Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies OK | Más información
receptor viark

Chincheta Autor Tema: El area 51 Española  (Leído 1828 veces)

29/09/2008, 19:45

ganimedes

  • Visitante
messageicon

El area 51 Española

« en: 29/09/2008, 19:45 »
EL ÁREA 51 ESPAÑOLA

           

 

            Algún punto entre Gerona y Madrid. 01:00 AM
            Aquella era una situación ciertamente incómoda. Me encontraba en un coche cama, en algún punto entre Gerona y Madrid, en compañía de Marcos. Acabábamos de cenar opíparamente, a cuenta del “servicio”, en el vagón-restaurante y después de un Ballantines doble con hielo, nos retiramos a nuestro compartimiento. Marcos me había invitado a acompañarle a Madrid, para echarle una mano en ciertas gestiones que debía llevar a cabo, en relación a la investigación de algunas sectas. A cambió había prometido presentarme a un KA, los míticos agentes del CESID “con licencia para matar”, que diría Rueda, quien además podría aportarme alguna información sobre el asunto UMMO. Evidentemente me reuní con él en Gerona, sólo para hacer el viaje de regreso con Marcos en el tren, donde suponía que iba a tener más tiempo para charlar con él sin interrupciones. Y así fue. Pocos viajes en tren resultaron tan enriquecedores. Sin embargo, cuando volvimos al vagón y cerró con llave, vi que se sacaba una pistola –esta vez un 38 corto- del tobillo y la metía debajo de la almohada de su litera. Detesto que alguien saque un arma cuando estamos encerrados en una habitación tan claustrofóbica como un compartimiento de ferrocarril, y era la segunda vez que un agente del CESID me lo hacía...

 

Imagino que se percató de mi entrecejo fruncido, y con su mejor sonrisa intentó tranquilizarme: “Verás, es que venimos en tren porque no te controlan al sacar el billete, puedes apearte en varias ciudades si surge un imprevisto, y no existen tantas complicaciones como en los aeropuertos para pasar el arma...”. En eso tenía razón. Recostados en la litera compartimos un Camel, Marcos fuma como un carretero, y yo saqué a colación el tema de Barbate. A Marcos no pareció sorprenderle, aunque me felicitó por mis pesquisas.

-En realidad tu “OVNI” podría haber sido español, porque hace mucho tiempo que se está experimentando aquí con esos pequeños aviones-espía no tripulados. Si es que los ingenieros van a terminar por mandarnos al paro a los de carne y hueso...

Naturalmente yo pegué un brinco, como la ocasión merece, estampándome “los cuernos” contra el techo del vagón. Me pregunto quien habrá sido el “genio” que diseñó las literas de tren habilitadas para pigmeos. Todavía no entiendo como es posible que Marcos encajase su metro ochenta y sus noventa kilos de peso en aquel camastro.

- ¿Qué quieres decir con que en España se han experimentado aviones espía no tripulados?
- ¡Claro, hombre!. En la Base de La Virgen del Camino, en León, y en el Arenosillo. Por lo menos desde el 95 se han realizado algunos vuelos de prueba con prototipos muy parecidos a los de los irakies. Programa SIVA, lo llaman los del INTA; Sistema Integrado de Vigilancia Aérea, o algo así.

 

            Precisamente en la Base de La Virgen del Camino yo había tenido un “problemilla” unos años atrás, que terminó con mi coche rodeado de soldados armados hasta los dientes, y con mis cámaras fotográficas confiscadas. Sabía que en torno a aquella Base se habían producido avistamientos de “cosas raras” en alguna ocasión. Y sabía también que el Ejército, esta vez el de tierra, se había confesado el culpable de unos incendios forestales, que se habían producido en León, a causa de unas pruebas balísticas con misiles Milán, que se les habían ido de las manos en septiembre de 1998. Pero lo del avión espía español tan solo me sonaba de lejos.

Cuando Marcos se acostó, aproveché para buscar en el archivo de mi ordenador portátil y ¡voilá!. Buscad y encontrareis. Y aunque parezca increíble la sentencia bíblica es aplicable, incluso a mi portátil. Por fortuna no me había desecho del archivo de correo electrónico que me había enviado por email José María Lesta meses atrás. En realidad se trataba de un log (grabación de una conversación mantenida en un canal de charla –chat- de internet), que Lesta había tenido con un tipo que se hacía llamar HYPERION en el IRC, y que me envió por ser “parte implicada”. Bendije esta costumbre mía de guardarlo todo.

La conversación en cuestión se produjo el 3 de enero de 1997, a las 02:46 AM. En realidad son 10 páginas lo que ocupa ese log una vez impreso, y la mayoría son referencias a cuestiones puramente informáticas, típicas de los chateadores nocturnos. Y es que los chat son una especie de ciber-punto de encuentro donde convergen todo tipo de personajes, a cual más atípico. En general, el 90% de la información que pulula por internet está completamente contaminada. Pero, de vez en cuando, surgen pistas, como la de HYPERION, que podrían acercarnos un poco más a la verdad. Yo mismo he frecuentado durante meses enteros los canales de IRC en internet, e incluso llegué a crear un canal #CESID, que mantenía todas las noches abierto en la red, como un anzuelo a la espera de que alguna posible fuente de información picase en él. Cosa que tan solo ocurrió en dos ocasiones. (1)

 

En el caso de otros canales tan veteranos y rigurosos como #POLIS, la cosa es muy distinta. #POLIS es un canal en el que coinciden policías de todo el mundo, para debatir cuestiones profesionales –o personales-. Y al igual que la página web del mismo canal, una excelente fuente de información del ámbito policial. En este canal he hecho buenos amigos, tanto funcionarios de Policía como de la Guardia Civil, con los que he terminado intercambiando información de todo tipo. Pero volviendo al log Lesta-HYPERION... Bueno, mejor que cada cual juzgue por si mismo. He resumido la conversación en las frases más significativas, obviando los guiños típicos de chateadores, para hacer más comprensible la conversación a los profanos en el noble arte del IRC (2). Y, como siempre, omitiré los nombres de los militares en activo, para evitarles complicaciones innecesarias.

 

 

Session Start: Fri Jan 03 02:46:54 1997

-te interesan los temas de seguridad nacional y cosas similares?
-mucho. ¿Qué me puedes contar?
-conoces a Manuel Carballal?
-no
-da igual, investiga la relación de prototipos militares españoles y extranjeros con el CESID
como sea las chapuzas que yo he visto de los militares.
-a que te refieres?
-al INTA.
-estuviste en el INTA?
-no, los vi trabajar en un proyecto. 15 ingenieros no fueron capaces de hacer volar un avioncito espía. Yo estuve allí.
-y? ¿qué tipo de avión?
-Sí, en una base aérea de León. Una especie de aeroplano de unos 4 metros lleno de cámaras.
-en la base de La Virgen... en León?
-sí
-La Virgen del Camino?
-sí
-imposible, no me digas?
-en abril del 95. Mi padre pilota allí, pero yo estaba haciendo la mili en ese momento.
-puedes precisar la fecha? Y quien llevaba en mando en ese momento?
-cuando estuvieron fue entre el 1 y el 24 de junio + o -, porque el 25 es mi santo, y fue las semanas -anteriores. Estaban probando un avión que lanzaban por una lanzadera. Era con hélice, como uno de aeromodelismo pero mas grande. Naranja. Se suponía que aterrizaba sobre un colchón de aire.
-y funcionaba?
-se les estrelló en el primer vuelo. Había 15 ingenieros del ejército.
-recuerdas quien llevaba el mando en ese momento?
-Agustín A. L. ¿para que lo quieres saber?
-para rastrear el tema. ¿Sabes el nombre de alguno de los ingenieros? ¿o la graduación del tal Agustín y si reside aun en León?
-coronel. Está en Madrid de general. Se fue a los pocos meses. Nuevo destino con ascenso.
-y sabes el nombre de algún mando mas bajo?
-teniente coronel Rafael L. J., Capitán Felix S. A.
-todos ellos tuvieron conocimiento del proyecto?
-si, unos 30 mandos. De lo que era no lo se, pero lo vio toda la base. No dejaban entrar en el hangar donde lo tenían. Se supone que era un avión de apoyo para invasiones y reconocimiento de terreno pre-ataque.

 

            Verdaderamente el log no aporta ningún secreto militar grave, pero los nombres de los oficiales que aparecen mencionados, a mi me servirían posteriormente para tirar del hilo y averiguar más sobre este proyecto de avión-espía español, que tal y como menciona HYPERION, cuyo verdadero nombre es Juan Carlos, realizó su primer vuelo experimental el 2 de junio de 1995. Este tipo de aviones, como apuntaba acertadamente Marcos, fueron utilizados por Sadam Hussein en la Guerra del Golfo. Apenas pesan 200 kilos y pueden volar a baja cota para no ser detectados por los radares enemigos, realizando labores de espionaje de gran valor informativo, similares al que se estrelló en Barbate. Sin embargo, según las informaciones del MI5, Sadam los habría dotado de pequeños depósitos en los que arrojar esporas de “ántrax”, el arma biológica de destrucción masiva más peligrosa.

En realidad el Programa SIVA era un secreto a voces, dentro de los Servicios Secretos españoles. No sólo Marcos conocía su existencia, según pude constatar con otros funcionarios del CESID. Sin embargo estoy completamente convencido de que, si algún vecino del pueblo de La Virgen del Camino, o incluso del club aeronáutico cercano a la base, hubiese visto en alguna ocasión los vuelos de prueba del prototipo SIVA, podría haber pensado que lo que veía era un OVNI. De hecho, tal vez los testigos militares de avistamientos OVNI que yo entrevisté, tanto en el aeroclub de la Virgen del Camino, como en el pueblo, o en las cercanías de la base, quizás presenciaron dichos vuelos experimentales ya que, según la información oficial del INTA en relación al Programa SIVA se reconoce que se hicieron vuelos de prueba, aunque extremadamente cortos y defectuosos, en noviembre de 1995 y en junio de 1998. Sólo hay un pequeño problema... según el INTA las pruebas del SIVA se hicieron en la base del Arenosilla (Huelva), en el 95, y en el Polígono de Tiro de las Bárdenas, en el 98. ¿Entonces que demonios es lo que HYPERION vio experimentar en la Virgen del Camino? ¿Y como es que un agente del CESID mencionaba esa misma base como el contexto de pruebas con el avión-espía?

 

Tal vez la respuesta esté en una noticia publicada en EL MUNDO el 15 de noviembre de 1999. El periódico de Pedro J. Ramírez –quien por cierto, estuvo involucrado en uno de los aterrizajes OVNI cuyo expediente ha desclasificado recientemente el Ejercito del Aire- afirmaba haber accedido a “documentos internos del INTA” en los que se sugiere la creación de un SIVA-2. Según esta noticia, que como es natural sería descalificada dos días después por el mismo INTA en una carta al director publicada en el mismo periódico, los experimentos con el avión-espía habían sido considerados un fracaso, que costó diez años de trabajo y 6.000 millones de pesetas (ya que el proyecto original data de 1990), sin embargo habrían servido para comenzar a perfilar otro proyecto mucho más sofisticado; un avión espía triangular invisible al radar. Siempre según la documentación interna del INTA a la que alude EL MUNDO se “está desarrollando un avión de altas características para el Ejército del Aire, dentro de la línea de aviones invisibles”. El rotativo madrileño se preguntaba, al igual que yo, como es posible que con el fracaso tan estrepitoso del SIVA alguien pudiese imaginar un avión-espía en España... sin embargo en nuestros archivos se amontonan pistas independientes que apuntan en esta dirección. Como expuse anteriormente, un análisis riguroso y objetivo de la oleada de avistamientos OVNI durante la oleada gallega sugería la presencia de aeronaves triangulares sobrevolando zonas de invisibilidad radar...

Evidentemente Marcos estaba entusiasmado cuando, durante el desayuno que disfrutábamos por la mañana en el vagón-restaurante, compartí con él estas reflexiones. Los ojos le brillaban como las largas de un coche en un banco de niebla. Y recuerdo que, incluso después de tragarse el trozo de croissant que estaba masticando hizo un comentario socarrónico: “Joder, es una pena que seas tan independiente. Tú en el servicio tendrías futuro...”. La verdad es que no era la primera vez que un agente del CESID me hacía comentarios parecidos, aunque parece ser que mi individualismo no es acto para el espionaje...Ni ganas. Incluso en una ocasión llegaron a ofrecerme una importante suma de dinero por cierta información, que yo sólo estaba dispuesto a intercambiar por información similar en relación a lo paranormal, aunque esa es otra historia.

 

            Durante ese desayuno, Marcos me facilitaría algunas pistas más, de extraordinario valor. Según su razonamiento, es lógico ocultar experiencias aeronáuticas secretas detrás de la pantalla OVNI. Un testigo que se encuentre con un fenómeno luminoso extraño en los cielos, o con una aeronave más o menos atípica, puede identificar instintivamente ese estímulo con una nave extraterrestres, ya que el cine, la televisión y la literatura nos han hecho convertir los términos OVNI y Extraterrestre en sinónimos. Y eso es muy útil para cualquier Servicio Secreto, por dos razones fundamentales. En primer lugar porque si un grupo de campesinos, por ejemplo, presencia una prueba balística ilegal, o un prototipo aeronáutico, resulta mucho menos conflictivo para Defensa que describan un OVNI, un platillo volante, o una nave alienígena, que una prueba militar ilegal, ya que una noticia sobre OVNIs se desacredita en pocos días y no pasa de un titular breve en la prensa local, que además, suele ser refutado a los dos o tres días con una inocente explicación natural del fenómeno. Casi siempre, el planeta Venus, un globo sonda, o el simple fraude. Y de esta forma se oculta a la opinión pública la escandalosa verdad. Los ufólogos “escépticos” son con frecuencia los colaboradores del gobierno en esas mentiras. Pondré un ejemplo.

Exactamente a las 08:15 AM del 23 de noviembre de 1993, cientos de vecinos de diferentes poblaciones gallegas observaron el paso de un objeto no identificado. Tantos Carlos Fernández como yo pudimos entrevistar personalmente a numerosos testigos que presenciaron el fenómeno: vecinos de las torres de Alcabre (Vigo), conductores que cruzaban el puente de Rande, trabajadores del puerto del Berbés, empleados de telefónica en el edificio “El Castañal” (Vigo), ejecutivos de Poyships, obreros de Rivadavia, funcionarios de la Mutua Gallega, y todo tipo de testigos en Porriño, Mos, Riouxa, Moaña, etc.

 

Pero sin duda, los mejores testimonios los recopilamos en el puerto de Bueu, donde entrevistamos a las tripulaciones de pesqueros como el “Non sei”, “Xa me vedes” o el “Audaz II”, que presenciaron el paso del objeto desde una perspectiva privilegiada. Benito Patiño, patrón del “Xa me vedes”, nos narraba con detalle como, tras concluir el lance de las nasas de pesca, el barco había rodeado la isla de Ons, encontrándose a las 08:15 AM entre Ons y la costa de Moaña. De repente un miembro de la tripulación alertó a sus compañeros, a voz en grito, sobre el objeto luminoso que se les echaba encima, y todos pudieron observar como aquel artefacto, que dibujó en mi cuaderno de campo, pasó a escasos metros de la isla de Onza –la gemela pequeña de Ons-, perdiéndose al otro lado. Por su parte Manolo “Corneta”, patrón del “Non sei”, y toda su tripulación, ratificaron el testimonio del “Xa me vedes”, añadiendo que el objeto había surgido de la península de Aldán, perdiéndose mar adentro.

Pero si hubo testigos de excepción esa mañana fueron los tripulantes del “Audaz II”, pesquero que se encontraba faenando al otro lado de la isla de Ons, a 5 millas de la costa. Emilio Otero, patrón del barco, y sus hombres Ramón Álvarez, Carlos Malvido o José Curve, pudieron retomar el avistamiento donde lo perdieron las tripulaciones del “Xa me vedes” y el “Non sei”, viendo como surgía sobre las islas de Ons y Onza el artefacto, provocando un gran estallido y perdiéndose en el mar...

Los testigos describían el fenómeno como “un tubo metálico, que echaba luz por detrás”, “como una bala o un supositorio que echaba fuego”, “del tamaño de un autobús y de color azul verdoso”, etc. Y en base a los relatos de los testigos, pudimos trazar una línea ortoténica, es decir, la trayectoria que había seguido el objeto a su paso por Galicia. Ese “tubo metálico, que echaba fuego, y como un autobús” había salido de Portugal, y había cruzado docenas de poblaciones gallegas. Posteriormente, en Oporto, conseguiría informes aeronáuticos que demostrarían que, como demostraba nuestra línea ortoténica, el “OVNI” había salido de Portugal. Según todas las evidencias se trataba de un misil portugués que, como los Milán que habían provocado los incendios en León, se había salido de la trayectoria prevista y entró en espacio aéreo español.(3)

 

            Aquel proyectil, descrito como una “bala”, “un tubo metálico”, “un autobús”, etc., fue dibujado en mi cuaderno de campo por los testigos con detalle, sin embargo la prensa prefirió omitir esas descripciones mucho más concretas, y por supuesto los dibujos hechos por los testigos, y hablar genéricamente de “OVNI”. Algunos columnistas de opinión, esa especie de pseudo-intelectuales en paro que opinan con la misma facilidad sobre la cría de marsopas en Finlandia, que sobre los conocimientos lingüísticos de Monica Lewinski, no tardaron en ridiculizar a los testigos que habían avistado “marcianos en la ría de Pontevedra”. Y, como era previsible, los ufólogos colaboradores de Defensa en la ocultación de la Verdad, no tardaron en incluir el caso entre los explicados como un simple meteorito (Papers d´OVNIs, número 11 –noviembre 1994- página 91). De esta forma los testigos quedan en ridículo, la noticia se disuelve en pocos días, y Defensa no tiene que responder a la incómoda pregunta: ¿cómo es posible que un misil portugués invada el espacio aéreo nacional, sobrevolando zonas pobladas a baja altura, y pudiendo haber causado un terrible drama? Mejor dejar que se hable de OVNIs, que de pruebas militares ilegales... es menos incómodo. Me pregunto si los ufólogos que colaboran con Defensa para ocultar estos hechos son conscientes de la manipulación de que son objeto, y de la manipulación a que pretenden hacer objeto a los demás ciudadanos.

 

Esta argumentación podríamos aplicarla a algunos accidentes aéreos como el del KAL-007 Anchorange, del 31 de agosto de 1983 (con 269 víctimas); el Aer Lingus El-712 de Viscount (con 61 muertos); el Iran Air 655, Airbus 300 (con 290 víctimas), y un largo etcétera. En todas estas tragedias un misil, que no debería existir, provocó la catástrofe, pero se intentó contaminar los testimonios visuales permitiendo que se describiese como “OVNI” el objeto avistado cerca del avión un segundo antes del accidente. En caso tan dramáticos como el “Incidente Ustica” esta conexión es escandalosamente evidente. A las 22:00 del 27 de julio de 1980, el DC9 que volaba entre Bolonia y Palermo, se estrellase causando la muerte de toda la tripulación y pasajeros; 81 personas. Ya en aquellas fechas, y basándose en el testimonio visual de personas que afirmaban haber observado otros objetos aéreos en las cercanías del DC9 antes de que se estrellase, e incluso declaraban que el avión estalló en el aire, el contactado italiano Eugenio Siragusa publicó en su opúsculo “Del Cielo a la Tierra” su particular versión del accidente de Ustica, afirmando que la tragédia se había debido a la cercanía de un OVNI, cuyo campo magnético había sido invadido por el DC9. Naturalmente, y como siempre ocurre en estos casos, las autoridades militares italianas negaron todo conocimiento, asegurando que se había tratado de un lamentable accidente... En septiembre de 1999, la prensa internacional se hacía eco de las acciones que el juez especial Rosario Priore, quien ha procesado por falso testimonio al General Lamberto Bartolucci, ex Jefe de Estado Mayor del Ejercito del Aire; General Franco Ferri, ex vicejefe de Estado Mayor de la Defensa; General Corrado Melillo, ex Jefe de la sección de Estado Mayor del Ejercito del Aire, y al General Zeno Tascio, ex Jefe de los servicios secretos de la Aviación Italiana. Según el Juez Priore, todos ellos mintieron en las informaciones que facilitaron sobre la tragedia de Ustica hace casi veinte años.

Casualmente, poco antes de que estallase la polémica, la revista italiana UFO, que dirige el contactado Giorgio Bongiovanni (discípulo del mencionado Siragusa) dedicaba su portada y un extenso informe al caso Ustica. El investigador Bruno Resta, llegó a dedicar todo un libro, “De Galileo a Ustica”, íntegramente a la teoría del OVNI. Pero no fueron los extraterrestres quienes derribaron el avión de Ustica, sino un misil. Los militares, ingenuamente, creyeron que fomentar la componente OVNI en los relatos de los testigos visuales desprestigiaría su descripción del “objeto alargado y luminoso” que se avistó al lado del avión justo antes de su explosión.

 

            El terrible caso del avión de la TWA, que se estrelló en 17 de julio de 1996 en el Atlántico, tal vez sea el último ejemplo reciente de estas manipulaciones informativas. Varias revistas norteamericanas de ufología publicaron los informes de radar que detectaron un eco no identificado cerca del avión poco antes del accidente, así como las imágenes de un objeto fusiforme fotografiado por Linda Kabot de forma casual, a pocos kilómetros del lugar del impacto, unos minutos antes de la tragedia. Kabot se encontraba en una convención del Partido Republicano en el restaurante Docker´s de East Quogue, y desde la terraza del restaurante tomó varias fotografías, en los segundo anteriores a que se desatase la tragedia del avión de la TWA (que costó la vida a los 230 pasajeros y tripulación). Solo al revelar sus fotos descubrió el extraño objeto alargado que aparecía cruzando el cielo y del que nadie se había percatado. Para las revistas ufológicas la foto de Kabot y los informes de radar demostrarían que un “OVNI” se acercó al Boeing 747 de la TWA antes del accidente, pero los análisis de la fotografía demuestran que el OVNI era un misil... Como decía Marcos, es mucho más cómodo para cualquier Servicio Secreto que los testigos describan OVNIs extraterrestres, que OVNIs “militares”. Hay que dar menos explicaciones.

Pero, según el ex funcionario de La Casa, hay un segundo factor. Si un testigo accidental se encuentra con un prototipo de helicóptero secreto, con un avión-espía no tripulado, o con un globo estratosférico de investigación militar, es probable que se acerque a curiosear. Si lo que cree que esta viendo es una astronave alienígena llena de terribles extraterrestres invasores, que podrían abducirle o simplemente desintegrarle... lo único que intentará es poner tierra de por medio. “Y el miedo, amigo Manuel, también es un arma”.

Tal vez no lo supiera –aunque intuyo que sí- pero Marcos había utilizado casi las mismas palabras que uno de los personajes más siniestro en la historia de la Inteligencia militar norteamericana.

 

            “El miedo es un arma tan mortal como un rifle o un tanque. Si logramos atemorizar lo suficiente al enemigo, podremos derrotarlo sin tener que luchar”, había escrito el General Edward G. Lanzadle (1909-1987), responsable de la Unidad de Operaciones Psicológicas –PSYOP- del ejército norteamericano. En 1999 se desclasificaban documentos pertenecientes a esta siniestra unidad de guerra psicológica, que revelaban sorprendentes experiencias que los Servicios de Inteligencia norteamericanos habían desarrollado en conflictos como los de El Congo, Corea, Filipinas o Vietnam, que harían palidecer a Stephen King.

En un fascinante y a la vez aterrador informe titulado “Brujería, hechicería, y otros fenómenos psicológicos y su implicación en las operaciones militares y paramilitares en el Congo”, recientemente desclasificado, se detallan las increíbles operaciones que las agencias de inteligencia norteamericanas desarrollaron en 1964, en África. La CIA y otras agencias americanas consiguieron utilizar las supersticiones de los nativos para usarlas contra ellos como armas psicológicas. Una práctica más frecuente y desconocida de lo que imaginamos.

En Filipinas, por ejemplo, los americanos utilizaron una vieja leyenda rural, sobre un vampiro llamado Aswan. Por las noches comandos americanos cogían a prisioneros enemigos, y les drenaban la sangre, haciéndoles además, un par de heridas en el cuello, imitando los colmillos del vampiro. Cuando los rebeldes encontraban el cadáver de su compañero, se sumían en el pánico a causa de la superstición ancestral que creían se había hecho realidad. Y esa psicosis de pánico se convertía en una aliada para los americanos. En Vietnam, sin embargo, y durante la Operación "Wandering Souls", se utilizaron helicópteros pertrechados de potentes altavoces, a través de los cuales emitían grabaciones de lamentos, gritos y quejidos, que inundaban la selva vietnamita en plena noche, y que los viet-congs atribuían a los espíritus de sus muertos, con el consiguiente terror entre sus tropas. Operaciones similares de guerra psicológica se utilizaron en Nicaragua, Panamá o Cuba, como ya he citado anteriormente. Ciertamente las creencias esotéricas pueden convertir en miedo en un arma mortal.

 

Esas operaciones de guerra psicológica estarían relacionadas con el programa MK-Ultra desarrollado por los norteamericanos durante los años cincuenta, sesenta y setenta, en el que se realizaron todo tipo de tropelías que incluían los experimentos biológicos con cobayas humanos, la manipulación psicológica de sectas y grupos religiosos, como el Templo del Pueblo de Jim Jones, y un largo etcétera.

- Nosotros no somos tan brutos –me dice Marcos, que ataca ya su segundo café y el tercer croissant en el vagón-restaurante del tren, que ya se encontraba muy cerca de Madrid- pero también hemos hecho nuestros pinitos.
- ¿Qué quieres decir?
- ¿Yo? nada. Pero porque cojones te crees que en el escándalo del Gabinete de Escuchas del servicio, los de Cienciología son acusación particular; y que te crees que se hizo con los mendigos de Malasaña.. ¿Eh?. Tira por ahí, haber que descubres...

 

Y por ahí tiré. A Marcos le encantaba poner a prueba mi capacidad de investigación, dándome sólo las primeras pistas, y dejando que yo “me lo currase”, para ver hasta donde podía llegar. Y a uno los retos le pueden. Así que, cuando llegamos a Madrid, y después de conocer a su compañero, el KA de la Guardia Civil, nos separamos. Precisamente ese KA, al que volvería a ver en el futuro, podría haber sido uno de los agentes involucrados en el escándalo mas terrible y cruel del CESID. Un escándalo que, increíblemente, fue rápidamente absorbido por los titulares de actualidad, y cayó en el olvido en pocos meses, pese a los ímprobos esfuerzos de EL MUNDO por mantener la noticia en actualidad permanente. Y, sin embargo podría tratarse de la mejor evidencia de cómo somos manipulados, por grupos de poder, ante los que permanecemos completamente indefensos.

 

(1). Además del canal #CESID, a partir de 1998 colocamos en la red el canal #Mundo_Misterioso, asociado al programa de radio del mismo nombre, que emitíamos en Radio VOZ. Ese año, y gracias a un programa monográfico sobre el CESID y lo paranormal, al que he aludido anteriormente, y en el que participaron entre otros Perote, Manuel Cerdán, Fernando Rueda, Pilar Urbano y Stella Rimigton, algunas fuentes del CESID entraron en contacto con nosotros a través del IRC. Posteriormente he podido averiguar que otros investigadores españoles del fenómeno OVNI han establecido contacto con funcionarios de La Casa, por respeto a Joseph Guijarro, Joaquín Hernán, Marta González, Pedro Canto, etc., obviare hacer más comentarios. (Pedrusconi, Peter, a vosotros os toca compartir esa información con cuando lo estiméis oportuno, pero no tardéis).

 

(2). Un log de una conversación en IRC puede resultar casi críptica para el profano, si no esta familiarizado con los términos y guiños habituales entre los “chateadores”, al encontrarse que una respuesta a una pregunta, por ejemplo, puede ser simplemente una sucesión de signos de puntuación, que combinados, adquieren un significado en el mundo de internet. Por ejemplo :- ) es una sonrrisa, :-o significa sorpresa, :-P burla, :-D carcajada, etc. Estos signos, unidos a la fraseología propia del IRC, rica en monosílabicos o iniciales que ahorren tiempo a la hora de teclear, pude llegar a convertir una conversación entre dos veteranos chateadores en un auténtico galimatías para el novato. Hablo por experiencia.

 

(3). Según consta en las hemerotecas gallegas, en algunas ocasiones los marineros gallegos han recuperado en sus redes restos de proyectiles y blancos de fuego antiaéreo, cuya descripción coincide exactamente con la expuesta por los testigos del “misil-OVNI” aludido, que como este cayeron al mar tras cruzar los cielos gallegos.

                                                                                                            Manuel Carballal

fuente:elumbralinexplorado.esiespana.es




 

GoogleTagged





PadreDeFamilia
!! ADVERTENCIAS !!: Las informaciones aquí publicadas NO CONTIENEN KEYS para la decodificación de ningún sistema: NO SON OPERATIVOS en sistemas SAT que precisen de su correspondiente suscripción. ESTA TOTALMENTE PROHIBIDO EL USO DE ESTAS INFORMACIONES PARA LA MODIFICACIÓN O DEFRAUDACIÓN DE SISTEMAS DE ACCESO CONDICIONAL. ESTOS FOROS SON MODERADOS Y NO SE PERMITE LA PUBLICACIÓN DE INFORMACIONES ILEGALES POR PARTE DE LOS USUARIOS. EN CASO DE DETECTARSE ESTE TIPO DE INFORMACIONES, LOS USUARIOS SERÁN EXCLUIDOS DE ESTAS PÁGINAS.
PROHIBIDA LA PUBLICACIÓN DE ENLACES A FIRMWARES ILEGALES