Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies OK | Más información
receptor viark

Chincheta Autor Tema: LA VERDADERA CAJA DE PANDORA  (Leído 2303 veces)

05/11/2008, 19:05

Desconectado brujita-67

  • Usuario Nivel Máximo
  • *****
  • Gracias
  • -Dada: 0
  • -Recibida: 12
  • Mensajes: 2192
  • El buen humor nos salva de las manos del doctor
    • http://img440.imageshack.us/img440/3300/brujita67ht0.gif
messageicon

LA VERDADERA CAJA DE PANDORA

« en: 05/11/2008, 19:05 »
El investigador Salvador Freixedo, en su extraordinario y “forteano” libro, “La Granja Humana”, publicado por Plaza y Janés en enero de 1989, nos relata un suceso insólito e increíble, que él mismo tuvo la oportunidad de tratar en exclusiva. La historia es extraña de principio a fin y muchos podrán pensar, con toda lógica, que un hecho así no puede haber ocurrido en la realidad. Pero si los lectores han estado siguiendo detenidamente las historias que hemos ido contando aquí, se darán cuenta que se trata de un hecho igual de desconcertante.

La identidad del testigo no es desconocida pues éste puso como condición a Freixedo, si deseaba que le contara la historias, que no diera pistas para su identificación.

El suceso ocurrió hace casi sesenta años, cuando nuestro testigo tenía 10 años de edad. Julio, que así le llama Freixedo para otorgarle algún nombre, vio encima de sí, algo que flotaba en el aire como a unos 20 metros de altura. El niño no tenía idea de lo que podría ser aquello y en lugar de huir se fue acercando poco a poco intrigado por averiguar lo que era. Entonces, una fuerza irresistible lo alzó hacia arriba y a lo pocos instantes se encontró en el interior de una sala circular, con una luz “que no era como la del Sol”. Allí vio toda suerte de objetos que no le resultaron en absoluto conocidos. Pero aún no se había recuperado de su asombro, cuando se le acercó una niña de apenas seis años, con una amplia sonrisa, que le invitó a jugar. La “niña” sacó unos juguetes de apariencia desconocida para Julio y ambos se pusieron a jugar con ellos.

Julio era un niño de vida muy humilde y eran pocos los juguetes que conocía, pero, sin embargo, entendió que aquellos que compartía con la niña, nada tenían que ver con los de la Tierra. Uno de esos juguetes llamó especialmente su atención. Era una caja de unos 20 X 20 cm, y cuando la niña colocaba sus manos encima de ella, aparecía una especie de vapor en su superficie, compuesta por muchas luces, inmediatamente después de lo cual afloraba un pequeño humanoide, de apenas un metro de altura, con la inteligencia similar a la del mono. No hablaba, y parecía extrañado por aquello que le rodeaba, como si lo hubiesen traído allí de repente.

La niña, fue capaz de sacar cuantas criaturas deseaba (todas similares entre sí) y la obedecían sin rechistar. Cuando quería hacerlas desparecer, volvía a colocar sus manos sobre la caja y éstas se introducían, convertidas en vapor, por una rendija de la caja.

Julio quedó ensimismado con aquella cajita misteriosa y cuando llegó la hora de regresar, la niña se la regaló.

Julio fue descendido a tierra de la misma forma como había subido, con la caja de las sorpresas entre las manos.

Nuestro protagonista, guardó a buen recaudo su secreto y sólo en ocasiones especiales, se las mostraba a sus amiguitos. Para ello, realizaba un pequeño circo cobrando incluso un centavo por exhibición. Hay que señalar, que julio jamás mostraba los “monitos” de la caja en presencia de adultos, por lo que los mayores pensaban que era “cosa de muchachos”. Sin embargo, el asombro de los niños que conseguían ver cómo Julio sacaba esas extrañas criaturas de la caja, no salían de su asombro.

La niña le había explicado a Julio cómo volver a introducir a los seres en la caja, pero por mucho que lo intentaba, Julio sólo era capaz de sacarlos sin posibilidad de devolverlos a su lugar. Los monos, se quedaban por un momento con cara de asombro, observando el nuevo escenario al que acababan de salir; luego permanecían muy nerviosos al lado de Julio, como esperando recibir órdenes suyas, y cuando veían que éste no reaccionaba, salían corriendo a toda velocidad, perdiéndose en el bosque.

Nuestro protagonista, nunca fue capaz de sacar a las criaturas de la caja con la facilidad que lo hacía la niña, y jamás lograba volver a introducirlos. Salvador Freixedo, nos cuenta que aquellos seres parecían salir a nuestro mundo como si los hubiesen sacado a la fuerza del suyo propio. Miraban a un lado y a otro, buscando por dónde poder huir, y cuando lo hacía, su movimiento era tremendamente rápido, como eléctrico, sin que hubiera posibilidad de volverlos a ver.

Julio sacó a más de cien criaturas de la caja, y fue el único que con el tiempo volvió a encontrarse con ellos; y lo hizo de una forma traumática. Las criaturas empezaron a acercarse a su casa a cualquier hora del día, y se mofaban de él con bromas pesadas, llegando incluso a tocarle (cosa que sólo hacían con él).

Durante años, los “seres”, aunque a cierta distancia, le acompañaban allá a donde fuera. La gente, curiosamente, no los veía, pero los perros sí y cuando los tenían delante, estos huían aterrorizados.

Julio se libró de la presencia de las criaturas cuando arrojó la caja al mar atada con una piedra. Parece, que la caja era quien las atraía.

Julio vive amargado desde que aquella misteriosa niña le regalara la “cajita de las sorpresas”. Algunas desgracias ocurridas en su localidad son atribuidas a los “monitos”. Al menos eso creía Julio cuando habló con Salvador Freixedo. En la actualidad las casi cien criaturas que Julio sacó de la caja mágica, merodean (siempre según el testigo) cerca de la montaña donde el niño tuvo escondida por un tiempo la cajita de sus pesadillas. Es peligroso acercarse a ellas y Julio sospecha que varias muertes ocurridas en la región han sido producidas por ellas.

Pero la historia no termina ahí. Freixedo, reticente, como es lógico, a creer a pies juntillas tan extraño relato, decidió visitar a un anciano, antiguo amigo de Julio, que aún recordaba lo sucedido. Julio hacía mucho tiempo que no le veía, pero recordaba que vivía en un barrio determinado en una ciudad alejada de la suya unos sesenta kilómetros. Ni corto ni perezoso, Freixedo salió en su busca y lo encontró.

“Le hablé de su infancia, de su pueblo natal y de Julio –dice Salvador Freixedo-. En cuanto se lo nombré y le pregunté si recordaba el circo que montaba, sonrío y moviendo la cabeza con un ademán de incredulidad dijo rotundamente:

-Aquel cabrón no sé cómo lo hacía.

-¿Pero qué hacía? –preguntó Freixedo.

     -Tenía una caja de zapatos de la que sacaba unos monos, que la primera vez que los vi delante de mí, dispensando, me lo hice por los pantalones”.

Freixedo le preguntó entonces qué recordaba de aquellas criaturas, y el anciano, aunque habían transcurrido más de cincuenta años, todavía los recordaba. Los había visto en dos ocasiones. El miedo que le producían era tan intenso que por la noche tenía pesadillas y se levantaba de la cama llorando yendo a la de sus padres. Nunca se atrevió a mirarlos fijamente pero recuerda que eran tan altos como él, feísimos y con las orejas puntiagudas. Dice que sus movimientos eran tan rápidos, que en ocasiones desaparecían literalmente de la vista.

Poco más pudo sacarle Freixedo, pero fue lo suficiente como para confirmar que la historia de Julio era cierta.

Relato curioso donde los haya, no cabe duda. ¿No les parece que esta historia debería tener un lugar destacado en los hechos forteanos?


 

GoogleTagged



Related Topics

  Asunto / Iniciado por Respuestas Último mensaje
normal_post * 1 Respuestas
3906 Vistas
Último mensaje 24/12/2008, 01:21
por villaza
normal_post * 0 Respuestas
612 Vistas
Último mensaje 30/04/2009, 21:37
por chris...62
normal_post * 0 Respuestas
517 Vistas
Último mensaje 06/08/2009, 11:05
por vmax
normal_post * 0 Respuestas
5153 Vistas
Último mensaje 25/08/2009, 16:08
por Peter36
normal_post * 0 Respuestas
1380 Vistas
Último mensaje 19/02/2010, 23:04
por livy
normal_post * 0 Respuestas
722 Vistas
Último mensaje 04/05/2010, 23:23
por w1w
normal_post * 1 Respuestas
2122 Vistas
Último mensaje 02/10/2012, 21:07
por suacom
veryhot_post * 48 Respuestas
9318 Vistas
Último mensaje 06/12/2016, 20:47
por juansanti
normal_post_locked * 0 Respuestas
1181 Vistas
Último mensaje 23/07/2016, 23:59
por dixen
normal_post * 6 Respuestas
542 Vistas
Último mensaje 22/01/2017, 22:29
por kri



PadreDeFamilia
!! ADVERTENCIAS !!: Las informaciones aquí publicadas NO CONTIENEN KEYS para la decodificación de ningún sistema: NO SON OPERATIVOS en sistemas SAT que precisen de su correspondiente suscripción. ESTA TOTALMENTE PROHIBIDO EL USO DE ESTAS INFORMACIONES PARA LA MODIFICACIÓN O DEFRAUDACIÓN DE SISTEMAS DE ACCESO CONDICIONAL. ESTOS FOROS SON MODERADOS Y NO SE PERMITE LA PUBLICACIÓN DE INFORMACIONES ILEGALES POR PARTE DE LOS USUARIOS. EN CASO DE DETECTARSE ESTE TIPO DE INFORMACIONES, LOS USUARIOS SERÁN EXCLUIDOS DE ESTAS PÁGINAS.
PROHIBIDA LA PUBLICACIÓN DE ENLACES A FIRMWARES ILEGALES