Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies OK | Más información
receptor viark

Chincheta Autor Tema: Apocalipsis ¿......?  (Leído 2828 veces)

25/09/2008, 23:15

ganimedes

  • Visitante
messageicon

Apocalipsis ¿......?

« en: 25/09/2008, 23:15 »
Apocalipsis

Prólogo del Autor
Todo aquél que quiera escribir un comentario sobre el Apocalipsis tiene una deuda con aquellos que han escrito en el pasado comentarios sobre el Apocalipsis y que han tenido que luchar con sus muchas dificultades. Estos son reconocidos en las referencias. Mounce ha sido mi compañero constante durante la mayor parte de la escritura de este libro. También han sido de ayuda Barclay, Caird, Hailey, Hendriksen, Hughes, Johnson, Ladd, Lang, Milligan, Morris y Wilcock. Otros comentarios y obras consultados están listados al final de la introducción. En ocasiones todos hemos tropezado al pasar por pasajes que no entendíamos o apenas entendíamos. El problema está ilustrado por las muchas interpretaciones distintas que uno puede encontrar, así como las distintas escuelas de interpretación. Tengo una deuda para con una serie de cintas de Malcolm Smith quien fue el primero que me demostró que la clave a gran parte de su interpretación está en la Biblia misma. Hizo que pasajes difíciles de pronto se volvieran brillantemente claros. Su interpretación pertenece a la escuela idealista. Debo notar que a medida que escribía mi comentario mi postura ha cambiado de idealista a más futurista. Cualquiera que escribe sobre el Apocalipsis debe escribir desde su generación y, por lo tanto, he evitado una interpretación preterista y he usado una interpretación más futurista, porque nosotros en el Occidente estamos esperando la aparición del anticristo y necesitamos estar preparados para su venida, que precederá la venida más importante de nuestro Señor. Sin embargo, hay un peligro en estar preocupados con la aparición del anticristo (Ap. 13) porque podríamos estar tan preocupados que nosotros, como iglesia, detengamos nuestra tarea preeminente de predicar el evangelio a todas las naciones y hasta los confines de la tierra, y de hacer discípulos (Ap. 11)

Toda persona que intenta escribir un comentario sobre Apocalipsis trae su propio equipaje, sus propias presuposiciones doctrinales. Lo mismo ocurre aquí. Nadie tiene 'la' interpretación correcta del Apocalipsis. Esto es en parte porque muestra los principios, pero no siempre los detalles (Wilcock). Su interpretación depende de las circunstancias de la iglesia en ese momento. Para algunos, puede ser "¡Despiértense! Fortalezcan lo que se está muriendo..." Para algunos puede ser "Sostengan lo que tienen, para que nadie les quite la corona." El libro de Apocalipsis bendecirá a los que lo escuchan y lo guardan y, por lo tanto, habla a todas las iglesias de todos los tiempos. Para algunos, la bestia es Roma; para otros, es China, Rusia o el futuro anticristo. El lector debe juzgar por sí mismo si el argumento o las escrituras utilizados tienen peso o no. Se espera que las referencias dadas le darán al lector las pistas requeridas para formar su propia opinión acerca de la interpretación. Espero que este comentario muestre la sólida base bíblica del Apocalipsis. En muchas formas un comentario sobre el Apocalipsis es un trabajo de toda la vida, ya que su interpretación - como nosotros - va madurando. Confío en que si usted no está de acuerdo conmigo en algunos puntos me tendrá paciencia. "Todos cometemos muchos errores" (Santiago 3:2). En 1 Tes. 5:21 Pablo les dice que "Sométanlo todo a prueba y retengan lo bueno." Espero que todos los que lean este comentario tendrán esta actitud también.

¿Por qué otro comentario más sobre el Apocalipsis? Como el Everest, porque está allí. Pero también porque estoy convencido de que las claves para su interpretación están en las Escrituras, y para dar el debido reconocimiento a aquellos cristianos perseguidos a través de las edades y aún hoy, para aquellos para quienes la bestia está viva y está librando una guerra contra los santos y los está venciendo. Otra razón es que, como cristianos, todos nosotros, en cada generación, necesitamos conocer las señales de Su venida, escuchar nuevamente y hacer caso del mensaje dentro del Apocalipsis.

Cuando escribí este comentario estaba consciente de los santos que me precedieron y que dieron sus vidas por la verdad del Evangelio. Pero en nuestra generación quería escribir un comentario que fuera relevante, que es la razón por la cual no he incluido mucha información histórica sobre el Imperio Romano. La mayoría de los cristianos en el Occidente están esperando al anticristo, así que es importante buscar las señales de su aparición. Pero a la vez hay cristianos en otras partes del mundo que están pasando por persecución y el Apocalipsis es relevante para ellos también. Así que una interpretación puramente futurista del Apocalipsis no es realmente apropiada para nuestros tiempos.

Es un comentario de referencia porque he tratado de incorporar todas las principales referencias cruzadas en las que está basado o que arrojan luz sobre el libro del Antiguo y Nuevo Testamento y del Apocalipsis mismo. Está también escrito en un esquema de versículo por versículo, y hay alguna duplicación debido a esto. Espero que por lo tanto pueda ser de utilidad como herramienta de referencia así como para arrojar luz sobre un libro que muchos cristianos que toman seriamente sus Biblias pueden encontrar desconcertante. Uno de mis objetivos es hacerlo lo más pastoral posible y mostrar su relevancia para nuestra vida; para aquellos que están bajo persecución y bajo presión para transigir con el mundo, hay mucha aplicación y aliento.

El Apocalipsis es un libro cerrado para muchos, pero para aquellos que lo estudian en forma diligente, les mostrará lentamente sus tesoros, y la alegría de estos descubrimientos recompensará ampliamente el esfuerzo realizado. Recomiendo el último libro de la Biblia a aquellos que están dispuestos a hacer tal esfuerzo.

Quisiera agradecer a Alan Naime, David Easlea y John Platt por revisar el manuscrito y agregar sus comentarios.

Todas las citas son de la versión Reina-Valera 1960, a menos que se indique lo contrario.

(xxxx) se refiere a una fuente desconocida u olvidada. Indica que el pensamiento expresado tuvo su origen en otra persona.

He seguido a Wilcock al partir el Apocalipsis en ocho escenas.

Los números al lado de una palabra en griego son de Strong

Apocalipsis: Un Comentario de Referencia
1. Introducción

--------------------------------------------------------------------------------

Para muchos, al leer el Apocalipsis por primera vez, especialmente como un cristiano nuevo, parece un libro fantástico, pero a medida que uno crece en la comprensión de la Biblia, más de él se vuelve reconocible y familiar. La razón por la que nos parece fantástico es debido al estilo apocalíptico en el que fue escrito. Este estilo sería conocido para los lectores del primer siglo pero no es un estilo que conocemos nosotros y, por lo tanto, es una barrera para nuestra comprensión del mensaje del libro. El objetivo de este corto comentario es rellenar algunos huecos más de nuestra comprensión y mostrar cómo tanto las escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento, y el mismo Apocalipsis, proveen muchas de las claves para la interpretación del libro de Apocalipsis. Se puede ganar mucha comprensión estudiando solamente muchas de las referencias cruzadas dentro de Apocalipsis y en particular los contrastes dentro de él. Está enraizado particularmente en el simbolismo del Antiguo Testamento pero un estudio detallado revela una perspectiva neo-testamentaria en una cantidad de aspectos sorprendente del libro. También contiene una unidad suprema propia, pero su unidad con el resto de la palabra de Dios lo convierten en una mina de oro. El mejor comentario del Apocalipsis son las Escrituras mismas y, por lo tanto, he mantenido los comentarios al mínimo, ya que estos podrían sólo enturbiar el agua. He tratado de contestar la pregunta, "qué significa todo" pero, sin embargo, sólo es posible proveer respuestas para algunas de estas preguntas. No pretendo entender el libro completamente, pero algunas percepciones deberían ser de utilidad.

El Apocalipsis es un libro frecuentemente dejado de lado, en parte porque su simbolismo lo hace oscuro. Por lo tanto, no puede ser leído ligeramente, pero con diligencia entregará sus tesoros a aquellos que los buscan. Otra razón por la cual no se predica sobre él es la advertencia en 22:18-19 acerca de agregar o quitar algo de las palabras de la profecía. Sin embargo, las bendiciones de 1:3 y 22:7 también significan que debe ser leído, escuchado y entendido.

¿Por qué deberíamos estudiar el Apocalipsis?

Dice tener el nivel más alto de autoridad divina de cualquier libro de la Biblia (1:1).
Debido a su simbolismo y, en consecuencia, la dificultad de estudiarlo, es dejado de lado frecuentemente, pero toda Escritura es útil.
Tiene una bendición para aquellos que la escuchan y guardan su mensaje (1:3, 22:7).
Tiene un mensaje para la iglesia a través de las generaciones y ha bendecido y fortalecido a la iglesia a través de las generaciones pasadas.
Tiene un mensaje que es relevante para nosotros hoy, de la misma forma que las cartas a las siete iglesias fueron relevantes en ese tiempo.
Es la última palabra de Dios a la iglesia en las Escrituras, tanto en ubicación como en el tiempo.
Tiene un mensaje específico para aquellos que están sufriendo persecución.
Muestra el final de la historia, la derrota de los enemigos de Dios y la bendición celestial para los santos de Dios.
Nos muestra al Cristo glorificado como ningún otro libro en la Biblia.
El Apocalipsis fue escrito para mostrarles a los siervos de Dios lo que sucedería pronto. Es decir, es una profecía referida al futuro cercano (1:1, 1:3, 1:19, 4:1, 22:6, 22:10) y también al futuro lejano, porque nos muestra el final de los enemigos de Dios. Las palabras de la profecía estaban destinadas originalmente a ser leídas en voz alta. Uno debería suponer que cualquiera con la madurez de la vida cristiana y un buen conocimiento tanto del Antiguo Testamento como del Nuevo Testamento, como ser un anciano, podría entender el libro cuando fue escrito. Hay una bendición para la persona que lee en voz alta el libro a la asamblea, así como para aquellos que escuchan y guardan lo que está escrito en él porque el tiempo para que aquellas cosas escritas en él se cumplan está cerca. El libro muestra la tribulación para los santos en la forma de persecución y tribulación para el mundo en la forma de guerras, hambre, ataque demoníaco, engaños, desastres y plagas de Dios advirtiendo a la humanidad que se arrepienta. Sin duda el Señor tenía en mente un período de persecución bajo el Imperio Romano que duraría hasta Constantino en 314 d.C. cuando le dio esta profecía a Juan, pero Él también tenían en mente todos los períodos de persecución que habría hasta el tiempo de Su retorno. Este es el último libro en la Biblia y por lo tanto es Su última palabra a Su pueblo, advirtiéndonos que seamos fieles hasta el fin cuando Él vuelva en gloria con sus santos ángeles y haga entrar el reino y el reinado eterno de Dios. Este libro tiene la intención de fortalecer nuestra fe hasta que Él vuelva.

Este libro dice ser un apocalipsis (1:1), una profecía (1:3), una epístola (1:4,11; 22:21) y una visión (9:17). Está escrito en parte en el estilo de la literatura judía apocalíptica de ese tiempo (200 a.C. hasta 100 d.C.), y hay también un cuerpo importante de escritos cristiano tempranos que caen en este género (Talbert). Otros ejemplos de este estilo de escritura en la Biblia incluyen partes de Daniel y Zacarías. El equivalente moderno más cercano es la historieta política. Que el Apocalipsis cae dentro del género apocalíptico es una de las claves de su interpretación. Mounce señala que "un papel importante de los apocalipsis era explicar por qué los justos sufrían y por qué el reino de Dios se demoraba". Esto podemos verlo claramente en Apocalipsis, que es de ayuda en ambos puntos. Este tipo de literatura era escrito bajo el seudónimo de alguna persona importante del pasado tal como Moisés o Enoc. En este sentido Apocalipsis es distinto, ya que fue escrito bajo el nombre de Juan, que era un nombre común en ese tiempo. Los apocalipsis suelen ser revelados por un ser celestial, como ser un ángel. Éste es el caso de Apocalipsis. Sin embargo, declara explícitamente que Dios es el autor, pero está mediado por Jesucristo y su ángel. El mensaje de los apocalipsis es expresado usando un simbolismo vívido y describe las luchas entre el bien y el mal en la historia del mundo, en el pasado y en el futuro. Describe al hombre como impotente para vencer al mal. Finalmente Dios intervendrá en forma cataclísmica para destruir los poderes del mal. Esto puede estar asociado con la venida del Mesías y la inauguración del reino de Dios (xxxx). Este idioma apocalíptico sería un estilo conocido para la audiencia de Juan, pero para nosotros nos parece extraño. Ladd comenta que el libro está lleno de alusiones a los escrito proféticos del Antiguo Testamento pero que no hay una alusión similar probada a ninguno de los escritos apocalípticos judíos conocidos. Swete, citando a otra fuente, dice que de los 404 versículos del Apocalipsis hay 278 que contienen referencias a las Escrituras judías y luego da una lista extensa de unas 300 referencias del Antiguo Testamento. Una diferencia entre el Apocalipsis y la literatura apocalíptica judía de ese tiempo debería ser destacada: aunque Juan era judío, también era cristiano, y como tal su mensaje está centrado en Cristo.

La razón para el estilo apocalíptico es probablemente para hacerlo lo suficientemente vívido para aquellos que están pasando por persecución que es quienes está dirigido principalmente. Aquellos bajo persecución podrían no recordar tan fácilmente la teología de las epístolas de Pablo, pero el simbolismo vívido de Apocalipsis podría ser recordado fácilmente (Goldsworthy). El uso de imágenes simbólicas también lo hace significativo para todas las generaciones porque no ata los símbolos a ningún evento específico de la historia de la iglesia. Obviamente el simbolismo de la bestia puede mostrarse que se relaciona frecuentemente con el Imperio Romano (como en la interpretación preterista) pero no está atado sólo al Imperio Romano sino a las tiranías a través de los siglos que persiguen a la iglesia, culminando en el anticristo. También significa que no podemos usar el Apocalipsis para predecir el momento exacto de la segunda venida de Cristo. El objetivo de Apocalipsis es ayudar a preparar al pueblo de Dios para la segunda venida y el tiempo difícil que la precede.

El libro es de un estilo apocalíptico y por lo tanto debe ser interpretado simbólicamente y no literalmente. Tomar un enfoque completamente literal pronto produce dificultades, por ejemplo, cuando tratamos de deducir quiénes son los ocho reyes de Ap. 17:11, o el significado del número de la bestia, 666, o la Nueva Jerusalén, que es un cubo de 12.000 estadios de lado. Por admisión propia es simbólico; Jesús mismo explica el simbolismo de las siete estrellas y los siete candelabros de oro (1:20) y, por lo tanto, nos da a los cristianos al final del segundo milenio una llave para su interpretación.

Ap. 1:20 El misterio e las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candelabros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.

Sin embargo, como profecía es una predicción del futuro tanto como una palabra de parte de Dios. Como epístola, Juan enfatiza el arrepentimiento y la santidad de parte de los santos. Apunta a alentar a los santos a que soporten la persecución y a no transigir con los patrones del mundo, y al hacerlo muestra las recompensas de aquellos que vencen y obedecen las palabras de este libro, y el castigo de los cobardes.

Le debemos al libro de Apocalipsis un caleidoscopio de descripciones y visiones de Jesús en su gloria celestial. Por ejemplo, la visión de alguien "semejante al Hijo del Hombre" (1:13-16), el Cordero como si hubiera sido inmolado (5:6 ff.), el Cordero como el pastor que conduce a su pueblo a fuentes de aguas de vida (7:17), el Cordero de pie sobre el monte de Sion con los 144.000 (14:1), el jinete sobre el caballo blanco como Rey de Reyes y Señor de Señores (19:11 ff.) y el Cordero como lumbrera de la Nueva Jerusalén. También le debemos a Apocalipsis una gran cantidad de nombres de Jesús: el testigo fiel, el primogénito de los muertos, el soberano de los reyes de la tierra, el Primero y el Último, el que vive, el Amén, el soberano de la creación de Dios, el Cordero, el Fiel y Verdadero, la Palabra de Dios, Rey de reyes y Señor de señores, el Alfa y el Omega, la Raíz y Simiente de David, la Estrella Brillante de la Mañana. Nos da también muchos ejemplos de himnos de alabanza y adoración que han inspirado a compositores de himnos a través de los siglos.

2. El mensaje de Apocalipsis

--------------------------------------------------------------------------------

El Apocalipsis nos revela el mundo espiritual y la verdad espiritual usando imágenes de nuestro mundo terrenal, pero desde el punto de vista del cielo (xxxx). Nos muestra el gran esquema de la historia, desde el jardín del Edén hasta el cielo nueva y la tierra nueva. El propósito del libro es alentar a los cristianos en tiempos difíciles, mostrarles que Dios está en control, a pesar de que parezca que los regímenes totalitarios están en control y que pueden perseguir a los cristianos y aun matarlos a voluntad. No está hecho con la intención de mostrarnos el futuro de la historia en términos de eventos específicos, o para permitirnos predecir el futuro, pero sí nos muestra que la historia del mundo seguirá unos principios generales. Por ejemplo, seguirá habiendo guerras, hambre, pestilencias y otros desastres; la iglesia será perseguida por los poderes del mundo que martirizarán a los cristianos. Apocalipsis también nos muestra que los desastres naturales son las advertencias de Dios al mundo. El simbolismo del libro permite que sea interpretado a la luz de las circunstancias a lo largo de la era del Evangelio. La bestia puede ser Roma en el tiempo de Juan; en otros tiempos podría ser la Iglesia Católica, o Rusia o China. A lo largo de la historia de la iglesia siempre han existido aquellos que han perseguido a la iglesia de Dios. Es para estos cristianos perseguidos que se escribe el libro. Puede ser visto como secciones paralelas, cada una de las cuales se concentra en un aspecto en particular de la era del Evangelio, comenzando desde el nacimiento de Jesús hasta el fin de la era. El libro se concentra en el comienzo al principio pero a medida que avanza se concentra más y más en el final que en el comienzo.

Apocalipsis está escrito al principio de un período de persecución que duró más de 200 años, y específicamente a una iglesia en momentos en que el Imperio Romano estaba en control y era exigida la adoración del emperador, so pena de muerte. Se podía lograr una vida fácil sólo siguiendo a la multitud y transigiendo con las normas de Dios. Un poco de adoración al Emperador haría tanto más fácil la vida. Claramente todo alrededor el mal estaba atacando todo lo bueno; la licenciosidad abundaba; la gente malvada controlaba la sociedad. Parece como si Dios no puede ser encontrado en ningún lugar; Él no está haciendo nada con esto. Los cristianos están siendo perseguidos y algunos hasta han sido hecho mártires, y la fe de los cristianos está bajo un ataque intenso. Los cristianos están esperando la vuelta de Cristo, pero Él no ha llegado aún. El libro está escrito para mostrarle a los santos en tiempos tan desconcertantes que Dios el Creador está en control de los eventos del mundo y es responsable por el juicio de la humanidad. Él permite el mal en el mundo pero Él triunfará al final sobre las fuerzas del mal, junto con los Santos. Muestra que los santos deben seguir el ejemplo de Jesús y poner sus vidas en defensa de su fe y como un testimonio a Jesús. Los enemigos de los santos serán derrotados al final: el diablo, los poderes políticos, los falsos poderes religiosos, los perseguidores de la iglesia, la seducción del mundo y sus filosofías. Los juicios de Dios sobre la humanidad son Su respuesta a las oraciones de los santos. Los creyentes deben soportar pacientemente hasta el final y permanecer fieles aun hasta la muerte, en donde está la victoria sobre el enemigo, así como Jesús mismo tuvo que morir a fin de ser victorioso sobre Satanás. Dios al final reivindicará a sus elegidos y podrá verse que se cumple la justicia, pero esto podrá no ocurrir en el transcurso de la vida de la mayoría de los santos. Satanás es el gran engañador, el que engaña al mundo para que se incline ante sus aliados, la bestia y el falso profeta. Sólo aquellos que conocen a Dios y a Su palabra los resistirán. Jesús volverá y sus enemigos serán derrotados, juzgados y castigados por la eternidad. Los creyentes irán a estar con su Señor por siempre y Él morará con ellos. Apocalipsis trata de la historia completa del mundo, desde la ascensión de Cristo hasta el final de los tiempos. La acusación contra el hombre es que no glorifica a Dios como Creador y Señor, persigue a la Iglesia y no se arrepiente de sus pecados. Apocalipsis es el último libro de la Biblia y las llaves de su interpretación están arraigadas en el resto de la Biblia, tanto el Nuevo Testamento como el Antiguo Testamento, y en la comprensión de los eventos contemporáneos de ese tiempo.

El principal mensaje de Apocalipsis está resumido en la carta a la iglesia de Esmirna (2:10):

No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.

Aquí encontramos la primera advertencia de Juan referida a la persecución de la Iglesia. La iglesia es advertida para que sea fiel aun hasta la muerte y recibirá la corona de vida, representada por la Nueva Jerusalén y el río de vida que fluye del trono. No hay nada que temer en la muerte porque después de la muerte irán a estar con el Señor y reinarán con Él por siempre. Hay una muerte que hay que temer y esa es la segunda muerte, que es el lago de fuego, y aquellos que adoran a la bestia irán allí. El cuadro de los santos que se nos da muestra que son perseguidos por su testimonio a favor de Jesús y por la palabra de Dios, y los dos testigos muestran que su testimonio es parte del plan de Dios, porque sin él la séptima trompeta que hace entrar el reino de Dios no podría ser sonada.

Si las advertencias acerca de la persecución son uno de los propósitos de Apocalipsis, otro es advertir acerca de transigir con el mundo. Esto está presentado en las cartas a Pérgamo y Tiatira. Jesús advierte a sus siervos que no deben transigir con el mundo para no compartir sus pecados y sus plagas resultantes (18:4). Su iglesia, Su novia, debe ser sin mancha (14:4 ff). El libro es acerca de dos conjuntos de personas en el mundo. Primero, aquellos que adoran a la bestia y a su imagen reciben la marca del nombre de la bestia y serán atormentados para siempre. Segundo, aquellos que no adoran a la bestia pero guardan los mandamientos de Dios y su fe en Jesús, reinarán con Él para siempre en el paraíso de Dios. Es, también, una advertencia para que los cristianos adormecidos y complacientes se despierten.

También nos advierte acerca de nuestras obras hechas en la tierra para determinar nuestro destino después de la muerte, sea para castigo o recompensa. Las recompensas para aquellos que vencen están detallados al final de cada una de las cartas a las siete iglesias, en tanto que el castigo para los cobardes está descripto en 21:8. Ante el gran trono blanco los muertos son juzgados de acuerdo con lo que han hecho. En 22:12 Jesús anuncia que Él viene pronto: "He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra." En la introducción a la mayoría de las cartas Él anuncia: "Yo conozco tus obras". En 2:23 Él anuncia a la iglesia de Tiatira que recompensará a cada uno de ellos de acuerdo con sus obras. En 14:13 aquellos que mueren en el Señor descansarán de sus trabajos porque sus obras siguen con ellos. La única cosa que podemos llevar a la próxima vida son nuestras obras hechas mientras teníamos el cuerpo. En 14:9 aquellos que adoran a la bestia y a su imagen serán atormentados con fuego y azufre para siempre, mientras que aquellos que son victoriosos frente a la bestia, su imagen y el número de su nombre cantan la canción de Moisés y del Cordero (15:2,3) y los siervos de Dios reinarán por los siglos de los siglos (22:5).

Es, también, un libro acerca de aquellos que adoran a Dios y aquellos que adoran a los ídolos. Juan es claro acerca de que sólo Dios debe ser adorado (ver el comentario sobre 9:20). Aquellos que adoran a la bestia y a su imagen son culpables de idolatría y son castigados con el tormento eterno. En 13:4 Juan pone en claro que los hombres adoran al dragón, que es Satanás, quien le da su autoridad a la bestia. Los capítulos 4 y 5 describen la adoración, tanto de Dios como del Cordero. El ángel en 14:7 ordena a aquellos que viven en la tierra a que "adoren a aquél que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas" y en 14:9-12 vemos el castigo de aquellos que adoran a la bestia y a su imagen y reciben la marca en la frente o en la mano. Dos veces Juan es reprendido porque adora a un ángel en vez de a Dios. Los idólatras son consignados al lago de fuego y azufre y son excluidos de la Nueva Jerusalén. La primera copa es vertida sobre aquellos que adoran a la bestia y a su imagen. Aquellos que no adoran a la bestia y a su imagen reinan con Cristo por mil años.

A veces se dice que Apocalipsis no es relevante para el día de hoy, pero debemos ver un vínculo cercano entre lo que se describe en el libro y la Segunda Venida que por cierto es relevante hoy. El libro describe "las cosas que deben suceder pronto" (1:1), es decir los eventos que preceden la segunda venida. El libro está repleto de advertencias sobre esta segunda venida inesperada, finalizando con "Ciertamente vengo pronto" (22:20). En cada generación Cristo podría volver y la iglesia debería estar esperando y preparada para Su vuelta en su generación. El libro está hecho para preparar al pueblo de Dios para los eventos que preceden su retorno y para Su retorno. En este sentido su mensaje habla a todas las generaciones porque cada generación puede ser la última. Considere la bendición para aquellos que leen y escuchas y guardan la palabras de esta profecía porque el tiempo está cerca (1:3) y la bendición para aquellos que guardan la palabras de esta profecía, habladas en relación con la Segunda Venida (22:7). Cualquier interpretación debería hacer que fuera relevante ahora para que el pueblo de Dios esté preparado para los eventos que preceden a la venida y esté preparado para la venida, porque el tiempo está cerca. Las cartas a las siete iglesias y las promesas para los que vencieren deberían ser vistas en esta luz, especialmente la carta a la iglesia de Sardis (3:1 ff.) donde se le advierte a la iglesia que se despierte o Cristo vendrá a ellos en inesperadamente. La iglesia también es advertida que la bestia hará guerra contra los santos y los conquistará. Este hecho inevitable hace que los santos deban tener paciencia y ser fieles (13:7, 10). El tormento de aquellos que adoran a la bestia también hace que los santos que obedecen a Dios y permanecen fieles a los mandamientos de Dios tengan paciencia y se mantengan fieles a Jesucristo (14:12). En 16:15 Jesús nos advierte acerca de su Segunda Venida inesperada y bendice a aquellos que permanecen despiertos y guardan sus ropas con ellos. En 18:4 nos advierte a que salgamos de Babilonia para que no compartamos sus pecados y sus plagas. En 19:7 nos indica que la novia debe preparase para el novio. Ap. 21-22 muestra la recompensa celestial para aquellos que vencen y el castigo para aquellos que adoran a la bestia. A la luz de esto, cualquier interpretación de este libro debe hacerlo relevante para el pueblo de Dios ahora.

Con relación a la bestia, la iglesia es advertida de que éste silenciará su testimonio (11:7) y que librará una guerra contra el pueblo de Dios y los vencerá (13:7) y que serán puestos en prisión y muertos (13:10). También se nos advierte acerca de un falso Cristo, la bestia que sale de la tierra, que será la máquina propagandística para la primera bestia y ejercerá un control económico. También se nos advierte que no debemos adorar a la primera bestia o a su imagen. Esto tendría implicaciones para la iglesia. Como ejemplo, tome la iglesia en Alemania antes de la segunda guerra mundial, cuando Hitler estaba en ascenso. La iglesia, en su mayoría, lo siguió. Pocos estaban dispuestos a denunciarlo. [Para un relato, lea "The Body" por Charles Colson, publicado por Word Publishing]. Como otro ejemplo, tomen el de China, donde hay persecución. ¿Deberían unirse a la iglesia "estatal" (Three-Self Patriotic Movement) o la iglesia subterránea? Para los alemanes, los chinos o para nosotros, una comprensión correcta del simbolismo de Apocalipsis nos permitirá interpretar los eventos alrededor nuestro y preparar nuestros corazones para lo que va a ocurrir. ¿Quién puede decir que la persecución no surgirá en el Occidente? Pero, para nosotros, tal vez sea la copa de oro seductora de la prostituta la mayor amenaza a la iglesia en el Occidente.

Es también un libro de contrastes. Considere la novia y la prostituta. Considere el destino de aquellos que adoran a la bestia y que son atormentados por los siglos de los siglos con la de aquellos que adoran a Dios y reinarán por los siglos de los siglos. Contraste la bestia con el Cordero. Hay milagros falsos del falso profeta, y los milagros auténticos de los dos testigos. Está la ciudad celestial de la Nueva Jerusalén y la ciudad terrenal de Babilonia, la grande. Está Jesús quien es, y que fue y que será, y la bestia que una vez fue, ahora no es y que subirá del Abismo para ir a su destrucción. Está la segunda muerte en contraste con la corona de vida. Están aquellos con la la marca de la bestia en la frente y aquellos con los nombres del Cordero y el Padre en sus frentes. Compare Babilonia, que nunca tendrá la música de arpas en ella, y los redimidos que tienen sus arpas en el cielo. Babilonia nunca tendrá la luz de una lámpara en ella de nuevo, pero en la Nueva Jerusalén el Cordero es su Lámpara. Babilonia nunca tendrá la voz del novio y la novia en ella de nuevo, mientras que en la Nueva Jerusalén la novia cantará por siempre Aleluya al Cordero. Está la gran cena de Dios y la cena de las bodas del Cordero. Están los cobardes que irán al lago de fuego y aquellos que vencen, que tienen el agua de vida. Están los siervos de Dios que lo sirven día y noche y el Diablo que los acusa día y noche. Compare al Cordero como inmolado y la bestia con la herida mortal. Están aquellos que no tienen descanso día y noche y aquellos que descansan de sus labores.

Vencer o conquistar (gr. nikao:G3528) es una palabra clave en el libro. Al final de cada una de las cartas a las siete iglesias se les insta a que venzan para que puedan recibir su recompensa celestial, así como Cristo venció y se sentó con su Padre sobre el trono (3:21). En 21:7 "El que venciere heredará todas las cosas" refiriéndose a la visión de Juan del cielo. En 12:11 los santos han vencido al diablo por medio "de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos". En 6:2 vemos un caballo blanco cuyo jinete "tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer". En 13:7 a la bestia "se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos". En 17:14 los diez reyes hacen guerra contra el Cordero, "pero el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles". Apocalipsis puede ser considerado como una expansión o comentario de Rom. 8:35-39 en el que somos más que vencedores por medio de aquél que nos amó (Rom. 8:37).

(Rom. 8:35-39) ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? {36} Como está escrito    :P    or causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos contados como ovejas de matadero. {37} Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. {38} Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, {39} ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Otra frase clave es "paciencia" que ocurre cuatro veces en el libro (1:9, 3:10, 13:10, 14:12) que se refiere a la paciencia bajo la persecución.

Apocalipsis está escrito a los siervos de Dios para mostrarles lo que pronto sucedería. Hay una bendición para todos los que leen, escuchan y guardan las cosas escritas en él. Esto incluye a los siervos de Dios desde la generación de Juan hasta la generación que esté cuando vuelva Cristo. Insta a todo el que escucha a que venza para que pueda comer del libro de la vida en el paraíso de Dios. El libro pone en un lugar prominente la segunda venida de Cristo, mientras que el futurista considera a la mayor parte como inmediatamente anterior a la llegada de Cristo. Cristo realmente viene de nuevo a todos los que mueren antes de su segunda venida; para algunos, la muerte traerá regocijo y alabanza, en tanto que para otros traerá lamentación. Este libro está escrito a los mártires, para decirles que en la muerte se vuelven vencedores, quienes "han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte" (12:11).

Los cristianos que viven entre la primera y segunda venida de nuestro Señor viven en un estado de tensión entre las realidades espirituales, que son percibidas por fe, y la vida de los sentidos vivida sobre la tierra (xxxx). Apocalipsis nos muestra la realidad celestial de Dios sobre su trono gobernando el universo (Cap. 4). Nos declara que Jesús es el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el soberano de los reyes de la tierra (1:5). Que Jesús resucitó de los muertos nos garantiza que nosotros también resucitaremos de los muertos; Jesús es el soberano de los reyes de la tierra aunque esto no parezca ser así. Cuando Jesús vuelva todos los santos muertos resucitarán de entre los muertos y los enemigos de Dios serán derrotados. Así, nuestra fe en las realidades celestiales descriptas en Apocalipsis y en el resto de la Biblia será reivindicada. La tensión está ilustrada más todavía en 1 Juan 3:2: ahora somos hijos de Dios, pero no sabemos cómo serán nuestros cuerpos futuros, excepto que cuando venga Cristo "seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es". Pablo también habla acerca de la esperanza cristiana de la redención de nuestros cuerpos (Rom. 8:23-25), que ocurrirá con Su venida (1 Cor. 15:12 ff., 1 Tes. 4:13-18). Note que Cristo ya ha resucitado de los muertos, pero los muertos en Cristo no resucitarán de los muertos hasta que Él venga de nuevo. Hasta entonces vivimos por fe en el Hijo de Dios quien murió por nosotros y resucitó por nosotros. Ahora vivimos por fe y no por vista (1 Juan 5:4-5, 2 Cor. 5:1-7).

Así como Génesis nos cuenta el comienzo de la historia, Apocalipsis nos dice cómo terminará. En un sentido Apocalipsis no es nada nuevo, pero enfatiza y repite en una forma nueva y vívida, en imágenes, lo que el resto de las Escrituras le dicen a la iglesia. Es el último mensaje de Dios a la iglesia, diciéndole que será perseguida, pero que Él - Dios - está en control y que ella finalmente será victoriosa sobre sus enemigos. Al final del primer siglo Dios sabía que había siglos de persecución por delante de la iglesia, y ésta es la forma de preparar a la iglesia y consolarla en sus problemas. Le muestra que hay un final feliz para aquellos que venzan.

Para aquellos que no conocen al Señor, que no conocen su amor y no han sido liberados de sus pecados (1:5), su mensaje está dado en Salmos 2:

(Salmos 2:10-12) Ahora pues, oh reyes, sed prudentes; Admitid amonestación, jueces de la tierra. {11} Servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor. {12} Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían.

Y también por el ángel en 14:7

Diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.

Apocalipsis describe la imagen espantosa del lago de fuego para aquellos que no están en el libro de la vida del Cordero. Apocalipsis declara a Dios como Creador y a Jesús como redentor y es a Jesús a quien debemos venir para la salvación. El cuadro del Cordero que fue inmolado muestra al mismo Jesús que murió en la cruz por nuestros pecados ahora exaltado a la mano derecha de Dios. El uso del término Cordero en Apocalipsis es un recordatorio constante de que Jesús murió por nuestros pecados. Es también un recordatorio entre mucha aflicción para el mundo de la gracia de Dios que está disponible para todos los que se vuelven de sus pecados hacia Jesús.

Ap. 5:9 indica que Jesús murió por cada grupo de personas en la tierra y por lo tanto Su salvación está disponible libremente para cualquiera. Ver también 7:9 que indica que las personas de cada grupo de personas estarán representadas en el cielo, y 14:6 en donde un ángel proclama el Evangelio a cada grupo de personas sobre la tierra.

(Ap. 5:9) Y cantaban un nuevo cántico, diciendo    :D    igno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación.

En 21:6 y 22:17 Dios, el Espíritu y la iglesia invitan a aquellos que tienen sed, los que quieran, a tomar el don gratuito del agua de la vida.

(Ap. 21:6) Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y el Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.

(Ap. 22:17) Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.

Él esta parado a la puerta de nuestros corazones y está golpeando, y nosotros necesitamos invitarlo a que entre y tener comunión con Él (3:20).

Apocalipsis da por supuesto el resto de la Biblia, que es el motivo por el cual no da un plan detallado de salvación. Las siguientes escrituras pueden ser de ayuda para aquellos que quieran descubrir a Dios y a Jesús por sí mismos: Isaías 53, Lucas 5:31-32, Hebreos 11:6, Juan 3:16-17, 6:44, 20:31, 1 Timoteo 2:3-6, Hechos 3:19, 17:30-31, 20:21.

2.1 Un Retrato del Cristo Resucitado, Ascendido y Glorificado en Apocalipsis

--------------------------------------------------------------------------------

El primer versículo de Apocalipsis declara que el libro es "La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto." Esto puede ser interpretado de dos maneras: como una revelación de la persona de Jesucristo o como la revelación que proviene de Dios mediante Jesucristo. No tiene sentido argüir a favor de una interpretación en contra de otra, porque ambas son verdaderas. El Apocalipsis nos muestra el Cristo resucitado, ascendido y glorificado como ningún otro libro en la Biblia y sigue un breve retrato de Jesucristo que nos da Apocalipsis. El libro de Apocalipsis tiene también muchos títulos divinos de Jesucristo. También deberíamos notar que al principio del libro es llamado Jesucristo y no sólo Jesús o el Cristo. Jesús enfatiza su vida terrenal y su papel como Salvador, porque Jesús significa "Él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mt. 1:21). Cristo enfatiza su origen celestial porque Él es el Ungido de Dios. Mike Bickle en su libro "A Passion for Jesus" dice que a fin de vencer a las persecuciones y a las tentaciones del mundo es necesario conocer en forma íntima a la persona de Jesús. Meditar en las descripciones de Jesús en Apocalipsis es una forma de hacer esto.

En 1:1 encontramos que Dios le dio a Jesucristo la revelación para mostrar a sus siervos lo que pronto debía suceder. Así, desde el mismo principio del libro, Jesús puede verse como el amo de sus siervos, mostrándole el bosquejo del futuro.

En 1:5 Jesucristo es descripto como:

El testigo fiel
El primogénito de los muertos
El soberano de los reyes de la tierra
El que nos amó y nos lavó de nuestros pecados con su sangre
El que nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre
Aquél a quien sea la gloria e imperio por los siglos de los siglos
El que viene de nuevo a la plena vista de todo el mundo
En 1:13 encontramos a alguien "semejante al Hijo del Hombre" parado entre las siete iglesias. Esto enfatiza su humanidad, la que nunca perdió cuando ascendió a los cielos. El universo está controlado por un hombre, el primero entre muchos hermanos. Sigue después una descripción de este hombre glorioso "vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego; y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas. Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza" (1:13-16). La visión de él fue suficiente para hacer que Juan cayera a sus pies como muerto. Jesús entonces da algunos de sus títulos divinos (note los "Yo soy"):

Yo soy el primero y el último. Yo soy el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos. Yo tengo las llaves de la muerte y del Hades

Luego vienen las cartas a las siete iglesias de aquél que camina entre las siete iglesias y cuyos ojos refulgentes observan su condición. Para cada iglesia él conoce sus obras mientras camina entre ellas. Alaba lo que está bien y reprueba y corrige lo que está mal. Él también promete recompensas celestiales para aquellos que vencieran.

Éfeso: Estas son las palabras de aquél que tiene las siete estrellas en su mano derecha y camina entre los siete candelabros de oro (2:1)
Esmirna: Estas son las palabras de aquél que es el primero y el último, que murió y volvió a la vida (2:8)
Pérgamo: Estas son las palabras de aquél que tiene la espada aguda de dos filos (2:12)
Tiatira: Estas son las palabras del Hijo de Dios, cuyos ojos son como llama de fuego y cuyos pies son como bronce bruñido (2:18)
Sardis: Estas son las palabras de aquél que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas (3:1)
Filadelfia: Estas son las palabras de aquél que es santo y verdadero, que tiene la llave de David. Lo que Él abre nadie puede cerrar, y lo que Él cierra, nadie puede abrir (3:7)
Laodicea: Estas son las palabras del Amén, el testigo fiel y verdadero, el soberano de la creación de Dios (3:14)
En Ap. 5 vemos a Cristo como el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, como el que ha triunfado. Está parado en el centro del trono de Dios, rodeado por seres vivientes y ancianos, lo que lo retrata como en el mismo centro del cielo. Entonces es presentado como el "Cordero como inmolado"(5:6) cf. Is. 53:7.

En 5:7 Él es el único digno en la creación de tomar el rollo de la mano del Padre.

Luego es adorado por las cuatro criaturas vivientes como el que es digno de abrir los sellos:

Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos;Porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, De todo linaje y lengua y pueblo y nación; [10] Y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, Y reinaremos sobre la tierra

Luego es adorado por los ángeles como el que es digno:

El Cordero que fue inmolado es digno de tomar. El poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza

Luego es adorado por toda la creación:

Al que está sentado en el trono, y al Cordero, Sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, Por los siglos de los siglos

Jesús es adorado junto con Dios

En Ap. 6 Él es el que abre los siete sellos para revelar el contenido del rollo.

En 7:14 tenemos la descripción maravillosa de la gran multitud, como aquellos que han lavado sus ropas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. En 7:17 encontramos al Cordero descripto como su Pastor que los conduce a fuentes de agua de vida.

En 12:5 Él es descripto como el que "regirá con vara de hierro a todas las naciones"

En 13:8 el libro de la vida pertenece al Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.

En 14:14 ff. Él es el que siega la cosecha de la tierra

En 19:7 encontramos que la novia se ha preparado para las bodas del Cordero

En 19:11 ff. Encontramos unas de las descripciones más completas del Cordero en victoria sobre sus enemigos.

Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

Ap. 19:17-21 describe la victoria final del Cordero sobre la bestia y el falso profeta y sus ejércitos. La victoria sobre Satanás se describe en el capítulo 20.

Ap. 21:22 encontramos al Señor Dios Todopoderoso y el Cordero en el templo de la nueva Jerusalén y el Cordero como la lámpara de la nueva Jerusalén

En 22:1 encontramos que la fuente del río de vida es el trono de Dios y del Cordero

En 22:12 Jesús testifica que Él viene pronto con su recompensa. Será Él quien recompensará a los justos y a los malvados por sus obras.

Él es descrito en 22:13 con los títulos divinos, como "el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último". No hay prueba más excelente de la Deidad de Cristo en la Biblia que este versículo. En 1:8 y en 21:6 Alfa y Omega se refiere claramente a Dios.

En 22:16 se describe a sí mismo como "la raíz y el linaje de David y la estrella resplandeciente de la mañana."

Finalmente, es Cristo el que testifica acerca de la verdad de este libro y quien dice "Ciertamente vengo en breve."

 
 
 

25/09/2008, 23:19Respuesta #1

ganimedes

  • Visitante
messageicon

Re: Apocalipsis ¿......?

« Respuesta #1 en: 25/09/2008, 23:19 »
3. La Interpretación de Apocalipsis

--------------------------------------------------------------------------------

Goldsworthy clarifica los principios de interpretación que corresponden cuando nos cruzamos con pasajes oscuros en Apocalipsis.

i. Debemos dejar que los textos más claros tomen precedencia ante los más oscuros

ii. No podemos dejar que un punto de doctrina sea establecido sobre una visión apocalíptica en oposición a declaraciones claras en un sentido opuesto en el material epistolar del Nuevo Testamento (es decir, las cartas)

iii. Él también insiste en que el Evangelio de Jesucristo es la llave de la interpretación de toda la Biblia

En algunas formas interpretar el Apocalipsis es como un rompecabezas: primero debemos encontrar las piezas de las esquinas. Un ejemplo obvio es el Cordero y el jinete del caballo blanco en el capítulo 19, que es el Cristo exaltado. Luego hay otros símbolos que son definidos en el libro, como los candelabros y el dragón. A partir de éstos vamos a los símbolos más oscuros pero que están basados claramente en el Antiguo Testamento, como ser las siete trompetas y copas, que están tomadas de las plagas de los egipcios, y la bestia de la tierra, basada en las visiones de Daniel. Resulta claro, entonces, que es posible hacer un marco a partir de lo que está menos oscuro, dentro de lo cual podemos incorporar lo más oscuro. Es poco probable que podamos completar todo el rompecabezas, pero si el marco es correcto podremos, al menos, captar una porción del cuadro completo.

Este comentario supone que las claves de su interpretación están en las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamento, pero que es necesario una interpretación del Nuevo Testamento. Supone que es simbólico, a menos que la intención sea claramente literal. Supone que el autor del libro es Dios y que está escrito para la iglesia a través de las edades, desde la escritura de la carta hasta la Segunda Venida. El contenido concierne principalmente el destino de la iglesia y de sus enemigos. La simbología permite que sea interpretado a la luz de la situación histórica corriente a lo largo de la historia de la iglesia, sin ser específico a un evento en particular, aunque hay eventos específicos registrados, como el nacimiento de Cristo y la segunda venida. Muchos de los eventos registrados en el libro son paralelos con otros eventos en el libro. El libro puede ser visto desde el punto de vista de los eventos en el pasado, los eventos corrientes y los eventos del futuro. Todos son significativos.

3.1. Las cuatro escuelas interpretativas
Hay cuatro escuelas de interpretación.

i. La preterista (de pretérito=pasado): describe en un lenguaje velado los eventos del propio tiempo de Juan hasta el final del Imperio Romano o, por lo menos, hasta la conversión de Constantino. Esta interpretación tiene la desventaja de que sólo es significativa para ese tiempo, pero para nosotros no es tan relevante. La bestia puede ser vista sólo como el Imperio Romano y Babilonia es Roma. Sin embargo hay claras referencias a la Roma del tiempo de Juan y es útil conocer las circunstancias del tiempo de Juan al interpretar el libro. En Ap. 1:11, a Juan se le dice "Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia; a Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea", así que de alguna forma es similar a las cartas de Pablo a los Romanos, Corintios, Colosenses, Efesios y Tesalonicenses. Tanto en las cartas de Juan como en las de Pablo, Dios ha escogido que éstas sean preservadas para Su iglesia a través de los siglos. Así como la carta a los Corintios trata problemas específicos que tenían entonces, también trata con estos problemas para los siglos futuros. En la misma forma, Apocalipsis trata con los problemas enfrentados por las siete iglesias de Asia, pero también tiene mucho que decir a las generaciones futuras. Debido a que Juan usa imágenes simbólicas, el Apocalipsis no está atado sólo al Imperio Romano sino que también puede ser usado para describir sucesivas tiranías perseguidoras a lo largo de los siglos. Los siguientes tres métodos de interpretación tratan con el valor del Apocalipsis para las generaciones futuras en distintas formas.

ii. La historicista: éste es un cuadro de toda la historia, desde la primera venida de Cristo hasta Su segunda venida, y más allá. En este método la gente tratará de hacer que las secciones del Apocalipsis encajen con eventos históricos específicos. La bestia es vista como la manifestación corriente de la bestia, como el papado en el tiempo de la Reforma. Esta posición es insostenible porque habrá una gran variedad de interpretaciones a través de las edades. Pero, dado que los principios son válidos para todas las generaciones, como sugeriría el idealista, cada generación debería poder identificar los personajes retratados por Apocalipsis. Por lo tanto, la visión del historicista no debería ser denigrada. Ha provisto consolación en tiempos de persecución a lo largo de la historia de la iglesia. La interpretación histórica más importante desde el siglo XII hasta los tiempos de la Reforma hace que el papado sea la bestia y Roma o la iglesia romana, Babilonia. Sin embargo, hacer de Apocalipsis un cuadro de toda la historia humana y como consecuencia usarlo para predecir cuándo llegará el fin está mal, y no era la intención cuando fuera leído Apocalipsis, pero usarlo para fortalecer al pueblo de Dios que estaba pasando por pruebas específicas es un uso válido.

iii. El idealista; entre mensajes para el primer siglo y profecías del futuro lejano, trata principalmente con principios que son siempre válidos en la experiencia cristiana. La bestia es el Imperio Romano en el tiempo de Juan, pero también una sucesión de imperios impíos que conducen hasta el último imperio del que surgirá el anticristo. Dado que los cristianos han sido perseguidos a lo largo de las generaciones, cada generación debería poder identificar cuál es su bestia.

iv. El futurista: es mayormente una profecía de eventos que están por ocurrir, especialmente justo antes de la venida de Cristo. Esta es la interpretación normal de alguien que lee el libro por primera vez porque su simbolismo parece tan fantástico. Significa que el libro será especialmente relevante para los de la última generación. La bestia es vista como el anticristo que emerge de un Imperio Romano redivivo. Es claro que la Segunda Venida aparece en forma prominente a través del libro, y por lo tanto hay verdad en el punto de vista futurista, pero esta visión tiende a pasar por alto la verdad espiritual que es valiosa hoy. Sin embargo, note que a Juan no se le dice que selle el libro (Ap. 22:10) porque el tiempo está cerca, aunque a Daniel se le dijo que sellara el libro hasta el tiempo del fin (Dan. 12:4). Esto significa que el libro está a punto de comenzar su cumplimiento. El libro de Apocalipsis fue escrito inicialmente a las siete iglesias de Asia y de aquí el punto de vista preterista. Sin embargo, el libro alcanzará su cumplimiento final cuando aparezca el último anticristo y Cristo vuelva; este es el punto de vista futurista. Ladd divide los puntos de vista futuristas en dos tipos, el moderado y el extremo, conocido como dispensacionalismo. El segundo hace una marcada distinción entre Israel y la iglesia, las cartas a las siete iglesias tratan con las siete edades de la historia de la iglesia, del capítulo 7 en adelante se refiere a Israel porque la iglesia ha sido llevada en el rapto a esta altura, así que no sufre la gran tribulación, que ocurre durante los últimos 3 y medio años de la historia. Este punto de vista es sostenido ampliamente en Norteamérica. El mejor exponente de este punto de vista es Walvoord.

El futurista argumentará que la interpretación preterista está errada porque el Apocalipsis trata de los últimos tiempos, pero durante el tiempo del Imperio Romano la interpretación preterista era el último tiempo. Un comentario similar podría hacerse de la interpretación historicista durante la Reforma. La interpretación idealista es probablemente la más relevante hoy, para satisfacer las necesidades de hoy durante los tiempos difíciles cuando los cristianos están bajo presión y por cierto no descuenta una realización futura tampoco. Yo cuestionaría fuertemente la idea de que Apocalipsis sólo tienen una realización futura.

El problema para cualquiera que trate de interpretar el libro es que al leer el texto uno puede encontrar apoyo para todos estos puntos de vista, que es la razón por la que hay una variedad tan amplia de interpretaciones y - por cierto - desacuerdos. En un sentido todos tienen razón. El futurista ve a la bestia como el futuro anticristo; el historicista ve la bestia de la historia; el preterista ve la bestia en los tiempos romanos; y el idealista ve una sucesión de bestias que conducen hasta el anticristo. El futurista escribe desde el punto de vista de una iglesia que no está sufriendo persecución ahora pero que la espera para el futuro, especialmente del anticristo. El historicista escribe desde el punto de vista de la persecución actual o la persecución reciente como eventos históricos y los encuentra en Apocalipsis. El idealista mira a los períodos anteriores de persecución y ve principios generales dentro de Apocalipsis que los pueden explicar. El preterista escribe acerca de cómo Apocalipsis explica la persecución bajo el Imperio Romano. Todos son correctos, pero todos ven la verdad desde una perspectiva diferente. Este comentario está escrito mayormente desde un punto de vista futurista e idealista, porque esta interpretación será la más útil a la iglesia en esta generación en el Occidente. Si bien la iglesia en Occidente no está sufriendo persecución, todavía se está librando una guerra contra ella en la forma de doctrina falsa y la seducción de los valores mundanos.

Mounce destaca que "Juan mismo no podía ser preterista, historicista, futurista e idealista, sin contradicción. Él escribió desde su propia situación inmediata. Sus profecías tendrían una realización histórica, anticipó una consumación futura y reveló principios que operaban debajo del curso de la historia. El problema interpretativo surge del hecho de que el Fin no llegó en hora." Si el autor de Apocalipsis es el autor del cuarto evangelio, entonces ciertamente esperaba estar vivo cuando volviera Cristo (Juan 21:21-24). Si leemos la primera carta de Juan, 2:18 indica que él consideraba que él estaba viviendo en la última hora.

Ap. 1:3 nos dice que hay una bendición para el que lee las palabras de esta profecía y guarda su mensaje porque el tiempo está cerca (ver también 22:10). De aquí se nos asegura que el contenido es relevante ahora, de la misma forma que la Segunda Venida de nuestro Señor es relevante ahora, de la misma forma que era hace 1900 años. Para los escritores del Nuevo Testamento el tiempo de la venida del Señor está siempre cerca (Fil. 4:5, Stg. 5:8, 1 Pedro 4:7). Jesús nos advierte que estemos listos para Su retorno porque Él viene a la hora que no pensamos (Mt. 24:44). Por lo tanto Apocalipsis nos advierte que estemos listos porque los eventos que describe pueden ocurrir en cualquier momento. Por lo tanto, cualquier interpretación que pone los eventos ya sea en el pasado o futuro distantes es engañoso porque su propósito es preparar nuestros corazones ahora para lo que viene pronto. Así como hay una bendición para aquellos que guardan el mensaje de este libro al comienzo de Apocalipsis, así en el final (22:7) hay una bendición para los que guardan las palabras de Apocalipsis, junto con un recordatorio de que Jesús viene pronto. Parte del mensaje de Apocalipsis es preparar a Su pueblo para Su segunda venida y los eventos que la preceden.

Ladd habla bastante acerca de la naturaleza doble de la profecía, que tiene cumplimiento tanto inmediato como distante. Un ejemplo de esto es el discurso del monte de los Olivos que estaba referido al juicio histórico de Jerusalén en manos de los romanos en d.C. 70 (Lucas 21:20 ff.) y la aparición escatológica del anticristo (Mt. 24:15 ff.). De la misma forma, Apocalipsis tuvo su cumplimiento inmediato en la serie de persecuciones romanas sobre los cristianos hasta Constantino en d.C. 313, así como en la aparición del anticristo en el futuro distante. Por lo tanto, la interpretación correcta es una mezcla de los puntos de vista preterista y futurista, y que incluya cualquier tribulación que experimente la iglesia entre estos dos períodos.

Si bien gran parte del libro puede ser interpretado para que describa eventos al final de la era, esto está a continuación de una sucesión de eventos que conducen al clímax de la historia. Es un hecho de la historia que a lo largo de la era del Evangelio ha habido imperios políticos y religiosos que han perseguido a la iglesia. El libro de Apocalipsis está escrito para aquellos santos así como para los del reino del anticristo. La idea de que la iglesia no estará en la tierra cuando sea revelado el anticristo no se encuentra en Apocalipsis y esta idea le hace un gran daño a los creyentes de hoy. Este comentario usa una combinación de enfoques. Gran parte del libro incorpora las circunstancias del tiempo de Juan, lo cual debe formar la base de cualquier interpretación, porque fue escrito para las siete iglesias de Asia. Describe lo que va a ocurrir pronto, en el futuro cercano, pero también mira hacia el futuro distante, describe los últimos tiempos también, así que se usa una combinación de preterista, futurista e idealista. El enfoque utilizado dependerá del texto. Para el preterista la bestia es el Imperio Romano y su emperador. Para el idealista es una sucesión de imperios tiránicos a lo largo de la historia que persiguen a los santos. Pero para el futurista todos estos hallan su mayor cumplimiento en el reino del anticristo. Hay verdad en todos estos puntos de vista. El hecho que el libro dee suficiente ambigüedad para que todos estos puntos de vista sean verdaderos es probablemente deliberado para que cada generación pueda beneficiarse del libro. Su simbolismo también significa que Apocalipsis no puede ser usado para predecir el futuro, el que siempre está velado para el hombre (cf. siete truenos en 10:3-4). Su propósito es prepararnos para el futuro, especialmente para la consumación de todas las cosas, cuando Cristo sea revelado.

3.2 El Milenio
La interpretación que uno escoja es probable que esté influido por la teología que uno tenga acerca del milenio:

a. Premilenialismo: El retorno de Cristo en poder y gloria le quitará a Satanás todo su poder, resucitará a los muertos cristianos y establecerá el reino de los santos en la tierra. Después de mil años, Satanás volverá a emerger de su prisión, intentará una vez más destruir a los santos, fallará y será destruido él mismo. Entonces vendrá la resurrección del resto de los muertos y el juicio del gran trono blanco, la destrucción final de los malvados y la construcción de un cielo y tierra nuevos. Se suele sostener que la aparición del Anticristo, la tribulación y el rapto han tenido lugar antes de la llegada de Cristo en victoria y esto ocurre antes (pre) del milenio. De aquí el nombre de esta interpretación.

b. Amilenialismo: No hay un milenio literal; los 1000 años son simbólicos. Representan todo el tiempo entre la vida de Jesús en la tierra y su segunda venida. Hay, sin embargo, un milenio bíblico (ver Amillennialism today, William E. Cox).

c. Posmilenialismo: Cristo vuelve después (pos) del milenio. El milenio es la victoria del Evangelio en esta era presente, a veces 1000 años literales.

3.3 El Rapto
Hay también tres puntos de vista sobre el rapto:

a. Rapto antes de la tribulación: Este es un punto de vista relativamente nuevo. Se ha extendido principalmente debido a su inclusión en la Biblia Scofield y ha sido popularizado por los escritos de Hal Lindsay. Cristo vendrá a tomar a su iglesia del mundo mediante el rapto. Esto será seguido por la gran tribulación. A continuación, Cristo vendrá de nuevo en gran poder y gloria con sus santos y ángeles. Hay, entonces, una segunda y una tercera venida, una para y otra con la Iglesia. Esto es claramente antibíblico pero es creído ampliamente en el Occidente porque significa que los cristianos no pasarán por la gran tribulación. Sin embargo, muchos mártires podrán estar en desacuerdo con este punto de vista.

b. Rapto después de la tribulación: Esta es la interpretación tradicional común. La Iglesia pasará por la gran tribulación y cuando Cristo venga de nuevo se reunirá con Él en el aire.

c. Rapto en medio de la tribulación: Éste es similar al rapto antes de la tribulación: la iglesia pasará por la mitad de la tribulación antes de que ocurra su rapto

En la Biblia el rapto claramente coincide con la segunda venida (ver 1 Tes. 4:13-17 y también 1 Cor. 15:52) y Él vendrá luego de un período de gran aflicción, y después que los cuerpos celestes sean sacudidos (Mt. 24:30-31, comparar con Mr. 13:14-26). En Apocalipsis el rapto es descripto en Ap. 11:12, en donde los dos testigos que representan a la iglesia que testifica suben al cielo en una nube. Las nubes suelen asociarse con la segunda venida en la Biblia (ver Mt. 26:64, Mr. 13:26, Mr. 14:62, Ap. 1:7, 14:14, Ez. 30:3, 1 Tes 4:17, Dn. 7:13, Joel 2:2, Sof. 1:15).

(1 Tes. 4:13-17) Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. {14} Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron con él. {15} Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. {16} Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. {17} Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. {18}

(Mt. 24:29-31) E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. {30} Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. {31} Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

3.4 Persecución
La interpretación de uno también esté probablemente determinada según si usted personalmente, o su iglesia, está pasando por persecución. Si es así, entonces es poco probable que tomará un punto de vista futurista o preterista. En el prólogo de Apocalipsis dice que este libro es para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto (v. 1). "Pronto" cubre toda la era del Evangelio, como en "Vengo pronto". También, "Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca." Este prólogo da la impresión que el contenido es relevante para todas las generaciones de cristianos desde el tiempo en que fue escrito hasta la segunda venida.

(Ap. 1:1) La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, {2} que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto. {3} Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.

¿Por qué son perseguidos los cristianos? Básicamente porque reconocen una autoridad superior al emperador, es decir Jesús, y por lo tanto no van a adorar al emperador. Apocalipsis fue escrito en un tiempo de persecución (ver sección sobre Autoría y Fecha más abajo). Juan también nos muestra que la persecución surge porque Satanás sabe que su tiempo es corto y para que pueda lastimar al Hijo lastimando a sus santos. Jesús habló de otras razones para la persecución: los santos no pertenecen al mundo; ellos han sido escogidos de entre el mundo, que es la razón por la que el mundo los odia. Si pertenecieran al mundo, el mundo los amaría (Juan 15:19). El mundo odia a los santos pero ellos deben tener en cuenta que el mundo lo odió primero a Jesús (Juan 15:18, 20). La razón por la que le mundo los odia es porque no lo conocen a Dios (Juan 15:21). La persecución es, en esencia, seguir las pisadas de Jesús, quien murió en la cruz. Cuando los santos son perseguidos, Jesús es perseguido también, como cuando Pablo persiguió a los cristianos (Hechos 9:4-50).

Que el Apocalipsis fue escrito a las iglesias que estaban pasando por persecución puede verse de los siguientes versículos que se relacionan con la persecución dentro de Apocalipsis:

Juan mismo estaba en Patmos por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesús (1:9)
Antipas fue muerto en Pérgamo (2:13)
La iglesia en Esmirna estaba a punto de ser probada por Satanás y algunos serían echados en la cárcel y algunos hasta serían muertos (2:10)
El quinto sello muestra las almas de aquellos que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y el testimonio que tenían (6:9)
La gran multitud había salido de la gran tribulación (7:14)
La bestia del abismo mata a los dos testigos cuando habían terminado su testimonio (11:7)
Los que vencieron a Satanás menospreciaron sus vidas hasta la muerte (12:11)
El dragón salió para hacer guerra contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesús (12:17)
A la bestia del mar se le dio poder para hacer guerra contra los santos y vencerlos (13:7)
La cautividad y ser muertos por espada requiere paciencia y fe de parte de los santos (13:10)
La bestia del mar mató a todos los que se rehusaron a adorar la imagen de la primera bestia (13:15)
La tercera copa es justa porque los habitantes de la tierra derramaron la sangre de los santos y de los profetas (16:5-6)
La prostituta, Babilonia, estaba ebria con la sangre de los santos (17:6)
En Babilonia fue hallada la sangre de los profetas y de los santos, y de todos aquellos que han sido muertos en la tierra (18:24)
Después de su destrucción, los santos se regocijan porque Dios ha vengado la sangre de sus siervos (19:1-2)
Durante el reino del milenio Juan ve las almas de aquellos que han sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios (20:4)
Para Juan son de mucha importancia aquellos que dan su testimonio de Jesús. El libro de Apocalipsis está escrito para alentar a aquellos que mantienen el testimonio de Jesús, quien es el testigo fiel.

(Ap. 1:2) que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto.

(Ap. 1:9) Yo, Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en al tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.

(Ap. 6:9) Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y el testimonio que tenían.

(Ap. 11:7) Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá, y los matará.

(Ap. 12:11) Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

(Ap. 12:17) Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

(Ap. 17:6) Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro. [Luego me di cuenta de que la mujer estaba borracha de la sangre del pueblo santo y de los que habían sido muertos por ser testigos de Jesús, Versión Popular]

(Ap. 19:10) Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.

(Ap. 20:4) Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.

3.5 Teología de Israel y la Iglesia
La teología que uno tiene sobre Israel y el estado de Israel también ayudará a dar forma a la interpretación que hace del libro. Algunos ven a Israel teniendo un papel significativo en los últimos días. Israel se convertirá mayormente y los 144.000 son por tanto los misioneros judíos más que los elegidos universales de Dios, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Otros creen que no hay un papel separado para Israel más allá de ser parte de la iglesia del Nuevo Testamento. Por supuesto que las personas judías que reconozcan a Cristo como el Mesías enriquecerán a la iglesia, pero no son una especie de elite; ellos entran por la misma puerta que el resto de la iglesia. Pablo discute esto en Rom. 11, donde está claro que un judío que viene a Cristo es como venir de la muerte a la vida. Jesús, en su discurso del monte de los Olivos, sugiere que Él no vendrá de nuevo hasta que los judíos lo reconozcan como el Mesías (Mt. 23:39).

En Ef. 2:11-22 Pablo argumento cómo los gentiles y los judíos están unidos en un solo cuerpo mediante la sangre de Cristo y, en consecuencia, "no son extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios" (v. 19). En Ef. 3:6 Pablo declara el misterio "que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio". En los últimos días muchos judíos vendrán a Cristo, la iglesia se completará con judíos y gentiles, la pared divisoria de hostilidad será derribada y la iglesia se volverá una, como oró Jesús en Getsemaní (Juan 17:20-23, comparar Ef. 3:6). Entonces Él vendrá de nuevo cuando Su antiguo pueblo, los judíos, lo reconozcan (Mt. 23:39). Recuerde que Jesús fue a la vez circuncidado y bautizado cuando estuvo en la tierra. Aunque pasó por el acto judío de la circuncisión como bebé, como hombre escogió pasar por el acto de iniciación cristiano también. Al hacerlo, les da a los judíos un ejemplo a seguir.

Gálatas fue escrito mayormente para corregir malentendidos acerca de la ley y la circuncisión. Así que Pablo lleva la discusión atrás hacia Abraham y muestra que cuando creyó en Dios fue justificado. Por lo tanto, los que creen son hijos de Abraham, sean judíos o gentiles (Gal. 3:5-14). En Gal. 3:28-29 no hay ni judío ni griego... porque todos son uno en Cristo. Si una persona, sea judía o gentil, pertenece a Cristo, es de la simiente de Abraham y un heredero, de acuerdo a la promesa (Gal. 3:29). Dado este trasfondo neo-testamentario sería sorprendente encontrar que los judíos y los gentiles fueran tratados como entidades separadas en Apocalipsis; por ejemplo, en los 144.000 o en los dos testigos.

El Señor tiene un cuerpo sobre esta tierra, que es la iglesia en la que tanto los judíos como los gentiles comparten las mismas promesas (Ef. 3:6) y, por lo tanto, la iglesia aparece en forma significativa en el libro de Apocalipsis. Está escrito a los siervos de Dios para mostrarles lo que ocurriría pronto (Ap. 1:1, ver también 22:16, 22:21). "Siervos" es un término general para la iglesia y aparece a lo largo de Apocalipsis. Otros términos generales para la iglesia son "santos" y "hermanos". Inicialmente fue escrito para las siete iglesias de Asia, las que son representativas de toda la iglesia, ya que el número siete simboliza plenitud o totalidad. Debe destacarse que para dos de las iglesias, los judíos eran hostiles hacia ellas (Esmirna y Filadelfia). La iglesia está representada por los veinticuatro ancianos quienes a su vez representan simultáneamente los elegidos del Antiguo y del Nuevo Testamento, ya que el número veinticuatro comprende las doce tribus de Israel y los doce apóstoles quienes son representativos de los elegidos del Viejo y el Nuevo Testamento. Estos también aparecen en la descripción de la Nueva Jerusalén con sus doce cimientos sobre los cuales estaban los nombres de los doce apóstoles y sus doce puertas sobre las que están escritas los nombres de las doce tribus de Israel. La ciudad era de 12.000 estadios de largo, ancho y alto, y su pared era de 144 cúbitos de grosor. Una comparación de este censo con la descripción de la Nueva Jerusalén debería hacer evidente que el censo es de todos los elegidos del Antiguo y Nuevo Testamento. Hay un censo de 144.000 israelitas sellados cuyo primogénito es de la tribu de Judá; están también los redimidos del Señor y sus siervos. La tribu sacerdotal está incluida pero las tribus idólatras están excluidas. Sigue a continuación una descripción de los redimidos de toda nación, tribu, pueblo y lengua. La iglesia en su papel de testigo y profético es representada como los dos testigos. También se encuentra a la iglesia en la mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en su cabeza. Ella representa inicialmente los elegidos del Antiguo Testamento como las doce tribus (compárela con el sueño de José), y luego de dar a luz un niño (el Cristo) representa a los elegidos del Nuevo Testamento. La teología de Juan ve a los elegidos como santos del AT y del NT, o como cristianos judíos y gentiles, es decir todos los elegidos a lo largo de los tiempos.

4. Autoría y Fecha
4.1 Autoría
El escritor nos dice que su nombre es Juan (1:4), es un siervo (1:1), un hermano (1:9) y uno de los profetas (22:9). Él supone que las siete iglesias lo conocen y escribe con la autoridad de un apóstol. La tradición cristiana primitiva lo atribuye al apóstol Juan. Justino Mártir (d.C. 165) dijo que Juan el apóstol era el autor; lo mismo dijo Ireneo (~140-202) quien fue un alumno de Policarpo, quien fue alumno de Juan, y que dijo que Juan el apóstol era el autor. Otros padres de la iglesia que atribuyen la autoría a Juan el apóstol son Melito, Hipólito (d.C. 235), Tertuliano (220), Clemente de Alejandría (212), Orígenes (185-254).

La gran objeción a la autoría apostólica es la del estilo del griego, que es totalmente distinto al estilo de griego utilizado en el evangelio y en las cartas. Sin embargo, hay también similitudes (Morris):

Referencia al logos, Juan 1:1 cf. Ap. 19:13
Simbología del Cordero, Juan 1:29, 36 - Ap. 5:6, etc.
El agua de vida, Juan 4:10, cf. Ap. 8:10, 21:6, 22:1, 22:17
El que venciere, 1 Juan 2:13 cf. 2:7, etc. 21:7
Guardar los mandamientos, 1 Juan 2:3, cf. Ap. 12:17, 14:12
Ambos tienen formas muy parecidas a Zac. 12:10 (Juan 19:37, Ap. 1:7)
Una invitación al que tiene sed, Juan 7:37 cf. Ap. 21:6, 22:17
Ropas blancas para los ángeles, Juan 20:12 (aunque en Apocalipsis los ángeles usan ropa resplandeciente (15:6), los santos visten de blanco (3:4, 5, 18, 6:11, 7:9, 19:14))
Un mandamiento recibido por Cristo del Padre, Juan 10:18
Otros temas del evangelio:

El novio y la novia (Juan 3:29 cf. Ap. 19:7)
Los verdaderos adoradores (Juan 4:23 cf. Ap. 11:1)
Los muertos oirán la voz de Dios y se levantarán para vivir... se levantarán para ser condenados (Juan 5:25-29 cf. Ap. 20:11 ff.)
Porque el Padre ama al Hijo y le muestra lo que hace (Juan 5:20 cf. Ap. 1:1)
... No voy a perder a ninguno de los que me has dado, sino que los levantaré en el día último (Juan 6:39 cf. Ap. 7:4, 14:1)
Mi enseñanza no es mía. Viene de aquél que me envió (Juan 7:16 cf. Ap. 1:1)
El testimonio de dos es válido (Juan 8:17 cf. Ap. 11:3)
... es un mentiroso y padre de mentiras (Juan 8:44 cf. Ap. 12:15, 20:8)
antes que naciera Abraham, Yo soy (Juan 8:58 cf. Ap. 1:17-18)
El ladrón viene sólo para robar y matar y destruir (Juan 10:10 cf. Ap. 9:11)
Yo soy el buen pastor (Juan 10:11 cf. Ap. 8:17)
El hombre que ama su vida la perderá, pero el hombre que la aborrece la guardará para la vida eterna (Juan 12:25 cf. Ap. 2:10)
El que me sirva deberá seguirme (Juan 12:26 cf. Ap. 14:4)
La voz de Dios que suena como un trueno (Juan 12:28-29)
El príncipe de este mundo será echado fuera (Juan 12:31 cf. 12:9)
Volveré y los llevaré para que estén conmigo para que ustedes también puedan estar donde yo estoy (Juan 14:3 cf. 22:33)
Si el mundo los odia, tengan en cuenta que me odió a mí primero (Juan 15:18)
... cualquiera que los mate pensará que está ofreciendo un servicio a Dios (Juan 16:2)
... llorarán y estarán de luto mientras que el mundo se regocija (Juan 16:20 cf. 11:10)
En este mundo tendrán aflicción. Pero ¡confíen! Yo he vencido al mundo (Juan 16:33 cf. Ap. 3:21)
Santo Padre, protégelos ahora por el poder de tu nombre (Juan 17:11 cf. Ap. 7:4, 14:1)
Yo les he dado tu palabra y el mundo los odió, porque ellos no son del mundo como yo tampoco soy del mundo (Juan 17:14 cf. Ap. 6:9)
Quiero que aquellos que me diste estén donde yo estoy, para que vean mi gloria (Juan 19:15 cf. Ap. 21:23)
Mirarán al que traspasaron (Juan 19:37 cf. Ap. 1:7)
Vuelvo... a mi Dios y a vuestro Dios (Juan 20:17 cf. Ap. 3:2,12)
Hay también similitudes con la primera carta de Juan (parafraseado):

Vencer al malo (1 Juan 2:14)
Vencer al anticristo (1 Juan 4:4)
Vencer al mundo (1 Juan 5:4)
No amen al mundo ni nada del mundo (1 Juan 2:15)
El mundo y sus deseos pasan, pero el hombre que hace la voluntad de Dios vive para siempre (1 Juan 2:17)
La última hora y el anticristo (1 Juan 2:18, 2:22, 4:3)
No se sorprendan si el mundo los odia (1 Juan 3:13)
Les escribo estas cosas a ustedes que creen... para que puedan saber que ustedes tienen vida eterna (1 Juan 5:13)
El malvado no puede dañar al nacido de Dios (1 Juan 5:18)
El mundo entero está bajo el control del malvado (1 Juan 5:19)
Guárdense de los ídolos (1 Juan 5:21)
Continúen en él, para que cuando él aparezca no nos avergoncemos ante él en su venida (1 Juan 2:28)
La segunda carta de Juan:

Tal persona es el engañador y el anticristo (2 Juan 1:7)
Miren para que no pierdan lo que han trabajado tanto para que sean recompensados plenamente (2 Juan 1:8 cf. Ap. 3:11)
Johnson, al comentar sobre 9:11 en donde el rey del abismo es llamado Abadón en hebreo y Apolión en griego, destaca que este rasgo estilístico de dar información en términos bilingües es peculiar a Apocalipsis y el evangelio de Juan (Jn. 6:1, 19:13, 17, 20, 20:16). Sin embargo, ver también Mr. 5:41, 15:34, Mt. 27:46.

Juan es el único evangelio que se refiere a la lanza clavada en el costado de Cristo (Ap. 1:7 cf. Juan 19:34).
Juan es el único que usa la palabra "tabernáculo" (morada) skenoo (4 veces en Apocalipsis, ver 21:3) y Juan 1:14
Él llama a Jesús el Logos (Ap. 19:13 cf. Juan 1:1, 1 Juan 1:1)
Quién es el autor tiene alguna importancia porque si es el mismo Juan que escribió el evangelio de Juan, claramente esperaba estar vivo hasta el retorno de Cristo (Juan 21:21-24, y en 1 Juan 2:18 dice que "es el último tiempo"). Si esto fuera así, todos los eventos en Apocalipsis ocurrirían en un período relativamente corto, y todas las visiones serían comprimidas en este período de tiempo. Lo que ha hecho que el Apocalipsis fuera tan difícil de interpretar es el período de tiempo largo que ha transcurrido desde que el libro fue escrito, de tal forma que las visiones han sido expandidas sobre un período de tiempo mucho más amplio. Así es como tenemos cuatro escuelas de interpretación.

Sin embargo, el asunto de la autoría es un tema secundario, en el sentido que este libro dice que su autor es Dios y que es la palabra de Dios (Ap. 1:1-2). Es el único libro en la Biblia que dice esto (1:1). La iglesia ha aceptado la autoría divina al incluirlo en el canon de la Escritura.

(Ap. 1:1) La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan, {2} que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto.

4. 2 Fecha
Alrededor de d.C. 95, durante el reino de Domiciano (81-96). Algunos dicen durante el reino de Nerón (54-68). Durante el reino de Domiciano la adoración del emperador se extendió. Domiciano tenía la costumbre de desterrar a sus enemigos, en tanto que Nerón no lo hacía; su persecución era local, en Roma. La política de Domiciano era legal y más extendida. Juan fue liberado de Patmos al morir Domiciano. Nos dice que estaba en Patmos, sufriendo por la palabra de Dios y el testimonio de Jesús (1:9). Debe notarse que a Juan se le dijo que escribiera lo que había visto y que lo enviara a las siete iglesias (1:11, cf. 1:19). Así que escribió este libro en Patmos y lo envió a las siete iglesias, supuestamente antes de ser liberado.

El hecho que Éfeso hubiera perdido su primer amor y que Sardis estuviera muerta apuntan ambos a una fecha tardía.

Apocalipsis fue escrito claramente en un tiempo de persecución (Morris):

Antipas había sido muerto (2:13)
Juan estaba exiliado en Patmos por su fe (1:9)
La iglesia de Esmirna estaba a punto de sufrir encarcelamiento (2:10)
Hay más almas muertas por la palabra de Dios y su testimonio (6:9)
La mujer está ebria con la sangre de los santos (17:6)
Lo que está claro también es que la mayoría del Nuevo Testamento tiene que haber sido escrito para cuando fue escrito Apocalipsis. Tanto Pablo como Pedro murieron durante el reinado de Nerón. Juan usa simultáneamente fuentes del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento en Apocalipsis.

Compare la fecha en que fue escrito Apocalipsis con las fechas en que fueron escritos otros libros de la Biblia:

Romanos d.C. 57
2 Timoteo durante el reinado de Nerón (54-68). Pablo fue martirizado luego del gran incendio de Roma en 64.
2 Pedro Pedro fue martirizado durante el reinado de Nerón (antes de 68)
Hebreos década del 50 o del 60
Hechos d.C. 63
Lucas d.C. 59-63 o década del 70 o del 80
Marcos d.C. década del 50 o del 60 antes de d.C. 70
Mateo d.C. 50 a la década del 70
Juan al final del primer siglo
Como indica Lenski, Apocalipsis mismo muestra que Juan escribió el libro mientras estaba recibiendo las visiones. Si bien la orden repetida de "¡Escribe!" en 1:19, 14:13, 19:9 podría dejar abierta la pregunta de cuándo exactamente Juan debería ponerlo por escrito, la propia declaración de Juan en 10:4 nos informa que estaba a punto de escribir pero fue impedido por el ángel de escribir lo que los siete truenos decían. Juan debe escribir "en un libro"; en 22:6-19 vemos "este libro" completado excepto las últimas pocas oraciones. El ángel (22:7-15) y Jesús (22:18,19) hablan de "este libro" como uno que ya ha sido escrito (ver 22:19). Es, por lo tanto, incorrecto pensar que Juan escribió en Patmos un tiempo después de haber visto estas visiones o que hubiera esperado hasta que volviera a Éfeso. Lenski también señala que no se presenta a Juan como escribiendo bajo "excitación", porque estaba en el espíritu (1:10, 4:2, 17:3, 21:10), sino más bien que las facultades mentales de Juan no estaban de ninguna forma alteradas; al contrario, estaban estimuladas, exaltadas y funcionaban a la perfección.

5. Simbolismo del Antiguo y Nuevo Testamentos

--------------------------------------------------------------------------------

5.1 Simbolismo del Antiguo Testamento
Gran parte del simbolismo está derivado del AT, pero la teología es del NT. Juan no se esclaviza a las fuentes que usa. Austin Farrer habla del renacimiento de las imágenes. Por ejemplo, toma la primera plaga de Egipto, cuando el Nilo se vuelve sangre aun en los vasos de madera y de piedra (Ex. 7:16-21). En Apocalipsis esta plaga está partida en dos partes (Caird): en la segunda trompeta un tercio del mar se vuelve sangre y en la tercera trompeta un tercio de las aguas para beber (ríos y fuentes) se vuelve amargo, de tal forma que muchas personas mueren (Ap. 8:8-11).

1) Tome, por ejemplo, Ap. 12:1 que describe una mujer vestida del sol:

(Ap. 12:1) Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, sobre su cabeza una corona de doce estrellas.

A primera vista esto no tiene sentido, a menos que conozcamos el AT. Compare esto con el sueño de José:

(Gen. 37:9) Soñó aun otro sueño, y lo contó a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí.

Entonces esta descripción difícil ahora significa la iglesia del AT porque las doce estrellas son las doce tribus, y los siguientes 5 versículos ahora comienzan a significar algo. Así que no tenemos que recurrir a la mitología pagana para interpretar esta señal.

1) Como otro ejemplo, mire la bestia del mar:

(Ap. 13:1-2) Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. {2} Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.

Esto nos recuerda las bestias que vio Daniel:

(Dn. 7:2-7) Daniel dijo: Miraba yo en mi visión de noche, y he aquí que los cuatro vientos del cielo combatían en el gran mar. {3} Y cuatro bestias grandes, diferentes la una de la otra, subían del mar. {4} La primera era como león, y tenía alas de águila. Yo estaba mirando hasta que sus alas fueron arrancadas, y fue levantada del suelo y se puso enhiesta sobre los pies a manera de hombre, y le fue dado corazón de hombre. {5} Y he aquí otra segunda bestia semejante a un oso, la cual se alzaba de un costado más que del otro, y tenía en su boca tres costillas entre los dientes; y le fue dicho así: Levántate, devora mucha carne. {6} Después de esto miré, y he aquí otra, semejante a un leopardo, con cuatro alas de ave en sus espaldas; tenía también esta bestia cuatro cabezas; y le fue dado dominio. {7} Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies, y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella, y tenía diez cuernos.

Luego se le da a Daniel la interpretación en la que las cuatro bestias son cuatro reinos:

(Dn. 7:16-18) Me acerqué a uno de los que asistían, y le pregunté la verdad acerca de todo esto. Y me habló, y me hizo conocer la interpretación de las cosas. {17} Estas cuatro grandes bestias son cuatro reyes que se levantarán en la tierra. {18} Después recibirán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre.

La bestia de Apocalipsis es un compuesto de estas cuatro bestias de Daniel.

1)Los 144.000 de Ap. 7:4-8. Este es un censo. En el AT cuando se lleva a cabo un censo los sujetos del censo tienen que pagar un rescate. Por lo tanto, los 144.000 son los redimidos del Señor.

(Ex. 30:12) Cuando tomes el número de los hijos de Israel conforme a la cuenta de ellos, cada uno dará a Jehová el rescate de su persona, cuando los cuentes, para que no haya en ellos mortandad cuando los hayas contado.

1) Las siete trompetas y las siete copas están modeladas según las diez plagas de los egipcios.

5.2 El tema del Éxodo
El éxodo del pueblo de Israel fuera de Egipto, a través del desierto hacia la tierra prometida sigue un hilo conductor a lo largo de Apocalipsis (Caird).

Primero los santos son perseguidos, tipificado por el clamor de los mártires (Ap. 6:10) cf. el clamor de los israelitas para liberación de su esclavitud.
Los santos son protegidos de los efectos de las plagas por el sello de Dios que es reminiscente de la sangre del Cordero aplicada sobre la casa para proteger a los israelitas del ángel destructor (Ap. 7:4)
Hay dos referencias a plagas sobre los impíos tanto en las siete trompetas como en las siete copas, cf. con las diez plagas de los egipcios
Los dos testigos tienen poder para convertir las aguas en sangre y afectar a la tierra con todo tipo de plaga cuantas veces quieran (Ap. 11:6), de la misma forma en que Moisés provocó las plagas sobre los egipcios.
La mujer huyó al desierto a un lugar preparado por Dios, donde pudiera ser cuidada por 1.260 días (Ap. 21:6). Los israelitas huyeron al desierto donde estuvieron a salvo de Faraón y fueron cuidados por Dios, quien les dio maná y sus ropas y calzado no se desgastaron.
El dragón persiguió a la mujer que había dado a luz a un varón (Ap. 12:13), así como Faraón persiguió a los israelitas. Note que el sombrero de Faraón tiene la forma de una serpiente enrollada. Faraón es llamado a veces un dragón.
A la mujer se le dieron las dos alas de un gran águila para que pudiera volar a un lugar preparado para ella en el desierto, donde sería cuidada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo, fuera del alcance de la serpiente (Ap. 12:14), siendo la serpiente una representación de Faraón.
El dragón arrojó de su boca agua para arrastrar a la mujer, pero la tierra ayudó a la mujer al tragar el río (Ap. 12:15-16). Esto se corresponde con el secado del Mar Rojo.
Aquellos que habían sido victoriosos sobre la bestia se pararon al lado del mar y cantaron el canto de Moisés (Ap. 15:2-3). Éste fue cantado por primera vez después que los israelitas cruzaron el Mar Rojo y los egipcios fueron destruidos por el mar.
La Nueva Jerusalén describe la Tierra Prometida, una ciudad que tiene cimientos.
Hay una referencia al maná oculto en Ap. 2:17
Se menciona a Egipto como un perseguidor en Ap. 11:8
5.3 Principales pasajes del Antiguo Testamento usados
Las siete trompetas y las siete copas están basadas en las plagas de Egipto
La visión del trono en el cielo está tomada de Isaías 6 y Ezequiel 1
Los cuatro jinetes de Apocalipsis están basados en Zacarías 6
Los 144.000 sellados están basados en el censo tomado en Israel (Éxodo 30:12)
El sellado de los 144.000 está basado en Ezequiel 9:3
La quinta trompeta, la plaga de langostas, está basada en Joel 1-3
El ángel poderoso y el librito están basados en Ezequiel 1-3
Los dos testigos están basados en Moisés y Elías y Zacarías 4:2-14
La mujer vestida del sol, la luna y la corona de doce estrellas está basada en el sueño de José (Gn. 37:9)
La permanencia de la mujer en el desierto por 1.260 días es el mismo tiempo que Elías fue cuidado por los cuervos y la viuda (1 Reyes 17)
La bestia del mar viene de Daniel 7
La imagen de la bestia está basada en la estatua de Nabucodonosor en Daniel 3
La cosecha de la tierra está basada en Joel 3:12
La sexta copa está basada en Zacarías 14, Joel 3 y Ezequiel 37 y 38
Babilonia está tomada de varios profetas del Antiguo Testamento
El cielo nuevo y la tierra nueva están tomados de Isaías 65
La Nueva Jerusalén toma su simbolismo de Ezequiel 48
El árbol de la vida está tomado de Génesis
El Cordero inmolado está tomado de Isaías 53:7
La última batalla entre el Cordero y sus enemigos está tomado de Ezequiel 38 y 39
Los diez reyes están tomados de Dn. 7:24
Hay también muchas referencias al tabernáculo terrenal y a sus elementos
El salmo mesiánico, Salmo 2, está citado en su versículo 9 tres veces en Apocalipsis, y hay otras referencias más oscuras al Salmo. Caird dice que Apocalipsis es una exposición del Salmo 2.

(Salmos 2) ¿Por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan cosas vanas? {2} Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes consultarán unidos contra Jehová y contra su ungido, diciendo: {3} Rompamos sus ligaduras, y echemos de nosotros sus cuerdas. {4} El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos. {5} Luego hablará a ellos en su furor, y los turbará con su ira. {6} Pero yo he puesto mi rey sobre Sion, mi santo monte. {7} Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy. {8} Pídeme y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra. {9} Los quebrantarás con vara de hierro; como vasija de alfarero los desmenuzarás. {10} Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; admitid amonestación, jueces de la tierra. {11} Servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor. {12} Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían.

5.4 Simbolismo del Nuevo Testamento
Se utiliza mucho simbolismo del NT en Apocalipsis

Los siete sellos tienen una similitud asombrosa con el discurso de Mateo 24
Los dos testigos (cf. Mr. 6:7 y Hechos 1:8)
Los cimientos de la Nueva Jerusalén (Ef. 2:19-22)
Herodes, en el nacimiento de Cristo
El sello del Espíritu Santo
La transfiguración (Mt. 17:2)
La Ascensión
El rapto
La crucifixión
La resurrección
El anticristo y el hombre de pecado (2 Tes. 2:3)
La novia (Ef. 5:27)
La cosecha al final de la era (Mt. 13:39)
La Segunda Venida, la cosecha de la era
Pisoteado por los gentiles (Lc. 21:24)
Filipenses, toda rodilla se doblará (Fil. 2:10)
El horno de fuego
El diablo echado del cielo
5.5. El Anticristo
El International Bible Commentary da la siguiente definición del anticristo: [Anticristo: uno que asumiendo la apariencia de Cristo se opone a Cristo - debe ser distinguido de "falsos Cristos" (Mt. 24:24), es decir simuladores mesiánicos. Orígenes enseñó que "todo lo que es Cristo en la realidad, el Anticristo lo ofrece en apariencia falsa; y así toda la enseñanza falsa que asume la apariencia de verdad, entre herejes y aun entre los paganos, es en algún sentido anticristo. La encarnación revela el verdadero destino del hombre en su unión con Dios a través de Cristo; la mentira de Anticristo es que el hombre es divino aparte de Cristo." Abreviado de Westcott, pp. 69, 90]* Vine dice que anticristo puede significar ya sea "opuesto a Cristo" o "en lugar de Cristo" o, tal vez, combinando ambos, cita a Westcott más arriba, "uno que, asumiendo la apariencia de Cristo, se opone a Cristo".

El anticristo es la falsificación de Cristo porque se proclama a sí mismo como Dios (2 Tes. 2:4) y autentica su afirmación con milagros, señales y maravillas falsas (2 Tes. 2:9). En vez de ser el Santo de Dios es completamente malvado. Mostrará la obra de Satanás así como Jesús hizo la obra de su Padre. Así como el Padre vive en Jesús, también vivirá Satanás en el Anticristo. Judas es un tipo del anticristo porque Satanás vino a él cuando estaba a punto de traicionar a Jesús (Jn. 13:27) y ambos están destinados a la destrucción (Jn. 17:12, 2 Tes. 2:3)

Un estudio integral de las referencias del AT y del NT al anticristo está provisto por Arthur W. Pink en su libro "El Anticristo." Mucho se ha escrito sobre este tema, pero debe notarse que el anticristo es mencionado sólo cuatro veces como tal en las Escrituras y sólo por Juan (1 Juan 2:18, 22, 4:3, 2 Juan 1:7). Es claramente relevante en la interpretación que uno tiene del Apocalipsis si Juan escribió ambos libros porque Apocalipsis claramente describe una persona que encaja en la descripción del anticristo (Ap. 13). Sin embargo, le debemos más a la descripción de Pablo del "hombre de pecado" en 2 Tes. 2:1-12 para lo que sabemos del anticristo. Juan, según parece de sus cartas, está más preocupado con describir una prueba de herejía que la llegada del anticristo futuro.

Es claro a partir de 1 Juan 2:18 y 1 Tes 2:5 que la iglesia primitiva fue instruida claramente sobre la venida del anticristo, pero desafortunadamente no tenemos toda la enseñanza de Pablo sobre este tema. Juan dice que el anticristo viene y que aun ahora muchos anticristos han venido (1 Juan 2:18), así como el espíritu del anticristo viene y está ya en el mundo (1 Juan 4:3). De la misma forma, Pablo habla de la revelación del hombre de pecado (2 Tes. 2:3, 9) y que el poder secreto de la iniquidad ya está trabajando (2 Tes. 2:6). Juan contrasta el Espíritu de Dios con el espíritu del anticristo que no reconoce que Jesucristo vino en la carne (1 Juan 4:3, 2 Juan 1:7) o el hombre que niega que Jesús es el Cristo, "Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo" (1 Juan 2:22). Es decir que niega la verdad más fundamental del evangelio, que Jesús es el Hijo de Dios, el ungido de Dios quien vivió corporalmente en la tierra. Las dos verdades a las que se refiere Juan son que Jesús vivió en la tierra como hombre (vino en la carne) y que era Dios (él es el Cristo). El anticristo niega la relación única entre el Padre y el Hijo. Esta es la verdad única del cristianismo, que creen los cristianos, y cualquier apartamiento de esto es herejía y la primera prueba de herejía. En su evangelio Juan describe la divinidad de Jesús (Juan 1:1) y el hecho de que vivió en el mundo corporalmente como un hombre (Juan 1:14). Todo el evangelio de Juan nos da una descripción de la relación entre el Padre y el Hijo que también el anticristo y el espíritu del anticristo negarán.

Stott destaca de 1 Juan 2:18-23 que nuestra confesión ante los hombres de quién es Jesucristo (su humanidad y su deidad) determina si poseemos al Padre o no (v. 22, 23) en tanto que en 1 Juan 4:2-6 nuestra confesión de quién es Jesucristo determina si tenemos el Espíritu de Dios o no. En 2 Juan 1:7 aquellos que no reconocen que Jesucristo vino en la carne (tanto su humanidad como su divinidad) son a la vez engañadores y el anticristo. El anticristo llevará esto al extremo al proclamarse como Dios (1 Tes. 2:4), haciendo falsos milagros para autenticar su afirmación (v. 9) y engañando a aquellos que se rehusan a creer la verdad acerca de Jesucristo y se deleitan en la maldad (v. 12). Así, el anticristo claramente niega tanto la humanidad como la deidad de Cristo porque se proclama a sí mismo como Dios. Esto también demuestra que la enseñanza de la nueva era de que los hombres son dioses es sumamente peligrosa.

Berkhof señala que (a) el principio anti-cristiano (del anticristo) ya estaba obrando en los días de Pablo y de Juan, de acuerdo con su testimonio; (b) que llegará a su poder máximo hacia el fin del mundo; (c) los pasajes de Daniel acerca del anticristo (Dn. 7:8, 23-26, 11:35 ff.) apuntan hacia el poder (el poder del anticristo) político y Pablo hacia el eclesiástico, en tanto que en Ap. 13 ambos lados están descritos juntamente; los dos pueden ser revelaciones sucesivas del poder anti-cristiano; y (d) que probablemente este poder estará concentrado en un único individuo, la encarnación de todo el mal.

2 Tes. 2:1-12 Mateo 24 Daniel Apocalipsis

 
« Última modificación: 25/09/2008, 23:26 por ganimedes »

25/09/2008, 23:23Respuesta #2

ganimedes

  • Visitante
messageicon

Re: Apocalipsis ¿......?

« Respuesta #2 en: 25/09/2008, 23:23 »
6. Estructura

--------------------------------------------------------------------------------

El libro está estructurado alrededor de cuatro escenas que contienen grupos de siete: las cartas a las siete iglesias, los siete sellos, las siete trompetas, las siete copas.

Un versículo clave es Ap. 1:19:

(Ap. 1:19) Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas.

Esto divide al libro en lo que Juan ha visto (una visión de Cristo), lo que es ahora (las cartas a las siete iglesias) y lo que ha de ser (el resto del libro). El versículo que divide el ahora de lo que ha de venir después es Ap. 4:1-2. Una división importante se encuentra en Ap. 4:1-2. Esto divide al libro en lo que es ahora y lo que ha de venir más tarde, desde el punto de vista de Juan. Desde Ap. 4 en adelante Juan ve los eventos futuros desde la perspectiva del cielo, y un cielo con Dios en control, sentado sobre su trono. Todos los eventos subsiguientes son vistos desde el cielo, con Dios en control.

(Ap. 4:1-2) Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de éstas. {2} Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado.

Otros ejemplos de un cambio de punto de vista y que comienzan otra escena se dan en los pasajes de más abajo (Wilcock). Estos involucran ya sea un cambio de punto de vista o algo que se abre en el cielo:

(Ap. 11:19) Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo.

(Ap. 15:5) Después de estas cosas miré, y he aquí fue abierto en el cielo el templo del tabernáculo del testimonio.

(Ap. 17:1-3) Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; {2} con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación. {3} Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos.

(Ap. 19:11) Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.

(Ap. 21:9-10) Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. {10} Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios.

Los siete sellos y las siete trompetas tienen cada uno un interludio significativo entre los sextos y séptimos sello y trompeta. La visión de la gran prostituta es introducida por uno de los ángeles, que tiene una de las siete copas, como en la visión de la Nueva Jerusalén. Esto sirve para vincular a la gran prostituta con las siete copas y para contrastar la gran prostituta con la Nueva Jerusalén que es la novia de Cristo.

Prólogo (1:1-3)
Saludos (1:4-8)
Una visión del Cristo resucitado. A Juan se le dice que escriba a las siete iglesias (1:19-20)
Las cartas a las siete iglesias siguen a continuación y representan el ahora (2:1-3:22)
Un trono en el cielo (4:1-11)
El cordero y el rollo (5:1-14)
Los primeros seis de los siete sellos (6:1-17)
Interludio: El sellado de 144.000 (7:1-8)
La gran multitud de los redimidos (7:9-1 7)
El séptimo sello (8:1)
Se introducen las trompetas (8:2-5)
Las primeras seis de las siete trompetas (8:6-9:21)
Interludio: El ángel poderoso y el librito (10:1-11)
Los dos testigos (11:1-14)
La séptima trompeta (11:19-
La mujer y el dragón (12:1-6)
Guerra en el cielo (12:7-12)
El dragón persigue a la mujer (12:13-17)
La bestia del mar (13:1-10)
La bestia de la tierra (13:11-18)
El cordero y los 144.000 sobre el monte de Sion (15:1)
Los tres ángeles (14:6-13)
La cosecha de la tierra (14:14-20)
Siete ángeles con siete plagas son presentados (15:1)
Los victoriosos sobre la bestia (15:2-4)
El templo lleno de humo (15:5-8)
Las siete copas (16:1-21)
El misterio de la mujer y la bestia (17:1-18)
La caída de Babilonia (18:1-24)
Regocijo y Aleluya (19:1-10)
La bestia y el falso profeta destruidos (19:11-21)
Satanás atado por mil años (20:1-10)
El gran trono blanco (20:11-15)
El cielo nuevo y la tierra nueva (21:1-8)
La Nueva Jerusalén (21:9-27)
El río de vida (22:1-6)
Epílogo (22:6-21)
6.1 Paralelismo Progresivo en Apocalipsis
Hendriksen ha construido un caso sobre el paralelismo progresivo en Apocalipsis en detalle. Es que las visiones del capítulo 4 en adelante cubren el período desde la ascensión hasta que Cristo vuelva y del juicio. A medida que progresan las visiones cubren mayores detalles del final, cuando Cristo vuelva y del juicio. Se dan los siguientes ejemplos:

El rollo y el Cordero: Esto trata del cielo poco tiempo después de la ascensión de Cristo
El sexto sello: Esto trata de la segunda venia (Ap. 6:17)
Los dos testigos: Ellos suben al cielo en una nube; éste es el rapto (Ap. 11:12)
La séptima trompeta pronuncia el tiempo del juicio de los muertos (Ap. 11:18)
La mujer y el dragón cubren tanto la era del AT como la era del evangelio; la ascensión ocurre en Ap. 12:5
La tierra es cosechada en Ap. 14:14
La séptima copa registra el fin del mundo (Ap. 16:17)
El sexto sello, la séptima trompeta y la séptima copa tratan del día del Señor.

Todos los siguientes son períodos paralelos:

i. Los gentiles pisotean la ciudad santa por 42 meses (Ap. 11:2)

ii. Los dos testigos profetizan por 1260 días (Ap. 11:3)

iii. La mujer es cuidada por 1260 días (Ap. 12:6) y un tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo (Ap. 12:14)

iv. La bestia ejerce su autoridad por 42 meses (Ap. 13:5)

Babilonia es derrotada en Ap. 18:2; hay una referencia a la segunda venida en 17:14
La bestia y el falso profeta son derrotados en Ap. 19:20; la Segunda Venida, en 19:11-21
Satanás es derrotado en Ap. 20:10
Los muertos son juzgados en Ap. 20:11
El cielo nuevo y la tierra nueva son descritos en cap. 21 y 22
El mismo evento, la batalla finala, es descrito o mencionado en los siguientes pasajes:

i. La sexta copa; reunión de los reyes para la batalla en el gran día del Dios Todopoderoso (Ap. 16:14)

ii. Los diez reyes hacen guerra contra el Cordero (Ap. 17:12-14)

iii. La bestia y los reyes de la tierra hacen guerra contra el Cordero (Ap. 19:19)

iv. Satanás reúne a Gog y Magog para la batalla (Ap. 20:8)

Los enemigos del pueblo de son presentados en orden inverso a su destrucción

11:7 Se presenta a la bestia
12:1 Se presenta al dragón
13:1 Se describe a la bestia
13:11 El falso profeta es presentado y descrito
14:8 Se presenta la caída de Babilonia
16:19 Cae Babilonia
17:1 Se describe a la mujer y a la bestia
18:1 Se describe la caída de la mujer
19:20 La caída de la bestia y el falso profeta
20:10 La ruina de Satanás
La caída de Babilonia es mencionada en tres ocasiones por separado (14:8, 16:9, 18:2)

El juicio y castigo de los malos es mencionado en 11:18, 14:9 ff, 14:19 ff, 20:11 ff

7. La simbología y auto interpretación de Apocalipsis

--------------------------------------------------------------------------------

Una de las principales decisiones que tiene que tomar cualquier persona que lee el libro es si tiene que interpretarlo en forma literal o simbólicamente. Como pertenece al estilo literario apocalíptico, he elegido interpretarlo simbólicamente. Hay otros estilos literarios en la Biblia como ser el poético; así, cuando uno lee los Salmos, uno los interpreta de esta forma. El libro es simbólico y esto está revelado por las secciones del libro que proveen su propia interpretación. El libro también está lleno de frases como "Después de esto miré" (9), "Entonces vi" (33), "Observé" (3), "Oí" (23). El libro de Apocalipsis es una visión. Ap. 9:17 es el único versículo en el que Juan admite que está viendo una visión.

(Ap. 9:17) Así vi en visión los caballos y a sus jinetes, los cuales tenían corazas de fuego, de zafiro y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego, humo y azufre.

Caird comenta que "a menudo ocurre en Apocalipsis que lo que él ve está descrito mayormente en un simbolismo tradicional, y lo que escucha da la reinterpretación cristiana". Algunos intérpretes toman todo literalmente a menos que se diga claramente que es simbólico (Walvoord); algunos toman al libro simbólicamente a menos que claramente debe tomarse en forma literal (Caird). He adoptado la posición de Caird ya que parece encajar mejor en el encuadre del libro. La dificultad en interpretar el libro está en decidir qué debe ser tomado simbólicamente y qué literalmente y esto afectará la interpretación que uno tenga considerablemente.

En el capítulo 1 Juan ve siete candeleros (v. 12) y entre los candeleros a uno semejante al Hijos del Hombre (v. 13), y en su mano derecha tenía siete estrellas (v. 16).

(Ap. 1:12-16) Y me volví para la voz que hablaba conmigo; y vuelto, vi siete candeleros de oro. {13} y en medio de los candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. {14} Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego; {15} y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas. {16} Tenía en su diestra siete estrellas; de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.

En Ap. 1:19 a Juan se le instruye que escriba lo que ha visto. Inmediatamente, en el versículo siguiente, Jesús explica el misterio de las siete estrellas y de los siete candeleros.

(Ap. 1:20) El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.

Así que Jesús revela el misterio de las siete estrellas y los siete candeleros de oro. Esto debería hacernos empezar dándonos cuenta de que el libro es simbólico. Esto significa que muchas cosas que veremos parecerán fantásticas y si son tomadas literalmente no tendrán sentido. Si los detalles son llevados al extremo no tendrán ningún sentido, así que no sirve tratar de identificar los diez cuernos en la bestia porque muchos han tratado y han fallado. Es el principio detrás del detalle y no el detalle, lo que es importante.

Otros ejemplos de auto interpretación en Apocalipsis se dan más abajo:

El Cordero es el símbolo principal y clásico de Apocalipsis, así que nadie lo toma literalmente.

(Ap. 5:6) Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.

La identidad del Cordero no se declara explícitamente, pero es claramente Jesucristo quien más tarde es descrito como Señor de señores y Rey de reyes.

(Ap. 17:14) Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles.

Compare esto con la descripción de Cristo en el v.5, donde es descrito como el soberano de los reyes de la tierra.

(Ap. 1:5) Y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre.

Otros ejemplos donde un símbolo es interpretado incluyen:

(Ap. 5:8) Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos.

(Ap. 12:9) Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

(Ap. 4:5) Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios.

(Ap. 17:9-18) Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, {10} y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo.

{11} La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición.

{12} Y los diez cuernos que has visto son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia.

{15} Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas.

{18} Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra.

(Ap. 19:8) Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos

Otros ejemplos del estilo literario que es más cercano al nuestro se evidencia en la frase "Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires" (17:6). La imagen es horrible pero la mayoría de las personas entenderá que esto significa que ella ha asesinado a muchos santos.

Esto nos ayuda a entender la tercera copa, en la que el tercer ángel vierte la copa sobre los ríos y fuentes de agua y se convierten en sangre.

(Ap. 16:5) Y oí el ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas. {6} Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen.

Debemos entender que convertir el agua en sangre significa que muchas personas murieron por tomar el agua (comparar con la tercera trompeta). Si tomamos el relato de Moisés, entonces cuando el Nilo se convierte en sangre (o del color de la sangre) debe ser tomado en forma literal porque se está usando una forma literaria narrativa.

Otra ayuda en su interpretación es notar que Juan a veces ve una visión o señal y luego la voz explica lo que ve o da información adicional:

1:12 ve doce candeleros de oro; 1:20 Jesús explica que estos son las siete iglesias
5:6 ve un cordero; 5:9 los veinticuatro ancianos cantan acerca del Cordero
7:9 ve una gran multitud; 7:14 el anciano explica quiénes son
12:3 ve un dragón y guerra en el cielo; 12:10 una voz explica lo que ha visto
17:1 ve una gran prostituta; 17:7 el ángel explica su significado
7.1 Símbolos en el libro
Hay muchos símbolos en el libro de Apocalipsis. Estos son algunos de los más importantes.

7.1.1. Símbolos de Cristo
Uno "semejante al Hijo del Hombre" (1:13)
El León de la tribu de Judá (5:5)
La Raíz de David (5:5)
Dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones (12:5)
El jinete del caballo blanco (19:11)
7.1.2 Símbolos de la Iglesia
La Iglesia es uno de los personajes principales del libro de Apocalipsis

· Los siete candeleros:

(Ap. 1:20) El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.

(Ap. 6:9) Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían.

· Los 144.000 sellados de todas las tribus de Israel (Ap. 7:4-8)

(Ap. 11:1) Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él

Los dos testigos (Ap. 11:3)
La mujer vestida del sol (Ap. 12:1)
El ejército del Señor (Ap. 19:19)
7.1.3. Los enemigos de la iglesia
El dragón escarlata (Ap. 12:3): el diablo
La bestia del mar (Ap. 13:1): el poder político mundial
La bestia de la tierra (Ap. 13:11): el falso profeta
La gran prostituta (Ap. 17:1): la seducción del mundo, representada por la gran ciudad
Tres señales en el cielo
Hay tres instancias en las que Juan vio una señal (grande y admirable) en el cielo: la mujer vestida del sol (12:1), el dragón (12:3) y los siete ángeles con las siete últimas plagas (15:1). La primera y segunda señal se refieren a la iglesia del Antiguo Testamento y al diablo; la tercera señal también debería ser considerada simbólicamente.

(Ap. 12:1) Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas

(Ap. 12:3) También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas

(Ap. 15:1) Vi en el cielo otra señal, grande y admirable: siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas se consumaba la ira de Dios

7.2 El uso de números en Apocalipsis
Los números tienen un significado simbólico en Apocalipsis. Encontrar un significado más profundo a estos números puede ser peligroso. Los diez cuernos de la bestia son diez reyes, con el significado de completo, así que podría significar 10, 14, 16, etc. Uno puede estar bastante seguro que 1000 años no significa mil años sino un período completo de tiempo según la definición de Dios. El número más importante encontrado es el siete, que es encuentra 55 veces en el libro y significa completo.

2 Testigo Dos testigos; los discípulos enviados de dos en dos
4 El mundo Cuatro puntos cardinales
6 El número del hombre Hombre creado día seis
7 Dios, divino, completo Dios completó la obra y descansó el día siete
10 Completo Completo desde un punto de vista humano
12 La obra de Dios en el mundo Doce tribus de Israel. Doce apóstoles
Múltiplos de doce:
24 Iglesia del AT y NT; veinticuatro ancianos
144 12 x 12; AT y NT combinados
12000 Anchura de la Nueva Jerusalén
144000 12 x 12 x 10 x 10 x 10; Iglesia completa
Otros números:
666 Hombre de Satanás, una trinidad de números seis

667 4 x 4 x 10 x 10 (ver Ap. 14:20)

3,5 años=42 meses=1260 días=tiempo, y tiempo y mitad de tiempo=el período entre la ascensión de Jesús y su Segunda Venida

(Ap. 11:2) ... y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses

i. Los dos testigos profetizan por 1260 días

ii. Es también el tiempo de permanencia de la mujer en el desierto (Ap. 12:6, 1260 días, y Ap. 12:14 tiempo, y tiempos y la mitad de un tiempo).

iii. Que es también el tiempo que Elías oró para que no lloviera, 3 años y medio, y Dios lo alimentó en forma sobrenatural

iv. Las bestias ejercen autoridad (Ap. 13:5, 42 meses)

v. Que es el mismo tiempo que el tiempo, tiempos y medio tiempo de Daniel

Ejemplos del uso del número dos:
11:3 Dos testigos

11:4 Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra

11:10 Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros; porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra

13:11 dos cuernos de la bestia de la tierra

Ejemplos usando el número cuatro:
4:6 Cuatro criaturas vivientes

7:1 Vi cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra

9:14-15 Sexta trompeta    :D    esata a los cuatro ángeles que están atados junto al gran río Éufrates

20:8 Y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla

Ejemplos usando el número siete:
1:4 Juan, a las siete iglesias que están en Asia

1:12 ...y vuelto, vi siete candeleros de oro

1:16 Tenía en su diestra siete estrellas

4:5 ...delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios

5:1 ... un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos

5:6 ... un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra

8:2 Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas

10:3 ... y cuando hubo clamado, siete truenos emitieron sus voces

11:13 ... y por el terremoto murieron en número de siete mil hombres

12:3 ... he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas

16:1 Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios

17:3 una bestia escarlata... que tenía siete cabezas y diez cuernos

17:9-11 ... las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, y son siete reyes... La bestia... es de entre los siete, y va a la perdición.

Ejemplos usando el número diez
2:10 ... y tendréis tribulación por diez días

12:3 ... un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos

13:1 ... una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas

17:12 Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes

17:16 Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera

Ejemplos usando el número doce
12:1 ... y sobre su cabeza una corona de doce estrellas

21:12 Tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres inscritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel

22:2 ... el árbol de vida, que produce doce frutos

7.3 Algunos recursos literarios usados
A Juan le gusta mucho usar superlativos, especialmente la palabra "gran" (o "grande") en Apocalipsis. Esto es característico del estilo apocalíptico. Gran es usado 49 veces t el griego megas ocurre 82 veces. Los ejemplos son: gran terremoto (6:12), gran día de ira (6:17), gran multitud (7:9), gran tribulación (7:14), gran estrella (8:10), gran río Éufrates (9:14), gran ciudad (11:8), gran poder (11:17), granizo grande (11:19), señal grande y admirable (12:1), gran dragón (12:9), gran águila (12:14), gran autoridad (13:2), señales grandes y milagrosas (13:13), Babilonia, la Grande (14:8), gran lagar de la ira de Dios (14:19), Grandes y maravillosas son tus obras (15:3), el gran día del Dios Todopoderoso (16:14), gran prostituta (17:1), gran autoridad (18:1), gran riqueza (18:17), grandes hombres (18:17), gran cena de Dios (19:17), gran cadena (20:1), gran trono blanco (20:11), una monte grande y alto (21:10), un muro grande y alto (21:12).

La palabra Cordero (gr. arnion) ocurre 31 veces, pero note que en 13:11 es usada para describir la bestia de la tierra.

Se ha hecho mención anteriormente al uso frecuente del autor de los contrastes que ayudan nuestra interpretación. Otros recursos literarios son usados además para agregarle significado al libro. Algunos ejemplos se dan a continuación.

a. Por ejemplo, los cuatro sellos, las trompetas y las copas forman unidades distintas. Los cuatro jinetes en el caso de los sellos y con las trompetas y las copas tratan con la tierra, el mar, los ríos y el universo. El ángel con el evangelio eterno (14:7) dice "Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas" antes de los juicios de las siete copas.

b. En 12:12 un ay es pronunciado sobre la tierra y el mar porque el diablo ha descendido a ellos. Y en el capítulo 13 las dos bestias suben del mar y de la tierra. Hay tres grupos que hacen duelo por la caída de Bablilonia: los reyes de la tierra, los mercaderes que comercian en tierra y los capitanes que comercian en el mar. El ángel poderoso pone sus pies sobre la tierra y el mar (10:2)

c. Uno de los ángeles que tiene las siete copas lo presenta a Juan a la gran prostituta (Babilonia, la grande) y a la novia (la nueva Jerusalén), evidentemente para contrastarlos a los dos.

d. El mismo incensario usado para ofrecer oración antes es usado para arrojar fuego a la tierra (8:3-5), indicando que las siete trompetas son una respuesta a las oraciones de los santos.

 8. Trasfondo histórico

--------------------------------------------------------------------------------

Hailey da un excelente relato del trasfondo histórico. Caird enumera los eventos específicos a continuación:

60 d.C Terremotos
62 Derrota del ejército romano por los partos vologueses en la frontera este
64 Persecución de los cristianos por Nerón seguido del incendio de Roma
68 Suicidio de Nerón
70 Guerra de cuatro años entre judíos y romanos finalizando con Jerusalén en ruinas
79 Erupción del Vesubio
92 Serio hambre de granos
81-96 Reino de Domiciano; instituye la adoración del emperador
95 Escritura de Apocalipsis
Emperadores romanos:

a.C. 48-44 Julio César
a.C 31- d.C. 14 Octavio (Augusto)
d.C.14-37 Tiberio
37-41 Calígula
41-54 Claudio
54-68 Nerón
68-69 Galba, Oto, Vitelio
69-79 Vespasiano
79-81 Tito
81-96 Domiciano
96-98 Nerva
98-117 Trajano
117-138 Aelio Adriano
138-161 Antonio Pío
161-180 Marco Aurelio
180-192 Cómodo
193-211 Septimio Severo
211-217 Caracalo
217-222 Heliogóbulo
222-235 Alejandro
235-238 Maximinio
249-251 Decius
253-260 Valeriano
253-268 Galieno
284-305 Diocleciano
313- Constantino
La primera ola de persecución golpeó a la iglesia primitiva empezando con el martirio de Esteban (Hechos 8:1-4). Esto tuvo dos efectos: dispersar a la iglesia para que diseminara el evangelio desde Jerusalén a las regiones circundantes de Judea y Samaria, cumpliendo de esta forma la primera parte de la gran comisión (Hechos 1:8), además de alejar a la mayoría del pueblo de Dios de Jerusalén y de su derrota en manos de los romanos en 70 d.C.

La segunda ola de persecución ocurrió mucho más tarde durante el reinado de Nerón (d.C. 54-68) luego del gran incendio de Roma por el que fueron acusados los cristianos. Tradicionalmente se supone que tanto Pablo como Pedro sufrieron el martirio durante este período. Esto comenzó la primera de diez olas de persecución contra los cristianos durante el período del Imperio Romano hasta Constantino en d.C. 314.

Barclay da un relato detallado del trasfondo histórico. Al comentar acerca de la fecha en que fue escrito Apocalipsis, Barclay da los siguientes detalles.

Está el relato que nos da la tradición. La tradición consistente es que Juan fue desterrado a Patmos en el tiempo de Domiciano; que vio sus visiones allí; al morir Domiciano fue liberado y volvió a Éfeso; y allí puso por escrito las visiones que había tenido. Victorino, quien escribió cerca del final del tercer siglo d.C., dice en su comentario sobre Apocalipsis: "Juan, cuando vio estas cosas, estaba en la isla de Patmos, condenado a las minas por Domiciano, el Emperador. Allí, por lo tanto, vio la revelación... Cuando luego fue liberado de las minas, entregó su revelación que había recibido de Dios." Jerónimo es todavía más detallado: "En el año catorce después de la persecución de Nerón, Juan fue desterrado a la isla de Patmos, y allí escribió el Apocalipsis... Al morir Domiciano, y ante la revocación de sus actos por el senado, debido a su crueldad excesiva, volvió a Éfeso cuando Nerva era el emperador." Eusebio dice: "El apóstol y evangelista Juan relató estas cosas a las Iglesias, cuando había vuelto del exilio en la isla, después de la muerte de Domiciano." La tradición da por cierto que Juan vio sus visiones en el exilio en Patmos; lo único que es dudoso - y que no tiene importancia - es si las escribió durante el tiempo de su destierro o cuando volvió a Éfeso. Basados en esta evidencia no estaremos equivocados si fechamos al Apocalipsis alrededor de 95 d.C.

La segunda línea de evidencia está en el material del libro. Hay una actitud completamente nueva hacia Roma y el Imperio Romano. En Hechos el tribunal del magistrado romano era a menudo el refugio más seguro para los misioneros cristianos contra el odio de los judíos y la furia de la turba. Pablo estaba orgulloso de ser un ciudadano romano y vez tras vez reclamó sus derechos a los que cada ciudadano romano tenía derecho. En Filipos puso a los magistrados locales contra la pared al revelar su ciudadanía (Hechos 16:36-40). En Corinto, Galio desestimó las quejas contra él con una justicia romana imparcial (Hechos 18:1-17). En Éfeso, las autoridades romanas tuvieron cuidado de su seguridad contra la turba alborotada (Hechos 19:13-41). En Jerusalén, el tribuno romano lo rescató de lo que podría haberse convertido en un linchamiento (Hechos 21:30-40). Cuando el tribuno romano en Jerusalén oyó que había habido una amenaza sobre la vida de Pablo en camino a Cesarea, tomó todos los recaudos posibles para asegurarse de su seguridad (Hechos 23:12-31). Cuando Pablo desesperaba de la justicia en Palestina, ejerció su derecho como ciudadano y apeló directamente al César (Hechos 25:10-11). Cuando escribió a los Romanos, los instó a la obediencia a los poderes constituidos, porque estaban ordenados por Dios y eran un terror sólo para los malos y no para los buenos (Rom. 13:1-7). El consejo de Pedro es exactamente el mismo. Los gobernadores y reyes deben ser obedecidos, porque su tarea les es dada por Dios. Es un deber del cristiano temer a Dios y honrar al emperador (1 Pedro 2:12-17). Al escribir a los Tesalonicenses, es probable que Pablo señala el poder de Roma como el elemento crucial que está controlando el caos amenazador del mundo (2 Tes. 2:7).

En el Apocalipsis no hay nada más que un odio enardecido hacia Roma. Roma es una Babilonia, la madre de las prostitutas, ebria con la sangre de los santos y los mártires (17:5-6). Juan espera nada menos que su destrucción total.

La explicación de este cambio de actitud está en el amplio desarrollo de la adoración del César, la cual, con su persecución, es el trasfondo del Apocalipsis.

Para el tiempo de Apocalipsis la adoración del César era la única religión que cubría todo el Imperio Romano; y fue debido a su rechazo a conformar a sus demandas que los cristianos fueron perseguidos y muertos. Su esencia era que el Emperador Romano reinante, encarnando el espíritu de Roma, era divino. Una vez al año, todo el mundo en el Imperio tenía que aparecer antes los magistrados para quemar una pizca de incienso para la divinidad del César y decir: "César es Señor". Después de haber hecho esto, el hombre podía irse para adorar a cualquier dios o diosa que quisiera, en tanto y en cuanto esa adoración no infringiera la decencia o el buen orden; pero él debía pasar por esta ceremonia en la que reconocía la divinidad del Emperador.

La razón era muy simple. Roma tenía un imperio vasto y heterogéneo, extendiéndose desde un extremo del mundo conocido hasta el otro. Tenía en él muchas lenguas, razas y tradiciones. El problema era cómo soldar esta masa variada en una unidad auto consciente. No había ninguna fuerza unificadora como la religión común, pero ninguna de las religiones nacionales podrían en forma concebible volverse universal. La adoración del César sí podría. Era este acto y creencia en común que convirtió al imperio en una unidad. Rehusarse a quemar una pizca de incienso y decir "César es Señor" no era un acto de falta de religión; era un acto de deslealtad política. Esta es la razón por la que los romanos trataban con la máxima severidad al hombre que no quisiera decir, "César es Señor". Y ningún cristiano podría darle el título de Señor a nadie que no fuera Jesucristo. Esto era el centro de su credo.

Debemos ver cómo la adoración al César se desarrolló y cómo estaba en su apogeo cuando fue escrito Apocalipsis. Un hecho básico debe ser notado. La adoración del César no era impuesta a la gente desde arriba. Surgió de la gente; hasta podría decirse que surgió a pesar de los esfuerzos de los primeros emperadores por detenerla o, al menos, de limitarla. Y debe ser notado que de toda la gente en el Imperio, sólo los judíos estaban exentos de hacerlo.

La adoración del César comenzó como un arrebato espontáneo de gratitud hacia Roma. La gente de las provincias sabían bien lo que le debían a Roma. La justicia imparcial romana había reemplazado la opresión caprichosa y tiránica. La seguridad había tomado el lugar de la inseguridad. Los grandes caminos romanos abarcaban el mundo; y los caminos estaban a salvo de bandidos, y los mares de piratas. La pax romana era la cosa más grande que hubiera pasado jamás al mundo antiguo. Como lo expresó Virgilio, Roma sentía que su destino era "tener piedad de los caídos y derribar a los orgullosos." La vida tenía un nuevo orden en ella. E. J. Goodspeed escribe: "Esta era la pax romana. El provinciano bajo la influencia romana se encontró en posición de conducir sus negocios, proveer para sus familias, enviar sus cartas y hacer sus viajes en seguridad, gracias a la mano fuerte de Roma."

La adoración del César no comenzó con la deificación del Emperador. Comenzó con la deificación de Roma. El espíritu del Imperio fue deificado bajo el nombre de la diosa Roma. Roma representaba todo el poder fuerte y benévolo del Imperio. El primer templo a Roma fue erigido en Esmirna tan atrás como 195 a.C. No fue un paso muy grande pensar en el espíritu de roma como encarnado en un hombre, el Emperador. Esta adoración del Emperador comenzó con la adoración de Julio César después de su muerte. En 29 a.C. el Emperador Augusto otorgó a las provincias de Asia y Bitinia un permiso para erigir templos en Éfeso y Nicea para la adoración conjunta de la diosa Roma y el deificado Julio César. En estos santuarios a los ciudadanos romanos se los alentaba y hasta exhortaba a la adoración. Luego se dio otro paso. A los provincianos que no eran ciudadanos romanos Augusto les dio permiso para erigir templos en Pérgamo, en Asia, y en Nicomedia, en Bitinia, para la adoración de Roma y él mismo. Al principio, la adoración del Emperador reinante fue considerada como algo permisible para los provincianos no ciudadanos, pero no para aquellos que tenían la dignidad de la ciudadanía.

Hubo un desarrollo inevitable. Es humano adorar a un dios que puede ser visto antes que a un espíritu. Gradualmente los hombres comenzaron a adorar más y más al Emperador antes que a la diosa Roma. Todavía requería un permiso especial del senado para erigir un templo al Emperador viviente, pero para mediados del primer siglo ese permiso era dado cada vez más libremente. La adoración del César se estaba convirtiendo en la religión universal del Imperio Romano. Se desarrolló un sacerdocio y la adoración se organizó en presbiterios cuyos oficiales eran mantenidos en el más alto honor.

Nunca hubo la intención de que esta adoración borrara a las otras religiones. Roma era esencialmente tolerante. Un hombre podría adorar al César y a su propio dios. Pero, más y más, la adoración del César se convirtió en una prueba de lealtad política; se convirtió, como se dijo, en el reconocimiento del dominio del César sobre la vida y el alma e un hombre. Tracemos, entonces, el desarrollo de esta adoración hasta, y un poco después de que se escribiera el Apocalipsis.

i. Augusto, quien murió en 14 d.C., permitió la adoración de Julio César, su gran antecesor. Permitió que los no ciudadanos en las provincias adoraran, pero no les permitió a los ciudadanos hacerlo; y no hizo ningún intento de imponer esta adoración.

ii. Tiberio (14-37 d.C.) no pudo detener la adoración del César. Prohibió que se construyeran los templos y que se designaran sacerdotes para su propia adoración; y en una carta a Gython, una ciudad de Laconia, se rehusó definitivamente a recibir honores divinos. En lo referente a imponer la adoración del César, él la desalentó activamente.

iii. Calígula (37-41), el próximo Emperador, era un epiléptico, un loco y un megalómano. Insistía en tener honores divinos. Intentó imponer la adoración del César aun a los judíos quienes siempre fueron y siempre permanecieron exentos de hacerlo. Tenía planeado colocar su propia imagen en el Lugar Santísimo en el Templo de Jerusalén, un paso que con seguridad hubiera provocado una rebelión inquebrantable. Misericordiosamente, él murió antes que pudiera llevar a cabo sus planes. Pero en su reinado tenemos un episodio cuando la adoración del César se volvió una demanda imperial.

iv. A Calígula lo sucedió Claudio (41-54) quien revirtió por completo esta política insana. Él escribió al gobernador de Egipto - había un millón de judíos en Alejandría - aprobando por completo la negativa de los judíos a llamar dios al Emperador y dándoles completa libertad para disfrutar de su propia adoración. Al ascender a su trono, escribió a Alejandría diciendo: "Desapruebo la designación de un Sumo Sacerdote para mí y la erección de templos, porque no quiero ser ofensivo para mis contemporáneos, y sostengo que los lugares sagrados y cosas similares han sido atribuidos desde siempre a los dioses inmortales como honores peculiares."

v. Nerón (54-58) no tomó en serio su propia divinidad y no hizo nada para insistir en la adoración del César. Es cierto que persiguió a los cristianos, pero esto no fue porque no lo querían adorar sino porque tenía que encontrar chivos expiatorios para el gran incendio de Roma.

vi. Al morir Nerón hubo tres emperadores en dieciocho meses - Galba, Oto y Vitelio - y en ese tiempo de caos el asunto de la adoración del César no surgió.

vii. Los siguientes dos emperadores, Vespasiano (69-79) y Tito (79-81) fueron gobernantes sabios, quienes no insistieron en la adoración del César.

viii.La llegada de Domiciano (81-96) trajo un cambio completo. Él era el demonio. Era el peor de todas las cosas - un perseguidor de sangre fría. Con la excepción de Calígula, él fue el primer emperador en tomarse su divinidad en serio y exigir la adoración del César. La diferencia era que Calígula era un demonio insano; Domiciano era un demonio sano, lo cual era mucho más aterrador. Erigió un monumento al "Tito deificado, hijo del Vespasiano deificado." Comenzó una campaña de persecución encarnizada contra todos los que no quisieran adorar a los antiguos dioses - "los ateos", como él los llamaba. En particular, lanzó su odio contra los judíos y los cristianos. Cuando llegaba al teatro con su emperatriz, a las multitudes se las instaba a gritar, "¡Viva nuestro Señor y su Señora!" El actuaba como si él mismo fuera un dios. Informó a todos los gobernadores provinciales que los anuncios del gobierno y las proclamas deberían comenzar: "Nuestro Señor y Dios Domiciano ordena..." Todos los que se dirigían a él en palabra o por escrito deberían comenzar: "Señor y Dios."

¿Qué debían hacer los cristianos? ¿Qué esperanza tenían? No tenían muchos sabios ni poderosos. No tenían ninguna influencia ni prestigio. Contra ellos se había levantado el poder de Roma que ninguna nación había resistido jamás. Estaban enfrentados con la elección: César o Cristo. Era para alentar a los hombres en tales tiempos que Apocalipsis fue escrito. Juan no cerró sus ojos a los terrores; él vio cosas terribles y vio más cosas terribles en camino; pero más allá vio la gloria para aquellos que desafiaban a César por amor a Cristo. El Apocalipsis viene de una de las eras más heroicas en toda la historia de la Iglesia Cristiana. Es cierto que el sucesor de Domiciano, Nerva (96-98) revocó las leyes salvajes; pero el daño había sido hecho, los cristianos estaban fuera de la ley y el Apocalipsis es un llamado de clarín para ser fieles hasta la muerte a fin de ganar la corona de vida.

Hailey traza los reinados de emperadores y los tiempos (olas) de persecución desde Nerón (54-68) hasta Diocleciano (284-305) y que terminaron con Constantino I en 313.

Referencias

--------------------------------------------------------------------------------

Comentarios completos:
R. H. Mounce, The Book of Revelation, New international Commentary on the New Testament, Eerdmans, 1977. Un trabajo de erudición, voluminoso y bueno, pero se basa un poco demasiado en trabajos anteriores. Uno de los mejores libros individualmente, incluye mucha literatura secundaria. Un buen libro de referencia que debería ser suplementado por otro libro. (426 págs).
G. B. Caird, The Revelation of St John the Divine, Black's new testament commentaries, A & C Black. 2nd Ed 1984. Un trabajo de erudición que tiene una buena comprensión de los apocalipsis. Mounce es una herramienta de referencia mejor, pero Caird tiene mayor profundidad. (318 págs).
William Hendriksen, More than Conquerors, Baker Book House, 1962. Evangélico y erudito, un clásico de la escuela idealista (216 págs).
William Barclay, The Revelation of John, Westminster press, 1976. Un comentario laico excelente y que vale la pena leer en dos partes, con mucho material de trasfondo útil sobre el imperio romano, devocional y práctico. Un suplemento importante al material indicado más arriba. (vol. 1 (Cap. 1-5) 183 págs, vol. 2 (Cap. 6-22) 232 págs.).
James B Ramsey, The book of Revelation: An exposition of the first eleven chapters, Banner of Truth Trust, 1977, 518 pp. Un estudio piadoso y difícil para el lector moderno, pero da la interpretación más espiritual de todos los comentarios. Es una pena que no escribió sobre la segunda mitad de Apocalipsis.
J P Sweet, Pelican, 1979, 361 pp. Útil para el erudito; gran parte está en forma de notas.
George E Ladd: A commentary on Revelation, Eerdmans, 1971. Un comentario excelente y que merece ser leído (308 págs).
G R Beasley-Murray, New Century Bible, 1981. Un estudio erudito (352 págs).
H B Swete, The Apocalypse of St John, Macmillan, 1906. Un clásico que precedió apenas la publicación del gigantesco trabajo de R. H. Charles. Se requiere conocer griego, latín y varios otros idiomas europeos. Estrictamente para el erudito. Por otra parte su inglés es conciso, preciso y excelente. (Introduction 219 págs, Commentary 314 págs).
R. C. H. Lenski, Interpretation of Revelation, 1943, Augsburg Publishing House. Erudito pero no muy fácil de leer. Conocer el griego sería ventajoso. (675 págs).
Philip Edgcumbe Hughes, The book of the Revelation A commentary, 1990, IVP. Un enfoque idealista amilenial, bien escrito y no demasiado académico, en un estilo muy ameno, adecuado para el laico y un suplemento para el estudiante. (242 págs).
Homer Hailey, Revelation An Introduction and Commentary, 1979, The Wakeman Trust, 438 pp. Tiene una sección excelente sobre el trasfondo histórico. Es especialmente bueno en el tratamiento del griego. Es un muy buen comentario aunque no estoy de acuerdo del todo en su interpretación.
William Milligan, The book of Revelation, The expositors bible, Hodder and Stoughton, 1893, (392 págs). Un breve comentario de los autores de la obra principal, escrito en un inglés ameno. Vale la pena conseguir una copia de segunda mano.
John F Walvoord, The Revelation of Jesus Christ, Moody press, 1989 Ed. Un enforque dispensacionalista y futurista, ampliamente leído en Norteamérica. Da un buen resumen de la escuela dispensacionalista y futurista. Gran parte está basado en Alford (350 págs).
William R Newell, Revelation chapter-by-chapter, 1935, this Ed 1994 Kregel Publications. Enfoque dispensacionalista (393 págs).
Lehman Strauss, Revelation, Loizeaux brothers, 1964, 381 págs. Enfoque premilenialista y dispensacionalista.
Revelation, Ralph W Harris (Executive editor), The New Testament Study Bible (NTSB), The Complete Biblical Library, Vol. 10, 1990, World Library Press Inc., Springfield, Missouri 65802. Incluye el texto griego, palabra por palabra, junto a la traducción inglesa y un comentario. Una ayuda excelente pero utiliza su propio sistema numérico y no el de Strong, lo que significa que tiene que comprar su diccionario Griego-Inglés de 6 tomos. Nota: el comentario fue escrito por Horton. (428 págs).
Revelation, The Preachers Outline & Sermon Bible (POSB) Vol. 13, 1992, Alpha-Omega Ministries, Inc., Leadership Ministries Worldwide, PO Box 21310, Chattanooga, TN 37424-0310, Ph 615 855 2181 Fx 615 855 8616. (314 págs.). Un bosquejo para predicadores, en gran parte futurista y algo dispensacional, pero un recurso útil.
Stanley M Horton, The Ultimate Victory, An Exposition of the Book of Revelation. Gospel Publishing House, Springfield, Missouri, 1991. Futurista y premilenial; un enfoque erudito y no tan dogmático como la mayoría de los enfoques dispensacionalistas, y por lo tanto vale la pena conseguirlo. Nota: este es el mismo autor que escribió el comentario para el NTSB (368 págs.)
Robert L Thomas, Revelation 1-7 (524 págs.), 8-20, An exegetical commentary. Moody press (1992). Enfoque futurista y premilenial, un comentario detallado sobre el texto griego y por lo tanto un recurso importante y útil.
Alan F Johnson, Revelation, The Expositors Bible Commentary, vol. 12, Zondervan. Excelente. Nota: este comentario está resumido en unas 100 páginas en The NIV Bible Commentary, Vol. 2: New Testament, K L Barker & J R Kohlenberger III (editors), Zondervan, 1994.
Comentarios más pequeños:
Michael Wilcock, The Message of revelation, The Bible Speaks Today, IVP, 1975. Un trabajo popular pero serio con una discusión profunda sobre algunos puntos. Vale la pena leerse.
Leon Morris, Revelation, Tyndale New Testament Commentaries. 2nd Ed 1987. Buen resumen erudito, 256 págs.
Merrill C Tenney, Interpreting Revelation, Wm B Eerdmans Publishing Company, Grand Rapids, Michigan, 1957. Hay un comentario menor sobre Apocalipsis pero hay también muchos comentarios adicionales eruditos sobre varias interpretaciones, la cristología, el método escatológico, el simbolismo, trasfondo del AT, etc. lo cual lo convierte en una contribución muy útil. (220 págs.)
Geoffrey B Wilson, Revelation, Evangelical Press. 1985. Un comentario corto pero bueno. Excelente valor por su dinero.
Bruce M Metzger. Breaking the Code, understanding the book of Revelation.Abingdon Press. 1993. Demasiado corto.
Charles H Talbert, The Apocalypse, A reading of the Revelation of John. Westminster John Knox Press. 1994. Trata con la literatura apocalíptica. Una contribución útil.
G H Lang, The Revelation of Jesus Christ, Select Studies, 1947. Un estudio erudito poco conocido de los hermanos. Vale la pena conseguirlo.
Comentarios populares:
Lerry W Fogle, Revelation Explained, Not setting dates but seeing Jesus, Bridge Publishing, 2nd ed. 1995. Enfoque simbólico. Se concentra en las visiones de Jesús. Útil para el laico. (326 págs.)
Richard Brooks, The Lamb is all the Glory, 1986, Evangelical press. Un tratamiento para pastores. Demasiado liviano para ser de utilidad para el estudioso.
R H Mounce, What are we waiting for? A commentary on Revelation. Eerdmans, 1992. Un resumen popular del trabajo de este hombre mencionado más arriba.
Warren W Wiersbe, Be Victorious, Victor books, 1985. Un tratamiento para el predicador del Apocalipsis.
Triumph of the Lamb, A Self-Study Guide to the book of Revelation, Ted Grimsrud, Herald press, 1987. (188 págs.)
The Revelation to John, A Commentary, Martin H Franzmann, 1968 Concordia Publishing House. (148 págs.)
Courage for Today - Hope for Tomorrow. A study of Revelation, 1973 Augsburg Publishing House. (144 pp.) Un comentario breve y una guía de estudio, útil para un grupo de estudio bíblico.
Tim LaHaye, Revelation Illustrated & made plain, 1973, Zondervan (322 pp.). Dispensacional, anti católico-romano. Toma a las siete iglesias como las siete edades de la iglesia. A pesar del título, el libro es un tratamiento bastante serio de Apocalipsis y contiene algún material de utilidad para el predicador.
Otro material de referencia:
Billy Graham, Approaching Hoofbeats, Hodder and Stoughton, 1983. Trata con partes de Apocalipsis.
Malcolm Smith, 1981. Set of nine tapes on Revelation, Good News Tape recording library. El mejor tratamiento que conozco de la escuela idealista. Desafortunadamente no ha sido impreso.
David Pawson, When Jesus returns, Hodder & Stoughton, 1995. Resume el Apocalipsis. Discute el rapto y el milenio. Una discusión útil sobre el milenio.
William E Cox, Amillennialism Today, 1966, Presbyterian and Reformed Publishing Co. No es un comentario sobre Apocalipsis sino que da el punto de vista amilenialista.
Dave Hunt, A Woman Rides the Beast, 1994, Harvest house publishers. Trata de Ap. 17, describe a la Iglesia Católica como la mujer. Un antídoto al ecumenismo.
Clifford and Monica Hill, From Ephesus to Laodicea, Prophecy Today, Vol. 11, No 5. p26-27.
Jerome H Smith, The New Treasury of Scripture Knowledge. 1992. Thomas Nelson Publishers. Contiene algunas referencias cruzadas útiles que le permiten a uno comparar escritura con escritura, aunque su punto de vista es futurista y dispensacional a la vez.
Arthur W Pink, The Antichrist, 1923, Kregel publications 1988. Material útil sobre el trasfondo, incluye referencias del AT al anticristo. Discute sobre Babilonia.
Charles C Ryrie, Dispensationalism today, 1965, Moody press. Una lectura esencial para poder entender el trasfondo de los comentarios dispensacionalistas como Walvoord y Newell.
William E Cox, An examination of Dispensationalism, 1963, Presbyterian and Reformed Publishing Co. Un antídoto al dispensacionalismo.
William E Cox, Biblical studies in Final things, 1966, Presbyterian and Reformed Publishing Co.
Joyce G Baldwin, Daniel, 1978, Tyndale Old Testament Commentaries, IVP.
Graeme Goldsworthy, The Gospel in Revelation, Paternoster press, 1984, 1994. Una serie de ensayos sobre Apocalipsis que bien vale la pena leer.
Leon Morris, Apocalyptic, IVP, 1973. Un estudio general sobre la literatura apocalíptica en general.
H H Rowley, The Relevance of Apocalyptic, A Study of Jewish and Christian Apocalypses from Daniel to the Revelation, 2nd ed., Lutterworth Press, London, 1947.
Matthew Henrys commentary in one volume, Ed. Dr. Leslie F Church, Zondervan Publishing house, 1960.
Louis Berkhof, Systematic Theology, Banner of Truth, 1949. Vale la pena leer por su discusión sobre el milenio.
Spiros Zodhiates, The Complete Word Study Dictionary New Testament, AMG Publishers 1992.
John R W Stott, The letters of John, Tyndale New Testament Commentaries, Inter-Varsity Press, 1988 (234 págs.). Una discusión útil sobre el anticristo.
Vines Expository Dictionary of Biblical Words, Thomas Nelson Publishers, 1985.
Daniel, Gleason L Archer, Jr. The Expositors Bible Commentary. Summarised in The NIV Bible Commentary, Vol. 1: Old Testament, K L Barker & J R Kohlenberger III (editors), Zondervan, 1994.
Jack Deere, Surprised by the voice of God, Kingsway, 1996.
 
fuente:apocalipsis.org
« Última modificación: 25/09/2008, 23:29 por ganimedes »

 

GoogleTagged



Related Topics

  Asunto / Iniciado por Respuestas Último mensaje
normal_post * 1 Respuestas
1688 Vistas
Último mensaje 24/01/2012, 21:19
por duke



PadreDeFamilia
!! ADVERTENCIAS !!: Las informaciones aquí publicadas NO CONTIENEN KEYS para la decodificación de ningún sistema: NO SON OPERATIVOS en sistemas SAT que precisen de su correspondiente suscripción. ESTA TOTALMENTE PROHIBIDO EL USO DE ESTAS INFORMACIONES PARA LA MODIFICACIÓN O DEFRAUDACIÓN DE SISTEMAS DE ACCESO CONDICIONAL. ESTOS FOROS SON MODERADOS Y NO SE PERMITE LA PUBLICACIÓN DE INFORMACIONES ILEGALES POR PARTE DE LOS USUARIOS. EN CASO DE DETECTARSE ESTE TIPO DE INFORMACIONES, LOS USUARIOS SERÁN EXCLUIDOS DE ESTAS PÁGINAS.
PROHIBIDA LA PUBLICACIÓN DE ENLACES A FIRMWARES ILEGALES