sir Oliver Lodge relata, en estos términos, un caso que no puede ser explicado
por ninguna de las teorías apreciadas por los adversarios del espiritismo:
“El texto siguiente fue obtenido por M. Stainton Moses, mientras estaba en sesión en la
biblioteca del doctor Speer, y conversaba, con la ayuda de su mano que escribía
automáticamente, con diversos interlocutores supuestos:
S. M. - ¿Puede leer?
Resp. - “No, amigo, no puedo, pero Zacharie Gray asi como Rector pueden.”
S. M. - ¿Se encuentran aquí alguno de esos Espíritus?
Resp. - “Voy a traer uno dentro de un rato. Voy a enviar... Rector esta aquí.”
S. M. - He preguntado si podíais leer. ¿Es eso cierto? ¿Podéis leer un libro?
Resp. - (La escritura cambia.) “Si, amigo, pero con dificultad.”
S. M. - ¿Queréis escribirme la última línea del Primer Libro de La Enéida?
Resp. - “Espere... Omnibus errantem terris et fluctibus aestas.”
[Era exacto.]
S. M. - Esta bien. Pero es posible que yo lo supiese. ¿Podéis ir a la biblioteca, coger el
penúltimo libro del segundo estante, y leerme el último párrafo de la pagina 94? No sé que
libro es, e ignoro así mismo el título.
[Después de un corto lapso de tiempo, obtuvimos esto por escritura automática]: “Probaré
por medio de un corto relato histórico que el papado es una novedad que, gradualmente, se
ha elevado y a crecido desde los tiempos primitivos del Cristianismo puro, no solamente
desde los tiempos apostólicos, sino, también, desde la lamentable unión de la Iglesia y del
Estado por Constantino.”
(El volumen en cuestión resulto ser una extraña obra intitulada: Roger´s Antipopopriestian,
an attempt to liberate and purify Christianity from Popery, Politikirkality and Priestrule.
El extracto dado más arriba era exacto, salvo la palabra narrative sustituida a la palabra
“account”.)
S. M. - ¿Como es posible que haya caído sobre una frase tan apropiada?
Resp. - No sé, amigo mío, es el efecto de una coincidencia. La palabra ha sido cambiada por
error. Me he apercibido cuando ya estaba hecho, pero no he querido corregirlo.”
S. M. - ¿Como lee? Escribís más despacio, de manera irregular y a sacudidas.
Resp. - “Escribía lo que recordaba, y luego leía más adelante. Hay que hacer un esfuerzo
especial para leer. Solo tiene utilidad como prueba. Vuestro amigo tenía razón anoche;
podemos leer, pero solamente cuando las condiciones son muy buenas. Vamos a leer otra
vez aún, escribiremos, y después os daremos nuestra impresión sobre el libro: “Pope es el
último gran escritor de esa escuela de poesía, la poesía de la inteligencia, o mejor dicho de
la inteligencia mezclada con la imaginación.” Esto está de verdad escrito. Ir a coger el
undécimo volumen sobre el mismo estante.
[Cogí de ahí un libro intitulado    :P    oesía, Novela y Retórica.]
“Se abrirá para vos en la pagina requerida. Tomar y leer, y reconocer nuestro poder y el
permiso que nos da Dios, bueno y grande, de mostraros nuestro poderío sobre la materia.
Gloria a El. Amen.” (El libro, abierto en la página 145, mostró que la citación era exacta y
verdadera. No había leído el volumen anteriormente; es cierto que no tenía ninguna idea de
lo que encerraba. S. M.) [Esos volúmenes se encontraban en la biblioteca del doctor Speer.]
En las últimas paginas del mismo libro, concluyendo, después de referir hechos innumerables, sir
Lodge escribe:
Descubrimos que amigos difuntos, de los cuales algunos nos eran bien conocidos y habían
tomado parte activa durante sus vidas en los trabajos de la sociedad, especialmente Gurney,
Myers y Hodgson, pretenden constantemente comunicarse con nosotros, con intención
determinada de probar pacientemente sus identidades y darnos correspondencias cruzadas
entre diferentes médiums. Descubrimos también que responden a preguntas específicas, de
manera característica, sobre sus personalidades conocidas y testimonian de conocimientos
que les eran propios.
Los teóricos del subconsciente hacen de este un ser dotado de propiedades intelectuales
trascendentales. ¿Que hay de extraño si parecen explicar así algunas manifestaciones del Espíritu?
Pero mientras la teoría espírita es clara, precisa y se adapta perfectamente a la naturaleza de los
fenómenos, la hipótesis del subconsciente queda vaga y confusa.
Ante los hechos que acabamos de señalar, podemos preguntarnos en virtud de que acuerdo
universal esos inconscientes ocultos en el hombre, que se desconocen entre ellos y se ignoran ellos
mismos, son unánimes, en el curso de las manifestaciones ocultas, en llamarse Espíritus de los
muertos. ¿Como podrían conocer y comunicar detalles minuciosos sobre la identidad de estos?
Es lo que hemos podido constatar nosotros mismos en innumerables experiencias en las cuales
hemos tomado parte, a lo largo de más de treinta años, en lugares muy diversos, en Francia y en el
extranjero. En ninguna parte, los seres invisibles se han presentado como el inconsciente o yo
superior de los médiums u otras personas presentes. Siempre se han anunciados como
personalidades diferentes, gozando de la plenitud de su conciencia, como individualidades libres,
habiendo vivido sobre la tierra, habiendo conocido asistentes, en la mayoría de los casos, con todos
los caracteres del ser humano, sus cualidades y sus defectos, y, frecuentemente, dando pruebas de
su propia identidad23.
Lo que hay de más remarcable en esto, créanme, es la ingeniosidad, la fecundidad de algunos
pensadores, su habilidad en idear teorías fantásticas, con el fin de escaparse de realidades que les
displace y les molesta.
Sin duda, no han previsto todas las consecuencias de sus sistemas; han cerrado los ojos sobre los
resultados que se pueden esperar de ellos. No se han dado cuenta que esas funestas doctrinas
aniquilan la conciencia y la personalidad dividiéndolas, terminan lógicamente, fatalmente, en la
negación de la libertad, de la responsabilidad y, en consecuencia, en la destrucción de toda ley
moral.
En efecto, con esas hipótesis, el hombre sería una dualidad o una pluralidad mal equilibrada, en
donde cada conciencia actuaría a su guisa, sin preocupación de los otros. Son ese tipo de nociones
que, penetrando en las almas y convirtiéndose para ellas en convicción, en argumento, les empujan
a todos los excesos.
Al contrario, todo en la naturaleza y en el hombre es simple, claro, armonioso, y solo parece oscuro
y complicado por un efecto del espíritu de sistema.
Del examen atento, del estudio constante y profundo del ser humano, resulta una cosa, la existencia
en nosotros de tres elementos: el cuerpo físico, el cuerpo fluídico o periespíritu y, al fin, el alma o
espíritu. Lo que nombramos inconsciente, segunda persona, yo superior, policonsciencia, etc., es
simplemente el espíritu que, en ciertas condiciones de desprendimiento y de clarividencia,
manifiesta en el potencias ocultas, un conjunto de recursos que sus existencias anteriores han
acumulado en el y que estaban momentáneamente ocultos bajo el velo de la carne.
No, ciertamente, el hombre no tiene varias consciencias. La unidad psíquica del ser es la condición
esencial de su libertad y de su responsabilidad. Pero hay en él varios estados de conciencia. A
medida que el espíritu se desprende de la materia y se libera de su envoltura carnal, sus facultades,
sus percepciones, se extienden, sus recuerdos afloran, la irradiación de su personalidad se ensancha.
Es lo que sucede a veces, en estado de sueño magnético. En ese estado, el velo de la materia cae, el
alma se desprende y las potencias latentes reaparecen en el. De ahí, algunas manifestaciones de una
misma inteligencia, que han podido hacer creer a una doble personalidad, a una pluralidad de
conciencias.
Sin embargo, no basta para explicar los fenómenos espíritas; en la mayoría de los casos, la
intervención de entidades extranjeras, de voluntades libres y autónomas, se impone como la única
explicación racional.
Es pues en vano que los críticos se encarnizan en contra del espiritismo. En cuanto se examina con
detenimiento sus argumentos, se diluyen como el humo: alucinación, sugestión, inconsciente
subliminal, no son más que palabras. Cuando se las nombra, se cree haberlo dicho todo. En
realidad, no explican nada y los problemas subsisten en toda su amplitud. La práctica del
espiritismo presenta sombras, dificultades, peligros. Pero no olvidemos que no hay ninguna cosa en
el mundo, por muy bella y aprovechable que sea, que no sea peligrosa si se abusa de ella.
Así ocurre con el espiritismo. Estudiad sus leyes, obedeced sus reglas, no abordéis la
experimentación más que con un sentimiento puro y elevado, y pronto reconoceréis su grandeza y
su belleza. Comprenderéis que se convertirá en la fuerza moral del porvenir, la prueba más certera
de la sobrevivencia, el consolador de los desdichados, el supremo refugio de los náufragos de la
vida. Ya penetra por todas partes. La literatura está impregnada. La prensa periodística le consagra
frecuentes artículos. La ciencia, que tanto tiempo lo ha escarnecido, cambia poco a poco de actitud
hacia el. Las Iglesias, que pensaban acabar fácilmente con el, se ven obligadas a recurrir a todas sus
armas para combatirlo. Es así mismo proclamado en un cierto número de púlpitos; todos los días
vemos venerables curas, pastores y creyentes afirmar su fe en el.
Triunfara, porque es la verdad, a quien nada puede resistirse. Sería igual de difícil detener la marcha
de los astros, de suspender el movimiento de la tierra, que de parar el progreso de esa verdad que se
ha revelado al mundo y de hacer volver a los hombres a sus dudas, a sus incertidumbres, a sus
negaciones anteriores.
*
* *
Resumamos y concluyamos. Se ve, a través de la espesa bruma donde flota, desde tantos siglos, el
pensamiento humano, tanteando en la búsqueda de lo desconocido, el fenómeno espírita abre una
gran brecha de luz. Las quimeras creadas por el pasado se desvanecen: ¡no hay más separación
definitiva, no más infierno eterno! El Más Allá se revela en sus misteriosas profundidades, donde se
despliega la vida infinita, donde se mueven las fuerzas divinas. La angustia de las partidas, la
desesperación de las separaciones deja sitio a la alegría de los retornos y a la embriagadora promesa
de los reencuentros vislumbrados.
Todas las almas que se aman se reencuentran, para perseguir juntas su evolución ascendente, de
vida en vida, de mundo en mundo, y subir hacia la perfección, hacia Dios, en una luz cada vez más
viva, en el seno de armonías siempre crecientes. La revelación de los Espíritus, comunicada en
innumerables mensajes hablados y escritos, obtenidos en todos los puntos del globo, vienen a
mostrarnos la meta suprema de la vida, de todas nuestras vidas24.
Esa meta, es la liberación por el trabajo, por el esfuerzo, por el estudio, por el sufrimiento, por la
lenta educación del alma a través de todas las condiciones de la vida social, que debe sufrir una tras
otra, la liberación del mal, del error, de la pasión, de la ignorancia; es el arte de aprender a pensar
por si mismo, a juzgar, a comprender todas las armonías, todas las leyes del sublime Universo. Es
la conquista de la belleza, de la libertad, de la bondad: la belleza de la forma fluídica, del cuerpo
etéreo que se transforma, se ilumina y se expande a medida que el espíritu se esclarece, se purifica
y se eleva, la belleza del alma que se enriquece de cualidades morales, de fuerzas y de facultades
nuevas.
Así, de ascensión en ascensión, de mundo en mundo primero, de sol en sol después, en el ciclo
inmenso de su evolución, el alma ve acrecentarse su poder de irradiación y de luz. Por la elevación
gradual de sus pensamientos y la pureza de sus actos, consigue poner sus propias vibraciones en
armonía con las vibraciones del pensamiento divino, y de ahí mana hacia ella una fuente abundante
de sensaciones, de percepciones, de gozos, que la palabra humana es impotente para describirlo.
¡Tal es la tarea a cumplir! Pero ello aún no es suficiente. Trabajando para uno mismo, hay que
trabajar para los otros, para su elevación, el desarrollo de las humanidades, la unificación del
pensamiento, de las creencias, de las aspiraciones. Orientado hacia un ideal grandioso de porvenir,
de progreso moral, de luz, en la vida siempre renovada, por la cual todos los seres están unidos en
una estrecha solidaridad, en una comunión de verdad y amor, ¡el hombre llegara a conocer mejor,
comprender mejor, servir mejor a Dios!
A usted que recorre estas páginas, le diré para terminar: en los momentos difíciles de su vida, en las
horas de adversidad, cuando pierda un ser amado, o si sus esperanzas largamente acariciadas se
desmoronan, cuando su salud se derrumbe, cuando su vida se debilite lentamente, y vea acercarse la
hora final, aquella en la que hay que abandonar la tierra; si, en esos momentos, la incertidumbre o
la angustia le estruja el corazón, entonces acuérdese de la voz que hoy os dice: ¡Si, hay un Más
Allá! ¡Si, hay otras vidas! Nada se pierde de nuestros sufrimientos, de nuestros trabajos, de nuestras
lágrimas. Ninguna adversidad es inútil; no hay labor sin provecho, ningún dolor sin
compensación... Tened confianza en vos mismo, confianza en las fuerzas escondidas en su interior,
confianza en el porvenir sin fin que le está reservado. Tenga la certeza que hay en el Universo una
Potencia soberana y paternal, que lo ha dispuesto todo con orden, justicia, sabiduría, amor. Eso os
inspirara más seguridad en la vida, más coraje en la adversidad, más fe en vuestros destinos. Y
avanzaréis con paso firme en la vía infinita que se abre ante vos.
10 Ver, para esos tres casos, los Anales de las ciencias psíquicas, 1º y 16 de enero de 1910, pág. 7
y siguientes.
11 pág. 323 y siguiente.
12 Carta del 9 de mayo de 1912 publicada en el Light.
13 Journal of the American Society P. R. (mayo)
14 Revista científica y moral del espiritismo, febrero 1905.
15 Ver En lo invisible, Cáp. IX y X.
16 Ver Anales de las Ciencias físicas, agosto, septiembre y noviembre de 1907, febrero de 1909.
17 PIERRE JANET, el Automatismo psicológico.
18 Ver AKSAKOF, Animismo y Espiritismo.
19 Ver En lo invisible.
20 Ver CROOKES, Investigaciones sobre el Espiritualismo.
21 A. BENEZECH, los Fenómenos psíquicos y la cuestión del Más allá, 1º Vol.; Fischbacher,
1911.
22 La Sobrevivencia humana, por sir OLIVER LODGE, traducido por el doctor Bourbon. París,
1912, Félix Alcan, editor.
23 Ver En lo Invisible, Identidad de los Espíritus, Cáp. XXI.
24 Ver Después de la Muerte, el Problema del Ser y del Destino, Cristianismo y Espiritismo.
ESTUDIO SOBRE LA REENCARNACIÓN O LAS VIDAS
SUCESIVAS
Respuesta a la encuesta abierta por la Revista internacional
Filosofía de la Ciencia, septiembre de 1912.
I
La doctrina de la reencarnación o vidas sucesivas es la única que ilumina de una viva luz el
problema del destino humano. Fuera de ella, la vida no nos presenta más que contradicciones,
incertidumbre y tinieblas. Ella sola explica la variedad infinita de los caracteres, de las aptitudes, de
la condiciones.
Así como una bellota encierra, en estado de germen, el espléndido roble en su desarrollo
majestuoso; así como una minúscula semilla representa la flor en la eclosión de su belleza y de sus
perfumes, así la más inferior de las almas humanas posee, en estado latente, los elementos de su
grandeza, de su potencial, de su felicidad por llegar, todas las fuerzas del pensamiento, todos los
recursos del genio. Es llamada a desarrollarlos en la sucesión de sus innumerables vidas, en sus
encarnaciones a través de los tiempos, a través de los mundos, por el trabajo, el estudio, la alegría y
el dolor.
El Alma construye ella misma su destino. En cada renacimiento, aporta los frutos de sus trabajos
anteriores. Se revelan por sus aptitudes, sus facilidades de asimilación, sus tendencias, sus gustos.
Aporta también el capital moral acumulado en sus pasadas vidas. Según sus méritos o deméritos,
según el bien o el mal cumplido, su nueva vida será dichosa o desdichada, dominada por la suerte o
la mala suerte. Todo lo que hacemos recae sobre nosotros a través de los tiempos, en felicidades o
en dolores. El purgatorio y el infierno no son más que las penosas existencias terrestres, por medio
de las cuales rescatamos un pasado culpable, purificamos nuestra conciencia, aligeramos nuestra
alma y nos preparamos a nuevas ascensiones.
Únicamente el dolor, en efecto, puede consumir y destruir los gérmenes impuros, los fluidos
groseros que sobrecargan el ser psíquico y retardan su elevación.
Considerada bajo ese punto de vista, la doctrina de las reencarnaciones restablece la justicia y la
armonía en el mundo moral. Así como el mundo físico está regido por leyes ordenadoras, ¿es
posible que el mundo psíquico solo presente desorden y confusión, como resulta de la creencia en
una sola vida para cada uno? La filosofía de las vidas sucesivas viene a restablecer el equilibrio y
mostrarnos que el mismo orden admirable rige las dos facetas del universo y de la vida, que se
reúnen y se funden en una unidad perfecta.
Lo vemos, bajo el punto de vista moral así como bajo el punto de vista social, los resultados de esta
doctrina son inmensos. Por medio de ella, el hombre adquiere una noción más exacta de su valor,
de las fuerzas que duermen en el, una más alta idea de sus responsabilidades y de su devenir. La ley
de las consecuencias de los actos recayendo sobre su autor es la más sólida sanción que se pueda
ofrecer a la moral, y encuentra su demostración en el espectáculo de los males y las pruebas que
asaltan la humanidad. La libertad y la responsabilidad del ser, restringida en el comienzo de su
carrera, se agranda y acrecienta a medida que se eleva en la escala de la evolución, hasta que,
llegado a las supremas alturas, colabora y participa cada vez más en la obra y vida divina.
Al mismo tiempo, el hombre se siente más estrechamente ligado a sus semejantes, peregrinos,
como el, del gran viaje eterno, y que está destinado a reencontrar en las diferentes etapas del
camino. Sabiendo que hay que pasar por todas las condiciones para perfeccionar la educación del
alma, sabiendo también que la devoción, el espíritu de sacrificio, de abnegación y de solidaridad
son los medios más eficaces de progresar, se sentirá mejor dispuesto a aceptar las disciplinas
sociales y a trabajar para la colectividad. Por ahí, la mayor parte de los abusos, de los excesos, de
los crímenes que sufre la sociedad actual, se atenuaran y se desvanecerán poco a poco. La
educación se transformara con el ideal y objetivo esencial de la vida, y el hombre aprenderá a mejor
adaptar sus fuerzas interiores a los verdaderos fines que está llamado a realizar.
Hilos misteriosos ligan todos los seres y todas las cosas. El amor y el odio son fuerzas atrayentes.
Todos los que se han amado, todos los que se han odiado, se reencuentran tarde o temprano, con el
fin de que el afecto que une los unos crezca aún más y se depure, y que la aversión que separa los
otros sea vencida por mejores relaciones y mutuos servicios. Finalmente, libres de sus pasiones
materiales, todos se encuentran reunidos en la vida superior y bienaventurada. Así, la doctrina de
las vidas sucesivas constituye un potente estimulante para el bien, un consuelo y un alivio en la
desgracia.
II
El valor científico de esta doctrina no es menos considerable que su valor moral y social. En efecto,
incitándonos a buscar pruebas experimentales que le sirven de apoyo, nos pone en presencia de los
aspectos más profundos y más ignorados de la naturaleza humana.
En lo que a mi concierne personalmente, he podido recoger algunas pruebas de mis vidas
anteriores. Consisten en revelaciones, que me han sido dadas en lugares diferentes, con la
intervención de médiums que no se conocían ni habían tenido nunca relación alguna entre ellos.
Esas revelaciones son concordantes e idénticas. Por otra parte, puedo verificar la exactitud por la
introspección, es decir por un estudio analítico y atento de mi carácter y de mi naturaleza psíquica.
Este examen me ha hecho reencontrar, muy acusado en mí, los dos principales tipos de hombre que
he realizado en el curso de las edades y que dominan todo mi pasado: el monje estudioso y el
guerrero. Podría añadir numerosas impresiones y sensaciones que me han permitido reconocer, en
esta vida, seres ya reencontrados anteriormente.
Creo que muchos hombres, observándose atentamente, podrían reconstruir su pasado prenatal, sino
en detalle, al menos en grandes líneas.
Pero sobretodo es en la hipnosis, en el trance y el desprendimiento del alma, que el pasado puede
reaparecer y revivir. He experimentado en ese sentido sobre varios médiums. Dormidos, ya sea por
mi, ya sea por Entidades invisibles, reproducían escenas de sus existencias desvanecidas, escenas
angustiosas o trágicas que no habrían podido o sabido inventar, por muchas razones. Algunos
detalles de esas vidas han podido ser contrastado y reconocidos como verídicos. Desgraciadamente,
la naturaleza muy intima de esos hechos no nos permite publicitarlos.
El coronel de Rochas ha hecho, en el mismo orden de estudios, experiencias que he relatado y
resumidas en mi libro: el Problema del Ser y del Destino), páginas 259 a la 290. He añadido otros
testimonios, provenientes de los príncipes Galitzin y Wiszniewsky y de varios experimentadores
españoles.
En resumen, todos esos hechos demuestran que nuestra personalidad es mucho más extensa de lo
que se ha creído hasta ahora. Nuestra conciencia, nuestra memoria tiene profundidades que queda
muda en estado de vigilia, pero, en el sueño hipnótico y en estado de desprendimiento, se despierta
y entra en acción. Ahí reposa todo un mundo de conocimientos, de recuerdos, de impresiones
acumuladas por nuestras vidas anteriores y que el renacimiento a recubierto del velo de la carne. Es
lo que algunos experimentadores y críticos llaman la conciencia subliminal, la subconciencia
superior o el Ser subconsciente. En realidad, solo es un estado del ser que constituye la conciencia
integral, la plenitud del yo. Cuanto más profundo es el sueño, más se acentúa el desprendimiento
del alma; entonces las capas veladas de la memoria entran en vibración: el pasado resucita y revive.
El ser puede reconstruir las escenas lejanas, los cuadros de su propia historia. Este orden de
búsquedas constituyen toda una psicología nueva y engrandecida, donde el estudio atento, junto a
un control riguroso, revolucionara la ciencia del alma y traerá una renovación completa de la
filosofía y de la religión.
A las experiencias indicadas más arriba, conviene añadir las reminiscencias de hombres y niños. He
citado un gran número en el Problema del Ser, páginas 292 a la 307. Podría añadir el caso de varios
niños recordándose de vidas anteriores, que no se explican ni por la imaginación, ni por la
influencia del medio, porque los padres, en la mayor parte de los casos, son hostiles a la idea de la
reencarnación. Esos fenómenos toman fin con el crecimiento, en el momento que la conciencia
profunda, enterrada de alguna forma bajo el capuchón de la carne, deja de vibrar. Las
reminiscencias de hombres célebres se explican por el grado de evolución y el afinamiento de los
sentidos psíquicos.
A esos casos añadiré uno, citado por M. H. de Varigny, en el folleto científico del Journal des
Débats del 11 de abril de 1912:
Según un autor que ha tratado mucho y amado los Birmanos, consagrándoles un libro de gran interés,
M. Fielding Hall ha relatado el hecho siguiente, que no sería más que unum e pluribus. En Birmania,
se encontraban a menudo, en efecto, niños con recuerdos de vidas anteriores. Desgraciadamente, se
atenúan y desaparecen con la edad.
Cincuenta años antes, dos críos, un niño y una niña, habían nacido en el mismo pueblo, el mismo día.
Para abreviar, se casaron y murieron el mismo día, después de haber fundado una familia y practicado
todas las virtudes.
Tiempos turbios llegaron, dice la historia, pero no tienen gran utilidad para esta. Que baste decir que
dos jóvenes, de sexo contrario, debieron huir del pueblo donde se desarrolló el primer episodio, y
fueron a establecerse en otra parte. Habían tenido dos hijos, gemelos. Es aquí donde empieza el
segundo episodio.
Esos gemelos, en vez de interpelarse por sus nombres, se interpelaban por los nombres (bastantes
similares) de la virtuosa y difunta pareja; en consecuencia, uno de los niños recibía del otro un nombre
de niña.
Los parientes se extrañaron un poco, pero pronto comprendieron. Para ellos, la virtuosa pareja se
había reencarnado en los niños. Se quiso probar. Se condujo a aquellos al pueblo donde habían
nacidos. Lo reconocieron todo: carreteras, casas, gente, hasta las vestimentas de la pareja, conservadas
sin que dijeran por que razón. Uno de ellos se acordó haber tomado prestado dos rupias a una persona.
Esta vivía todavía; confirmó el hecho.
M. Fielding Hall, que ha visto los dos niños cuando tenían seis años, encontraba en uno de ellos una
apariencia más femenina: este albergaría el alma de la mujer difunta. Antes de la reencarnación, dicen,
han vivido algún tiempo sin cuerpo, en las ramas de los árboles. Pero sus recuerdos son cada vez
menos claros y se borran: los de la vida anterior, naturalmente25.
III
1. Así como lo hemos demostrado en nuestro Problema del Ser, capitulo XV    :(    Los Niños
prodigios y la herencia), el carácter individual no puede explicarse únicamente por las leyes
del atavismo y de la herencia. Si se encuentra en los niños, a veces fuertemente acusadas,
las cualidades o defectos de los ascendientes, se constatan también trazos distintivos, que
solo pueden provenir de adquisiciones personales, anteriores al nacimiento. Los gemelos
son a menudo de muy distintos carácter, y los niños prodigios poseen talentos de los cuales
sus parientes están desprovistos.
Descartes, Leiniz, Kant, han tenido algunas intuiciones de esos hechos, Descartes sobre
todo, en su teoría de las ideas innatas; pero solo el espiritualismo experimental
contemporáneo ha podido traer luz sobre esos problemas.
2. La ley de las reencarnaciones es conforme al principio de evolución, que aclara y completa.
Solamente, en vez de buscar la causa inicial en la materia, la sitúa en el espíritu, libre y
responsable, quien construye el mismo las formas sucesivas que revestirá para recorrer la
escala magnifica de los mundos.
3. He expuesto, en la obra ya citada, las razones que hacen necesaria y justifican el olvido de
las existencias anteriores durante nuestro pasaje terrestre. En la mayor parte de los casos, el
recuerdo sería una traba a nuestro progreso, una causa de enemistad entre los hombres.
Perpetuaría, a través de las generaciones, los odios, los celos, los conflictos de toda
naturaleza. El alma, después de beber el agua del Léthé, comienza de nuevo otra carrera, con
más libertad para construir su existencia sobre un nuevo y mejor plano, libre de los
prejuicios, de las rutinas, de los errores y de los rencores del pasado.
4. Todas las grandes religiones están basada sobre la creencia de las vidas sucesivas: el
brahmanismo, el budismo, el druidismo, el islamismo (ver Sura II, v. 26 del Corán; Sura
VII, v. 55; Sura XVII, v. 52; Sura XIV, v. 25). El cristianismo primitivo no es una
excepción a esa regla. Se encuentran indicios de esa doctrina en los Evangelios. Los padres
griegos: Orígenes, Clemente de Alejandría y la mayor parte de los cristianos de los primeros
siglos la admitían (ver mi obra Cristianismo y Espiritismo, Cáp. III, IV y anotación nº 5). El
catolicismo a creído su deber dejar esta enseñanza en la sombra y sustituirla por la teoría de
una vida única y el dogma de las penas eternas, mucho más eficaces para la salud de las
almas y quizás todavía más para la dominación de la iglesia. De ahí, creemos, su impotencia
actual en dar una solución satisfactoria al problema de la vida y del destino, una de las
razones de su debilitamiento y de su decadencia.
25 Ver el boletín científico del Journal des Débats, 11 de abril de 1912, por Henri de Varigny.

fuente:www.espiritismo.cc
« Última modificación: 09/09/2008, 22:38 por ganimedes »

[NOTICIAS] : Ahora ya "PUEDES VERLO TODO" con el LUNIX3 4K y LUNIX

 

GoogleTagged



Related Topics

  Asunto / Iniciado por Respuestas Último mensaje
normal_post * 0 Respuestas
808 Vistas
Último mensaje 07/02/2008, 20:25
por duke
normal_post * 0 Respuestas
610 Vistas
Último mensaje 14/07/2009, 14:24
por josagi
normal_post * 0 Respuestas
672 Vistas
Último mensaje 14/07/2009, 22:32
por zurigorri
normal_post * 6 Respuestas
4336 Vistas
Último mensaje 29/10/2010, 02:11
por w1w
normal_post * 0 Respuestas
1593 Vistas
Último mensaje 26/03/2010, 22:46
por ganimedes.
normal_post * 0 Respuestas
913 Vistas
Último mensaje 22/03/2011, 09:04
por kri
normal_post * 4 Respuestas
1327 Vistas
Último mensaje 29/09/2012, 20:26
por Unamigo
normal_post_locked * 2 Respuestas
435 Vistas
Último mensaje 12/06/2016, 18:53
por juandix
normal_post * 0 Respuestas
223 Vistas
Último mensaje 14/07/2016, 13:15
por xacases
normal_post_locked * 0 Respuestas
41 Vistas
Último mensaje 20/09/2018, 12:03
por toupeira56



PadreDeFamilia
!! ADVERTENCIAS !!: Las informaciones aquí publicadas NO CONTIENEN KEYS para la decodificación de ningún sistema: NO SON OPERATIVOS en sistemas SAT que precisen de su correspondiente suscripción. ESTA TOTALMENTE PROHIBIDO EL USO DE ESTAS INFORMACIONES PARA LA MODIFICACIÓN O DEFRAUDACIÓN DE SISTEMAS DE ACCESO CONDICIONAL. ESTOS FOROS SON MODERADOS Y NO SE PERMITE LA PUBLICACIÓN DE INFORMACIONES ILEGALES POR PARTE DE LOS USUARIOS. EN CASO DE DETECTARSE ESTE TIPO DE INFORMACIONES, LOS USUARIOS SERÁN EXCLUIDOS DE ESTAS PÁGINAS.
PROHIBIDA LA PUBLICACIÓN DE ENLACES A FIRMWARES ILEGALES