Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies OK | Más información
receptor viark

Chincheta Autor Tema: El Contacto Sexual con Extraterrestres  (Leído 4177 veces)

08/03/2009, 13:09

Conectado duke

  • Administrador Global
  • ****
  • Gracias
  • -Dada: 732
  • -Recibida: 5275
  • Mensajes: 123944
  • __d u k e__
messageicon

El Contacto Sexual con Extraterrestres

« en: 08/03/2009, 13:09 »
El Contacto Sexual con Extraterrestres

La Investigadora Investigada

 Cuando Judith se dio cuenta de que “el asunto” se le había ido de las manos, comenzó a preocuparse y a buscar la colaboración de los jóvenes investigadores de la península. Judith, seudónimo utilizado por la mayoría de los investigadores que han observado su caso, amén de ATS de profesión, es una inteligentísima y encantadora amiga de treinta y seis años de edad, residente en la de Gran Canaria, y una de las investigadoras paracientíficas, me atrevería a asegurar, más realistas de la sociedad española. Su relación con los investigadores y su labor de divulgadora de los fenómenos insólitos que acontecen en las bellas islas del archipiélago canario, ha contribuido en gran medida al conocimiento de la “España mágica”, tal y como se presenta en la actualidad. Los que hemos tenido oportunidad de contar con su compañía en alguna ocasión, conocemos su carácter jocoso, ameno y altanero; es el alma y la diversión de cualquier reunión amistosa; sin embargo, también sabemos de su celo en el estudio científico de las temáticas paranormales. Por esta razón, la experiencia que había de sufrir no nos ofreció más que un criterio: Judith dice la verdad.

 Su interés por la fenomenología paranormal la llevó a intentar establecer, como organizadora en el seno de una delegación de Misión Rama en España, contacto con los tripulantes de los ovnis, utilizando los medios que en otras ocasiones de contacto habían funcionado significativamente, tales como la vasografía  -ouija- o la sicografía, escritura automática, destacando inmediatamente, a tenor de las declaraciones de sus compañeros de experiencias como una fantástica contacto o médium, (el mensaje transmitido los días que no contaban con ella, era muy absurdo, negativo o incluso nulo). 

A finales de 1990, desencantada quizá por las continuas contradicciones existentes en los mensajes, decidió desvincularse completamente del movimiento e inició su andadura solitaria en la investigación paranormal. Sin embargo días después de aquella honrosa retirada, se vio envuelta en un extraño suceso de Teleportación, mientras volvía de dejar  a sus hijos en el colegio.

El Investigador y amigo Josep Guijarro se interesó desde el principio por el asunto, sometiendo a Judith a una hipnosis y extrayendo la conclusión de que la niebla no era sino un camuflaje, para unos seres que abordando el vehículo, la habían llevado al interior de una aeronave tipo Ovni, es decir había sufrido una abducción. Sin embargo, aquel no sería sino el principio de un singular curriculum en el que no tardaría en repetirse otros períodos de pérdida de la noción del tiempo.

 El día 18 de Marzo de 1991, poco después de las 17:20 horas de la tarde, mientras se dirigía a buscar a sus hijos al colegio, perdió completamente el sentido al volante de su vehículo durante varios minutos en la autopista, a la altura del polígono de Sinamar. Cuando lo recobró se sorprendió a sí misma todavía conduciendo y a unos pocos kilómetros, cuatro o cinco tan solo, del lugar donde se desvaneció, sin que nada la hubiese interrumpido y sin producirse ningún accidente.

 Las experiencias continuarían hasta desembocar en contactos directos con VDD, que también fueron percibidos por sus jóvenes hijos, y una amiga, conocida bajo el seudónimo de Mayra, quién compararía y corroboraría sus experiencias.

 Su caso fue seguido e investigado por muchos Investigadores, que pasaron días enteros en la casa de Judith, durmiendo por la noche en habitaciones contiguas a la suya y esperando vivir y viviendo en algunos casos, alguna extraña experiencia. La protagonista de este caso confeccionó incluso un memorándum de todas aquellas vivencias inusuales que le acontecían, en ausencia de los Investigadores, relatando sueños, pesadillas, pasajes extraños sufridos por sus allegados y por ella misma y, poco a poco evidencias de un contacto con VDD. Hoy en día, a principios de 1993, Judith asegura no haber sufrido ninguna molestia nocturna desde hace un año, aunque las extrañas “casualidades” se siguen produciendo, confirmando así que sigue bajo la atenta custodia de algo.

 Una de las últimas experiencias vividas por Judith se produjo una noche cuando, con su flamante nuevo Renault Clio, circulaba por una carretera solitaria y se vio obligada a detenerse frente a un vehículo que había bloqueado la carretera. Judith se sorprendió al observar que el otro automóvil era el que ella había vendido poco tiempo atrás a una amiga. Pero, sin duda, lo que más le impresionó fue encontrarse con un ser idéntico a sí misma al volante.

 Sin embargo y coincidiendo con otro subgrupo temático donde se dan cita narraciones de vivencias con clónicos y seres especulares, aquella otra Judith tenía el pelo corto y sin teñir y tal como lo llevaba, cuando era dueña de aquel vehículo.

 Sobre su persona se realizaron numerosos ejercicios para descubrir su funcionamiento inconsciente: tests psicotécnicos, estudios grafológicos practicados sobre su escritura y firma, cuestionarios de personalidad. Ninguna de aquellas pruebas pudo demostrar que el testimonio de Judith fuera inventado o ficticio, así como tampoco se pudo demostrar algún indicio de alguna inestabilidad psicológica en la testigo. Además si Judith hubiera sido movida por algún interés lucrativo, ¿por qué había de guardar el anonimato hasta el día de hoy?

 Como dato curioso, y por si fueran pocos los que ya hemos relatado, incluiremos el testimonio de un fontanero que acudió el día 29 de Abril de aquel mismo año a reparar una avería en las cañerías que transportan el agua desde el bloque de pisos, atravesando el jardín, hasta la piscina. Dicho caballero encontró algo muy extraño en aquella tubería: “Estaba completamente destrozada. Era como si un gran peso se hubiera apoyado sobre el césped y la hubiera estallado”. Obviamente, el peso de una silla o mesa de jardín no podía provocar aquel efecto espectacular. Sin embargo, Judith recuerda que la noche del día 19 de Abril, había tenido un sueño extraño donde ella observaba el firmamento desde un jardín o un prado; un sueño muy vívido si tenemos en cuenta que, al despertar, tenía briznas de hierba en su ropa de noche y en la cama. Si observamos el jardín y piscina comunitarias están acuartelados por los bloques de pisos, sin más posibilidad para llegar hasta allí que desde su interior, ¿qué fue lo que aterrizó, único modo posible de llegar hasta allí, en el jardín?

08/03/2009, 13:11Respuesta #1

Conectado duke

  • Administrador Global
  • ****
  • Gracias
  • -Dada: 732
  • -Recibida: 5275
  • Mensajes: 123944
  • __d u k e__
messageicon

Re: El Contacto Sexual con Extraterrestres

« Respuesta #1 en: 08/03/2009, 13:11 »
El matrimonio tatuado

Manuel Carballal recogía en 1992, el caso de una agradable pareja de mediana edad que, al parecer, sufría desde antaño experiencias de visitantes de dormitorio. Sin embargo, este caso sentaría una base cuestionable, en el estudio de las experiencias de VDD, dado que éstas estaban premeditadas y aceptadas por el mismo matrimonio, hasta el punto de que, antes de acostarse, dejaban una tarjeta sobre la mesa de noche, donde se podía leer aproximadamente: “Haced con nosotros lo que necesitéis, si es positivo para vuestros propósitos”.

 Esta pareja, camuflados bajo los seudónimos de Patricia y Jorge, marca una pauta muy simbólica porque sus experiencias se producían en ambas partes por igual: no existían recuerdos sobre extrañas entidades nocturnas o avistamientos de ovnis a su período como matrimonio, a diferencia de la casi totalidad de fenómenos, donde siempre existe una relevancia fundamental en uno de los afectados.

 (No obstante, Patricia recordaba ciertas experiencias oníricas de su pasado cuando, siendo todavía una niña, fantaseaba con la presencia etérea de unos “médicos” que le proporcionaban anestesia y le “hacían pruebas”. Estos sueños llevaron a la testigo, ya adulta, a la convicción de que había sido raptada anteriormente) 

Sus experiencias en conjunto tenían el mismo carácter de chequeo médico que cualquier otra experiencia reportada; sin embargo, ambos cuerpos presentaban un número indeterminado de marcas físicas que sumaban más de cien llagas, heridas, quemaduras y hematomas que fueron observadas por Manuel Carballal y que fueron observadas por Manuel Carballal y que posteriormente fueron localizadas en un modelo dibujado por la misma Patricia, como el que muestra el gráfico. (47 por delante, 40 por detrás y 25 marcas registradas en el rostro de Jorge, el marido de Patricia).

 Lo más significativo de este caso, es su paralelismo con el descrito en las páginas de “Intrusos” (EDAF. Madrid.1988), de Budd Hopkins, que tenía como protagonista a Mrs. Debra Tomey, encubierta bajo el seudónimo de Kathie Davis. Tal y como reconocía la misma Patricia tras leer el libro    :D    olor el día de la ovulación (en tres o cuatro ocasiones, nunca me había sucedido): Flashes de luz. Flotar hacia la nave. El aspecto de las cicatrices. Olor y calor repentinos. Fuertes dolores en la cabeza. Aparición de pelusilla repentinamente. Hepatitis. Desequilibrio hormonal (asma alguna vez) Arritmia cardiaca. Algún problema con la curva de glucemia; cortisol algo alto. Tumores en los ovarios y repentino dolor y rigidez en el cuello.

08/03/2009, 13:12Respuesta #2

Conectado duke

  • Administrador Global
  • ****
  • Gracias
  • -Dada: 732
  • -Recibida: 5275
  • Mensajes: 123944
  • __d u k e__
messageicon

Re: El Contacto Sexual con Extraterrestres

« Respuesta #2 en: 08/03/2009, 13:12 »
Visitantes de la Luz

Julia G. Es una agradable dueña de casa de la provincia de Huelva, de treinta y tres años de edad y casada, que se puso en contacto con Moisés Garrido, el genial Investigador onubense y gran amigo del autor, para explicarle una serie de experiencias que habían influido sobremanera en su concepción del entorno y la espiritualidad.

 Julia comenzó sus vivencias, relacionadas con presuntos visitantes de dormitorio, a la temprana edad de ocho años en 1968, cuando vio la figura de una mujer morena y anormalmente luminosa a los pies de su cama, ataviada con una túnica blanca, que le sonreía. La reacción de la niña fue tapar todo su cuerpo bajo las sábanas, pero sintió que aquella entidad se aproximaba hasta la cama, la rozaba y seguidamente desaparecía. Posteriormente, aquellas experiencias se multiplicaron, adoptando otros recursos paranormales en su trayectoria, tales como viajes astrales, premoniciones, avistamientos de ovnis o contactos telepáticos.

  Sin embargo, las experiencias de esta joven onubense, presentaban otro tipo de entidades que, como la descrita del año 1968, estaban constituidas por una luz informe que no permitía definir los rasgos de la entidad en sí, exenta de brazos o piernas, lo cual le otorga al fenómeno un carácter mucho más místico que las descripciones realizadas en otros casos similares. Así Julia, apoyando las deducciones realizadas por el profesor Harder, afirma comprender ahora, gracias a ellos, la identidad de Dios, lo equívoco de lo que los humanos entendemos por muerte y los aspectos más filosóficos sobre la realidad cuestionable de nuestro mundo. Asimismo su familia, lejos de rechazar las vivencias de Julia, las acepta e incluso, afirma haberlas compartido con ella en alguna ocasión. 

 Su marido, Antonio, marino de profesión, además de haber observado algunos ovnis mientras navegaba frente a las costas de Angola, a finales de 1990, vivió una pavorosa experiencia cuando, hallándose despierto en la cama, escuchó extraños ruidos en la casa, acompañados de voces o murmullos. Cuando intentó incorporarse para ver cuál era la causa de aquello, un enorme ojo, así lo describió él, se abalanzó sobre él, impidiéndole cualquier movimiento. Asustado, alertó a su esposa quien, al ver la cámara completamente repleta de entidades luminosas, también se asustó y comenzó a rezar. Inmediatamente los seres desaparecieron, atravesando la pared.   

Asimismo, su hija pequeña, María del Mar, presenció en 1988, cuando contaba ocho años de edad, la misma a la que su madre sufriera, su primera experiencia, la súbita aparición de un ser alto, moreno, con túnica blanca y con un crucifijo prendido al cuello, que la miraba sonriente a los pies de la cama.

Los experimentos practicados por el Investigador Moisés Garrido sobre esta testigo, intentando evaluar su capacidad extrasensorial (ESP) a través de las cartas Zener, descubrieron una portentosa capacidad paragnóstata en la niña, como ocurre en la gran mayoría de los testigos localizados hasta el momento.

08/03/2009, 13:13Respuesta #3

Conectado duke

  • Administrador Global
  • ****
  • Gracias
  • -Dada: 732
  • -Recibida: 5275
  • Mensajes: 123944
  • __d u k e__
messageicon
Re: El Contacto Sexual con Extraterrestres
« Respuesta #3 en: 08/03/2009, 13:13 »
La mejor evidencia

El caso acaecido sobre la persona de María Dolores es, con diferencia, el caso por excelencia en cuanto a su evidencia se refiere, y ha traspasado incluso nuestras fronteras, hasta el país cuna de la fenomenología de los VDD, Estados Unidos. La importancia de este suceso es tal que llegó a ser contraportada, en una de las revistas de difusión Ufológica más conocidas en todo el mundo: UFO Universe (número de otoño de 1992).

 La experiencia que le aconteció a María Dolores, vecina de una población de Tarrasa, en Barcelona, sería investigada también por el Investigador Josep Guijarro, con quien tenía trato y amistad, desde hacía algunos años. De hecho, la afectada se mostró siempre muy interesada por temáticas paranormales, aunque no específicamente por la Ufología, hasta el punto de que recibió, en el año 86 u 87, un tratamiento hipnótico de Guijarro para dejar de fumar.

 Un tiempo después volvieron a coincidir, cuando ella se puso de nuevo en tratamiento, para  conseguir perder algunos kilos a través de otra técnica hipnótica; este tratamiento requería mucho más tiempo, de modo que su contacto se prolongaría durante varios meses. Guijarro observó a través de aquellas terapias que la joven paciente tenía unas dotes muy acusadas como paragnóstata y productora de fenómenos paranormales a voluntad.

 Durante una de las múltiples charlas que mantuvieron, María Dolores confió a Guijarro que su marido, era un apasionado de la ufología y que, de vez en cuando, había ojeado alguna de las revistas que éste compraba, por lo que dejaba latente su conocimiento, quizás en el ámbito inconsciente, de los fenómenos que acontecían en torno a los ovnis.

 Cierto día, allá por el año 1989, dieron comienzo sus experiencias de visitantes nocturnos, a través de un sueño donde aparecían entidades macrocéfalas que le informaban de que muy pronto tendría un avistamiento Ovni.

 La evidencia era tan mínima que Guijarro, sabiamente intuyó que aquel pasaje podía ser fruto de una conjunción de términos asimilados por el inconsciente a través de lecturas o conversaciones. Sin embargo, semanas después de haber archivado aquella experiencia, en el mes de Marzo, y coincidiendo precisamente con un avistamiento Ovni, multitudinario en la ciudad la noche anterior y que también ella presenció, María Dolores recurrió de nuevo al Investigador, para mostrarle lo que había de ser una de las mejores y más valiosas pruebas mundiales de la autenticidad de las experiencias nocturnas junto a EBD: su estómago presentaba la increíble y angustiosa formación de doce claras llagas sangrantes que formaban el perfil de un triángulo rodeando el ombligo de la testigo. Inmediatamente, el Investigador reaccionó poniendo a la mujer en manos de un médico, el doctor Llopis, para que determinara si aquella erupción era producida por un extraño herpes o por un singular desarreglo epidérmico. La evaluación de Llopis fue concluyente: “No había visto nada similar en toda mi vida”.

 Dos meses después, se produjo un nuevo avistamiento multitudinario en la ciudad y, en esta ocasión, su hijo mayor fue también testigo del fenómeno, quién le pidió a su madre que observara a través de un pequeño catalejo que tenían en su cuarto. A la mañana siguiente, María Dolores quedó horrorizada al ver que su ojo estaba completamente inflamado y lleno de sangre. Tras una observación más calmada, se comprobó que el ojo estaba rodeado de cientos de pinchazos producidos, por algún instrumento similar a una aguja hipodérmica. Los análisis practicados por recomendación de Josep Guijarro sobre María Dolores en la Mutua de Tarrasa, determinaron que, entre otras dolencias, había sufrido una anemia de pequeña, y descubrieron que era, en definitiva, el modelo perfecto para sufrir vivencias con entidades nocturnas.

 Sin embargo, las experiencias de María Dolores, y a pesar de lo que a simple vista se puede deducir de lo anterior, pertenecen al contacto de tipo amistoso y al mensaje de paz y amor universal, hasta el punto de que aquellas dotes paragnóstata que Guijarro observara en sus sesiones hipnóticas, han sido confirmadas por ellos como un don que le han entregado desde antaño para defenderse en el ámbito psicológico y físico de las inclemencias de nuestra sociedad.

 Además, tales experiencias han comenzado a ser observadas en forma inconsciente por el entorno familiar de María Dolores, que, dicho sea de paso fue bautizada por las entidades como SME 33, lo que apoya la hipótesis, ampliamente aceptada por el entorno de personas, que afirman haber tenido un contacto directo con entidades biológicas desconocidas, de que el contacto se mantiene a través de las dinastías o generaciones anteriores y posteriores del abducido, circunstancia que se observa en casos tan relevantes, como el de la puertorriqueña Sara, el del brasileño Joao Valerio Silva o incluso el de Whitley Strieber. Así, el día posterior a la súbita aparición de aquellas llagas en su vientre, la hija menor de María Dolores, Rocío, que no sabía por qué su madre había acudido a la consulta del doctor Llopis, le preguntó: “Mamá, eso que te ha salido en la barriga, ¿no tendrá forma de triángulo? Me he acordado que anoche soñé con un triángulo enorme y era tan luminoso que me desperté asustada”.

 

GoogleTagged





PadreDeFamilia
!! ADVERTENCIAS !!: Las informaciones aquí publicadas NO CONTIENEN KEYS para la decodificación de ningún sistema: NO SON OPERATIVOS en sistemas SAT que precisen de su correspondiente suscripción. ESTA TOTALMENTE PROHIBIDO EL USO DE ESTAS INFORMACIONES PARA LA MODIFICACIÓN O DEFRAUDACIÓN DE SISTEMAS DE ACCESO CONDICIONAL. ESTOS FOROS SON MODERADOS Y NO SE PERMITE LA PUBLICACIÓN DE INFORMACIONES ILEGALES POR PARTE DE LOS USUARIOS. EN CASO DE DETECTARSE ESTE TIPO DE INFORMACIONES, LOS USUARIOS SERÁN EXCLUIDOS DE ESTAS PÁGINAS.
PROHIBIDA LA PUBLICACIÓN DE ENLACES A FIRMWARES ILEGALES