Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies OK | Más información
receptor viark

Chincheta Autor Tema: Las consecuencias del alza del IVA ...  (Leído 977 veces)

18/03/2010, 12:58

Conectado duke

  • Administrador Global
  • ****
  • Gracias
  • -Dada: 732
  • -Recibida: 5283
  • Mensajes: 123945
  • __d u k e__
messageicon

Las consecuencias del alza del IVA ...

« en: 18/03/2010, 12:58 »
eleconomista.- La subida de dos puntos del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) ha desatado una creciente polémica desde su introducción en los Presupuestos Generales del Estado para 2010. Con esa medida, el Gabinete socialista pretende recaudar 5.150 millones adicionales y, de este modo, contribuir a la reducción del descomunal déficit público, el 11,4% del PIB.

La decisión gubernamental constituye un error mayúsculo por dos razones fundamentales. Por un lado, porque el incremento del IVA contribuirá a deprimir el consumo privado y, por tanto, la elevación de los tipos impositivos se traducirá en menores ingresos para las arcas públicas.

Por otro, porque se enmarca en una estrategia de consolidación presupuestaria que ha fracasado siempre y en todas partes, como muestra la teoría económica y la evidencia empírica.

Por último, el efecto depresor de las alzas impositivas se agudiza en un contexto de recesión y de restricción crediticia. En consecuencia, un IVA más alto contribuye a acentuar la recesión y a retrasar la salida de la crisis.

Menos gastos e impuestos

De entrada, los procesos de ajuste fiscal realizados en los países de la OCDE entre 1970 y 2007 son un banco de pruebas imbatible para saber qué funciona y qué no funciona. La experiencia arroja un dato incontrovertible: los intentos de estabilizar o recortar el binomio déficit/deuda mediante la elevación de los impuestos se han saldado con un estrepitoso descalabro. De hecho, ese tipo de política se ha mostrado incapaz de disminuir el endeudamiento del sector público y ha generado recesiones seguidas por largos períodos de estancamiento económico.

Por el contrario, los planes de consolidación fiscal y presupuestaria de mayor éxito se han basado en recortes sustanciales del gasto público acompañados por bajadas de los impuestos. La literatura disponible sobre este punto es abundante y no ha sido refutada (ver Alesina A. and Ardagna S., Large changes in fiscal policy: taxes versus spending, Mimeo, october 2009).

El alza de la fiscalidad sobre el IVA se basa en un falso supuesto, a saber, que esa iniciativa no afectará al consumo de los individuos. De lo contrario, el Estado no recaudaría más. En términos técnicos, esa medida supone asumir la neutralidad del impuesto en tanto se asume que no tiene efecto negativo alguno sobre las decisiones de gasto de los hogares. Este enfoque supone un desconocimiento supino de cómo reaccionan los consumidores a un incremento de la fiscalidad indirecta en un entorno de recesión y de restricciones de acceso a la liquidez.

Números rojos de las familias

Por otra parte, ignora el impacto depresivo sobre el consumo provocado por el abultado endeudamiento de los hogares, por el duro ajuste a la baja de su riqueza financiera e inmobiliaria, así como por la imparable carrera alcista del desempleo. Todos esos elementos, que configuran la denominada renta permanente de los individuos, factor determinante del consumo privado, se han deteriorado de modo dramático desde 2008 y no presentan síntoma alguno de mejoría. Esto explica en gran medida el fuerte repunte del ahorro privado.

En ese escenario, el aumento del IVA contribuye a erosionar otro elemento de la función de consumo: la renta disponible de los hogares. Si además, como sucede en España, existe una intensa y probablemente creciente restricción de liquidez, las familias no pueden o tienen serias dificultades para pedir prestado y mantener o elevar sus niveles de gasto.

Penalización al consumo

En estas circunstancias, su consumo depende en mayor medida de su renta actual, que se ve reducida por la subida del IVA. Ello las lleva a consumir menos. Así pues, la iniciativa gubernamental contribuye a deprimir el gasto privado y, por tanto, a reducir el crecimiento económico y la recaudación fiscal. Esto no es una novedad. Entre 1992 y 1993, el tipo general del IVA pasó del 12 al 15% y los ingresos procedentes de ese impuesto cayeron un 11%. En 1995, el Gabinete socialista incrementó de nuevo ese tributo y el impacto, en una economía en crecimiento, fue irrelevante. En suma, el alza del IVA acentúa las fuerzas recesivas que azotan a la economía española y, por eso, la recaudación caerá a pesar de la elevación del impuesto.

El sesgo depresivo del aumento del IVA se agrava en un mercado de trabajo con las rigideces del español y con una estructura salarial ligada a la evolución del IPC. En este contexto, la subida de esa figura impositiva genera dos efectos: primero, una disminución de la renta disponible; segundo, un aumento del nivel general de precios de entre un 0,5 y un 0,8%, según las estimaciones disponibles. Antes o después, esto conducirá a que los sindicatos demanden salarios más altos para garantizar su poder adquisitivo, lo que deteriorará todavía más la competitividad de las empresas y acelerará la dinámica de destrucción de empleo registrada por la economía nacional.

El resultado de este movimiento es también una caída de los ingresos procedentes del IVA. Eso sin contar el aumento de los incentivos a evadir el impuesto, a extender la economía sumergida.

La receta idónea: una política expansiva

En las presentes circunstancias de la economía española, la subida del IVA sólo sirve para prolongar la recesión, para destruir puestos de trabajo y para recaudar menos. Por ello, no tendrá utilidad alguna para frenar la tendencia alcista del déficit público.

Esto exigiría un recorte drástico del gasto público acompañado de bajadas de los impuestos directos destinadas a estimular el crecimiento; esto es, una política fiscal y presupuestaria radicalmente opuesta a la aplicada por el Gobierno del PSOE. Ése es el único camino para restaurar la solvencia de las finanzas públicas y superar la recesión. Por desgracia, esa política ni está ni se la espera. España va con paso decidido y firme el ademán hacia una crisis fiscal.

Lorenzo B. de Quirós, miembro del consejo editorial de elEconomista.
« Última modificación: 18/03/2010, 13:18 por duke »

 

GoogleTagged



Related Topics

  Asunto / Iniciado por Respuestas Último mensaje
normal_post * 0 Respuestas
2874 Vistas
Último mensaje 02/09/2008, 23:23
por livy
normal_post * 0 Respuestas
861 Vistas
Último mensaje 08/10/2008, 19:00
por livy
normal_post * 0 Respuestas
876 Vistas
Último mensaje 12/05/2009, 00:28
por livy
normal_post * 0 Respuestas
458 Vistas
Último mensaje 03/11/2009, 15:25
por vmax
normal_post * 0 Respuestas
454 Vistas
Último mensaje 03/11/2009, 15:36
por vmax
normal_post * 0 Respuestas
701 Vistas
Último mensaje 30/06/2010, 03:22
por w1w
normal_post * 0 Respuestas
706 Vistas
Último mensaje 01/07/2010, 18:03
por w1w
normal_post * 0 Respuestas
1351 Vistas
Último mensaje 25/06/2012, 22:55
por duke
normal_post * 1 Respuestas
1755 Vistas
Último mensaje 13/07/2012, 23:51
por duke
normal_post * 5 Respuestas
2176 Vistas
Último mensaje 08/04/2017, 22:33
por dacres



PadreDeFamilia
!! ADVERTENCIAS !!: Las informaciones aquí publicadas NO CONTIENEN KEYS para la decodificación de ningún sistema: NO SON OPERATIVOS en sistemas SAT que precisen de su correspondiente suscripción. ESTA TOTALMENTE PROHIBIDO EL USO DE ESTAS INFORMACIONES PARA LA MODIFICACIÓN O DEFRAUDACIÓN DE SISTEMAS DE ACCESO CONDICIONAL. ESTOS FOROS SON MODERADOS Y NO SE PERMITE LA PUBLICACIÓN DE INFORMACIONES ILEGALES POR PARTE DE LOS USUARIOS. EN CASO DE DETECTARSE ESTE TIPO DE INFORMACIONES, LOS USUARIOS SERÁN EXCLUIDOS DE ESTAS PÁGINAS.
PROHIBIDA LA PUBLICACIÓN DE ENLACES A FIRMWARES ILEGALES